Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 ECONOMÍA MIÉRCOLES 14 s 5 s 2008 ABC Fernando González Urbaneja Rato y González coinciden en que la actual crisis se parece a la del 29 El ex gerente del FMI afirma que hay que olvidarse de los años de tipos de interés bajos A. L. D. MADRID. El ex presidente del Gobierno, Felipe González, y el ex director del Fondo Monetario Internacional (FMI) Rodrigo Rato, coincidieron ayer en que la actual crisis económica se parece bastante a la depresión de 1929, según González, y a los años posteriores, la década de los treinta, según Rato. Para los dos la actual crisis económica no ha tocado fondo, aunque ambos mostraron su confianza en que su duración no será demasiado larga. Los dos ex políticos coincidieron en un coloquio en la convención mundial de directivos de Repsol YPF. Rodrigo Rato dijo que era una mala noticia pero que debemos olvidarnos de un precio del dinero tan barato como el de años pasados y que a partir de ahora los tipos de interés estarán más altos, algo a lo que hay que acostumbrarse. En este sentido, el político del PP afirmó que el panorama económico actual es distinto por la globalización y mantiene escenarios de poco crecimiento o recesión con inflación, algo a lo que no estabamos acostumbrados, tesis a la que se sumó González. También se refirió Rato a que la actual situación económica mundial tiene nuevas peculiaridades, como la fuerte subida de los precios de las materias primas, la inflación y los desequilibrios sociales fruto de la globalización, que ha provocado el boom de las nuevas tecnologías. Rato destacó que ¿DEBE EL GOBIERNO FIJAR EL PRECIO DE LA LUZ? odos los gobiernos se han enredado con el precio de la luz, porque todos han padecido la competencia de regular y decidir. Todos han predicado a favor de la libertad en el sector, compatible con unas condiciones que garanticen el suministro, y de que los precios energéticos fueran resultado de ecuaciones de costes y de competencia leal. Pero ninguno ha llevado a término esa estrategia, en la recta final siempre han retenido la facultad de imponer la tarifa. Enredar en los precios hace los dedos huéspedes a cualquier político ávido de poder, es decir casi todos. Con esa facultad se sienten semidioses, como cuando subvencionan con el dinero de terceros. Pero el día y la hora de fijar los precios llega el sudor frío. La ecuación suele decir que hay que subirlos, y eso ya no es tan del agrado como el enredo de manejar el asunto. De manera que la tentación de enmarañar, de disimular las subidas con cualquier procedimiento resulta irresistible. Por eso inventaron los costes de transición a la competencia (denominados CTC, para dar lustre técnico) el déficit de tarifa, la financiación de la moratoria nuclear o del subsidio al carbón mediante la tarifa... enredos múltiples para embrollar y salir del paso. El resultado final es que la luz tiene tarifas frankestein resultado de añadidos artificiosos que convierten el precio en un galimatías. Y pasa el tiempo y ningún gobierno consigue desembrollar la madeja. Cada rectificación de tarifa se convierte en un escándalo con mucho espacio a la demagogia. Al final aparece el presidente del Gobierno de turno imponiendo su arbitraje en defensa del consumidor, como si en semejante materia ese fuera el asunto central. Del sistema eléctrico hay que esperar garantía de suministro a corto y largo plazo, calidad del suministro, transparencia razonable en sus modelos de costes y precios y poco más (ni menos) El Gobierno no debería fijar el precio de la luz, simplemente hacer posible que se entienda y se forme en competencia leal. T Rodrigo Rato, Antonio Brufau y Felipe González, ayer, durante el foro de directivos de Repsol desgraciadamente no hay una asociación entre crecimiento económico y desaparición de las desigualdades sociales, lo que refrendó el ex presidente del Gobierno, quien manifestó que para él era una broma acusar a los biocombustibles de ser los culpables de la subida de las materias primas. Felipe González criticó que en los periodos de crecimiento económico muchos Estados sólo se dediquen a acumular ri- SIGEFREDO Ambos destacan que uno de los peores cambios es que no se crece y hay inflación Coinciden en que la crisis no ha tocado fondo pero que no se alargará en exceso La CEOE alerta de que España afronta la situación peor que Alemania o Francia A. L. D. S. G. MADRID. La CEOE alertó ayer de que España está afrontando peor que otros países europeos, como Francia o Alemania, la crisis financiera. En un informe presentado en la junta directiva de ayer, el presidente de la comisión de Política Financiera y Económica, José Luis Feito, señaló que la crisis financiera internacional está amainando y ha descendido la prima de riesgo de los grandes bancos, aunque la evolución de los precios del petróleo y de las materias primas hacen que se mantenga la desaceleración. De acuerdo con el informe, los datos de creación de empleo y de paro conocidos en los últimos días revelan que la desaceleración se mantiene, al igual que en otros países, como Italia. Sin embargo, Francia y Alemania han experimentado una mejoría en su situación económica, según Feito. Por otro lado, la junta directiva de ayer tuvo la novedad de la incorporación de los cinco nuevos vicepresidentes elegidos por el presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, entre ellos el regreso de Juan Rosell, de la patronal catalana Fomento del Trabajo. La junta directiva también fue informada de la situación de las negociaciones de diálogo social, proceso que se ha decidido abrir con sindicatos y Gobierno. En las intervenciones de ayer el presidente de Cepyme, Jesús Bárcenas, también hizo ciertas críticas a la nueva línea ejecutiva de Díaz Ferrán, lo que fue respondido de forma contundente por el presidente de la patronal. queza y esperen a repartirla en periodos de crisis, cuando ya ésta no se puede redistribuir. Felipe González también habló de Iberoamérica, y definió que su mayor problema es la falta de previsibilidad política o de institucionalidad algo que también dijo que pasa al sur del Estrecho de Gibraltar La receta que defendió fue que las políticas sociales y económicas deben permitir cambios como el acceso a la educación y al conocimiento. También pidió políticas más activas de infraestructuras y puso el ejemplo de que un gasoducto o una carretera en esa zona del mundo une mucho más a la gente que miles de discursos Para el ex presidente, la buena noticia de Iberoamérica es que parece que las clases medias se están recuperando. González puso a España como ejemplo para muchos de estos países al asegurar que con confianza todo es posible, como 30 años continuados de reformas y crecimientos sostenidos. Finalmente el ex presidente se refirió a la política energética europea, cuyos objetivos calificó de poco realistas y pidió un esfuerzo a todos los países para unir fuerzas y volver a recuperar un liderazgo perdido, tanto en energía como en otros sectores.