Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 MADRID LA MAFIA POLICIAL DE COSLADA MIÉRCOLES 14 s 5 s 2008 ABC El PP reprocha a la Fiscalía no haber perseguido antes la corrupción ABC MADRID. Primero fue el portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, Antonio Beteta, quien reprochó ayer a la Fiscalía General del Estado no haber perseguido antes la presunta corrupción policial de Coslada, para después señalar que es diligente en atacar al Gobierno de la Comunidad de Madrid y parado cuando el Gobierno de Coslada es socialista El lugar elegido para hacer estas declaraciones fue la rueda de prensa posterior a la Junta de Portavoces, donde el popular aseguró que, en este caso, ha habido un fallo clamoroso de la Fiscalía y una responsabilidad política del PSOE, por no haber actuado El grupo socialista, por su parte, lo ve de manera diametralmente opuesta. Así, la portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Maru Menéndez, acusó ayer al PP de eludir su responsabilidad en el caso de la presunta corrupción policial de Coslada y de olvidar que ha estado gobernando en ese ayuntamiento durante cuatro años Maru Menéndez, apuntó que le parece bien que la Comunidad de Madrid se persone en el caso, pero lamentó que no hiciera lo mismo en la Operación Guateque que afecta a una supuesta trama de funcionarios corruptos en el Ayuntamiento de Madrid. Su compañero de partido, y líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez (PSM) añadió que su grupo considera que el caso de corrupción policial en Coslada es aislado y puntual, aparte de lamentable, y apuestan por transmitir a los ciudadanos un mensaje de confianza porque lo ocurrido en este municipio no es la norma general Un furgón de la Guardia Civil traslada a Alcalá Meco a los agentes detenidos durante la madrugada del martes EFE ¿Mi marido también? Mujeres de los agentes locales pertenecientes a El Bloque de las cuales hay al menos cuatro embarazadas, desconocían la afición de sus parejas a la prostitución y a las orgías s A pesar de todo las familias aguardaban el lunes en la puerta del Juzgado CARLOTA FOMINAYA MADRID. Qué hijo de puta Eso era lo único que acertaba a decir una de las mujeres de los policías detenidos en Coslada, tras enterarse de sus correrías nocturnas. Otra, más tranquila, todavía incrédula, preguntaba: ¿pero, y el mío también se ha ido con una prostituta? Con una no, con diecisiete Era la dura respuesta que nunca hubiera querido oír. Lo sabía acertaba a balbucear, aquélla factura de hotel... El mal cuerpo de todas ellas es lógico. Hay cuatro, además, que están embarazadas. Su reacción tras enterarse de las fiestas nocturnas de sus parejas, por otro lado, era algo más que previsible. De un día para otro, estas mujeres han visto destrozadas sus vidas. Sus hombres, con los que compartían su vida, han sido acusados de delitos relativos a la prostitución, delitos de abusos sexuales, contra la integridad moral y de lesiones. En román paladino, afición por orgías con prostitutas del Corredor del Henares y de los distintos prostíbulos del municipio a las que encima utilizaban sin pagar. Y a las que, presuntamente, llegaron incluso a amenazar y a pegar. Noches en las que, además de sexo, corrió la droga decomisada de los alijos intervenidos en diversos registros practicados en la localidad. Todo, al parecer, gratis total Porque los agentes, además de la extorsión a comerciantes y a los dueños de los locales nocturnos, se habían convertido en auténticos proxenetas de las prostitutas que ejercían en ellos, según la investigación policial. Las chicas, por temor a las represalias de los policías, no se atrevían a denunciar. Hasta que una de ellas, una meretriz rumana, harta de tanto abuso, se atrevió a señalar las vejaciones a las que estaba siendo sometida. De hecho, las investigaciones sobre la operación Bloque -que llevaban en marcha cerca de seis meses- -no se iniciaron hasta que esta mujer no tiró de la manta y, en el marco de una investigación a una mafia rumana por trata de blancas, advirtió de la existencia de una red de policías locales que extorsionaba a comerciantes y a los dueños de los locales nocturnos de la zona. Durante los interrogatorios, los agentes negaron todo, pero se revolvían en sus sillas en lo tocante al tema sexual. Pese a todo, y tras el chaparrón de las confesiones, las familias de estos chicos se mostraron unidas. El lunes, a altas horas de la madrugada, se las veía compartiendo información y tratando de apoyarse unos a otros a las puertas de los Juzgados de Coslada. Llevaban dos días enteros ahí, y en sus caras se leía cansancio, mucho cansancio, y en sus ojos, una gran consternación. Gran consternación La portavoz de IU en la Asamblea de Madrid, Inés Sabanés, afirmó que la presunta corrupción policial en Coslada ha durado un periodo de tiempo suficientemente largo como para que todo el mundo esté afectado y para que haya responsabilidades compartidas de todas las administraciones Sabanés abogó, por último, investigar hasta el fondo, alcance a quien alcance y hasta las últimas consecuencias tras asegurar que su partido siempre ha estado vigilante con el tema de la policía municipal pero, reconoció, de forma insuficiente Responsabilidad de todos Durante los interrogatorios, los agentes se revolvían en sus sillas en lo tocante al tema sexual Los vecinos exigen control interno sobre la Policía La Coordinadora de Asociaciones de Vecinos de Coslada pedirá una reunión urgente con el alcalde de la localidad, Angel Viveros, para reclamar la creación de mecanismos internos de control dentro del Ayuntamiento que garanticen el funcionamiento de la Policía Local y de las demás áreas de gestión del Consistorio. En declaraciones realizadas ayer a Servimedia, el presidente de la coordinadora vecinal, Tomás Arcos, indicó que confía en que el ingreso en prisión del jefe de la Policía Local y de parte de sus agentes haga perder el miedo a los ciudadanos y les anime a denunciar los supuestos abusos y extorsiones que han sufrido. Arcos, que pidió que caiga todo el peso de la ley sobre los policías supuestamente corruptos, y explicó que pedirán al alcalde la creación de una especie de departamento de asuntos internos para controlar y garantizar el buen funcionamiento del Ayuntamiento en todas las áreas de gestión. Los vecinos creen que debería crearse un mecanismo de control interno real, no sólo de la gestión de la Policía Local, sino de cualquier otro departamento municipal