Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN JUEVES 15 s 5 s 2008 ABC MONTECASSINO ¿RECUERDAN? buena fe que era el mantenimiento de la tregua comECUERDAN a aquellos que nos decían prada a los terroristas con promesas de romper el orque ETA había matado por accidente en el den constitucional. El fiscal general del Estado hizo aparcamiento de la T- 4 de Barajas? Recorde sumo sacerdote de la profanación del espíritu y la ledarán sin duda a quienes decían que ETA no volvería tra de la ley. ¿Recuerdan? Del resultado de este juego a matar. ¿Recuerdan a aquellos que han escrito ciencon la ley y de la trama entre compinches cuantos de artículos y algún librillo proclamando do De Juana Chaos paseaba con su novia y Oteque ETA ya prácticamente no existía? El fin gui reclamaba ante el juez la asistencia de su de ETA se llamaba una de las publicaciones protector, Conde Pumpido, cuando los cobradodel frente mediático de Zapatero, en plenas neres de ETA recibían el queo (aviso) para huir gociaciones, ya desesperadas, por lograr condesde un teléfono de la Seguridad del Estado, vencer a ETA de que le esperaba un lugar muy ya sabemos algo más desde la madrugada del cómodo en las instituciones y en las decisiomiércoles. Se puede expresar con un nombre: nes políticas sobre el futuro del País Vasco y HERMANN Juan Manuel Piñuel, un español de Melilla, Navarra si colaboraba con el Gobierno de EspaTERTSCH guardia civil, de 41 años, casado y con un hijo. ña en mantener viva la estafa. Resultó ser que Pudo haber veinte muertos. O treinta. Los ETA se fiaba menos del presidente Zapatero únicos responsables de su muerte habrían sido los teque éste de los terroristas a los que nunca ha visto sino rroristas, por supuesto. Harto está uno de repetir obcomo izquierdistas patriotas vascos algo descarriaviedades como harto está de oír condenas ridículas dos. Zapatero decidió otorgarle a ETA el acceso a las que tachan de ratas a los etarras y de salvajadas instituciones en espera de ese acto de camaradería y ¿R sus crímenes. Pero hagamos un poquito de memoria. ¿Quién dio legitimidad negociadora a la banda exhausta? ¿Qué dirigente socialista les otorgó a los testaferros y lacayos de ETA razones propias? ¿Quiénes fueron los que movidos por sus infinitas ansias de paz surgidas de lo más profundo de las entrañas elevaron de nuevo a los asesinos a la categoría de interlocutor del Estado de Derecho? ¿Recuerdan? ¿Se acuerdan de que cuando Zapatero llegó al poder ETA llevaba un año sin matar y no precisamente porque su antecesor le hubiera propuesto planes comunes a ETA en Loyola sino porque el acoso policial y legal estaba cobrándose los éxitos de una política de lucha sin cuartel contra el crimen político? ¿Recuerdan que la kale borroka había desaparecido y que no había terroristas en las instituciones vascas? Ayer, uno de los más grotescos propagandistas de la aventura de Zeta se preguntaba en la radio: ¿Qué tendrá que ver lo de Mondragón con el atentado de hoy? Mucho. El Gobierno trató a ETA como a un socio. Su único enemigo era la oposición democrática. Zapatero no pudo cumplir en la sociedad que él propuso. Ahora el socio exige de nuevo buen trato. Con sus argumentos. El de ayer se llamaba Juan Manuel Piñuel. CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. San Isidro De padres humildes, pero piadosos, nació Isidro Merlo y Quintana en 1082. Toda su vida la desempeñó de forma que no fuera un obstáculo- -ni un solo día- -para su vida religiosa. Se consagró a los más pobres con ayuda de su mujer, quien compartía con él el amor por los más necesitados. Fue tan grande su caridad hacia los demás que se privaba de lo más necesario para entregárselo a los que eran más pobres que él. Dios puso de manifiesto sus méritos y santidad con milagros que el santo hizo durante su vida, de los que fueron testigos muchas gentes de su época. Murió a los 90 años y fue canonizado en el año 1622. Es en tiempos de Carlos III cuando sus restos son trasladados de la iglesia de San Andrés a la Colegiata de San Isidro, donde su cuerpo incorrupto descansa hoy, guardado por su cofradía. En 1752 es proclamada santa su mujer: Santa María de la Cabeza. Qué ejemplo de santo, que ha traspasado fronteras y aún hoy se puede beber el agua de la fuente que hizo en la ermita y ver su cuerpo incorrupto, que junto a las reliquias de su esposa se puede visitar durante estos días en el camarín de la Colegiata. Vivan San Isidro y Madrid. Miguel Ángel Rodríguez Urosa Correo electrónico entre China y Vietnam, ha encendido las alarmas de las autoridades sanitarias de los países vecinos. Ello se debe al fundado temor de que pueda volver a repetirse lo sucedido hace cinco años: una epidemia similar a la del SARS (Severe Acute Respiratory Syndrome) Por la experiencia anterior se desconfía, y mucho, tanto de la sinceridad como de la eficacia de las autoridades chinas en cuanto a las informaciones que han facilitado sobre dicha enfermedad. Esa incertidumbre constituye una de las principales razones para que Taiwán continúe intentando año tras año participar en la Organización Mundial de la Salud (OMS) de la cual permanece excluida debido a la oposición de China. Taiwán sufrió en 2003 la llegada por sorpresa de la epidemia del SARS sin haber recibido ninguna información previa ni por parte de China, ni tampoco por parte de la propia OMS. Como es lógico, Taiwán no está dispuesta a que la historia se repita, ni ahora ni nunca más. La exclusión de Taiwán de la OMS supone una clara fractura en la Red Global de Prevención de Enfermedades y una grave violación de la aplicación universal del Reglamento Sanitario Internacional. Sólo con la inclusión de Taiwán en la OMS se podrá conseguir una rápida y eficaz información acerca de nuevas epidemias no solamente en el sureste asiático, sino a la larga también a nivel mundial. En un mundo tan globalizado como el que vivimos, por la seguridad de todos, no nos podemos permitir el lujo de excluir a ninguna comunidad, región, ni país. Es evidente que las enfermedades y las epidemias no entienden de fronteras artificiales, ni menos aún, de problemas políticos. Domingo Ly Pen, doctor en Medicina y Cirugía ¿Cuándo acabará ETA? Es esta una pregunta que me hacen a menudo y que el otro día contesté durante una conferencia en Pamplona. Les dije: ETA acabará cuando ustedes quieran Y los presentes me aplaudieron. Pero lo que yo hubiera querido era poder hablarles a los que allí, en Navarra, y en muchas localidades del País Vasco, montan cines de verano cuya recaudación va a parar a los presos de la banda terrorista; y la gente va, no los que disparan, esos quizás no tienen tiempo de ir al cine con tanto asesinato, van las familias con niños a echar el rato. También entran en los bares a tomar vinos rodeados de fotos de etarras, pero no de las de busca y captura, sino de las solidarias, y echan dinerito en las huchas para aliviar el dolor de las familias de los asesinos. Algunas tiendas muestran entre sus souvenirs el hacha y la serpiente y la gente entra a comprar, ¡no por Dios, el collarcito de ETA, no! pero entran. Eso sin pasar a mayores; las calles con nombres de etarras que un juez ¿justo? dice que no se pueden quitar; los de ANV allí con sus sillones en los plenos como cual, quier hijo de vecino, pero sin condenar los atentados; las condenas a los etarras que se endurecen con calzador ¿la cadena perpetua para cuándo? Aunque a mí me bastaría que no se les rebajase ni un solo día de la pena impuesta y que no volvieran a ser moneda de cambio como han sido) En fin, que con ese panorama ETA tiene para rato. No sé cómo se extraña tanto el consejero de Interior del Gobierno vasco cuando nos dice que ETA tiene una infraestructura muy potente. ¿No la va a tener con tanto cine, tanta hucha y tantas fiestas del pueblo? ¿Ibarretxe dice que está asqueado? La que estoy asqueada soy yo de oírle decir que este es otro amanecer triste y que los vascos no se lo merecen. No se lo merecerán algunos, señor presidente de Euskadi, pero bien sabe Dios que muchos se lo merecen y bien merecido. ¿Por qué no corren fuera de sus casas cuando oyen que ETA ha asesinado a un hombre, herido a cuatro y puesto en peligro la vida de otros muchos, entre ellos niños? ¿Por qué no se van a la primera herriko taberna a arrancar los carteles con sus manos de los asesinos que nos miran desde los cristales de los juicios con el desafío y la seguridad que les otorga el saberse respaldados por parte de un pueblo, el vasco? ¿Por qué no asaltan las sedes de ANV de Batasuna y de todo lo que es y representa a ETA? ¿Por qué no queman las ediciones del Gara y de los muchos periódicos que excusan e ignoran las acciones de ETA? ¿Por qué no se enfrentan a sus vecinos que simpatizan con la banda terrorista ETA? Les diré yo el porqué, porque no quieren. El día que quieran, acabará ETA. Este artículo es mi homenaje al guardia civil asesinado ayer y a todos sus compañeros que se juegan la vida en tierra hostil. Y lo es también a todas las víctimas del terrorismo de ETA y a los miles de vascos valientes que le plantan cara. Teresa Jiménez- Becerril Fronteras artificiales La reciente aparición en China de un nuevo brote vírico, que ha causado ya cerca de 40 muertes