Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL 60 aniversario del Estado de Israel s Entrevista al jefe de Gobierno MIÉRCOLES 14 s 5 s 2008 ABC Quiero un Estado de Israel más pequeño, democrático y judío Ehud Olmert s Primer ministro y líder del partido Kadima Aunque las conversaciones de paz no avanzan, aunque parecía que iba a ser un político flojo en comparación con su antecesor, aunque está acusado de corrupción, este hombre se muestra decidido a terminar con el permanente conflicto con los palestinos POR LAURA L. CARO JERUSALÉN. El primer ministro de Israel, Ehud Olmert, golpea la mesa de su despacho con categórica determinación cuando dice mirándote a los ojos que es primer ministro para tomar decisiones. Aunque sean terribles Y la suya es ceder parte del territorio del Gran Israel a cambio de conseguir de una vez por todas un Israel democrático, judío y en paz. Aunque sea más pequeño. Aunque no sea fácil. Si alguien pensó que el hombre que se alzó a la jefatura del Gobierno israelí tras la caída en coma de su mentor- -el todopoderoso Ariel Sharón- -iba a intimidarse por el descreimiento que lastra sus conversaciones de paz con los palestinos, o por o la estrepitosa caída en picado de su popularidad política, mala apuesta. Tampoco la quinta investigación criminal abierta estos días contra él por presunta corrupción parece turbarle. Distendido, cordial, pero firme en cada palabra, Ehud Olmert hacía ayer un alto en su frenética agenda de protocolos y recibimientos a mandatarios de todo el mundo para explicar a ABC su programa, un día antes de que se cumpla hoy el 60 aniversario de la resolución 181 de la ONU, que creó el Estado de Israel. Quiere, insiste vehemente, poner fin al conflicto. Y por un momento, cualquiera diría que es capaz. hacerlo. Eso es lo que te hace fuerte. Si él es el mejor... soy yo el mejor... muéstreme al mejor en el mundo, ¿hay algún líder en el mundo que pueda ser considerado el mejor para hacer la paz? Cada uno es criticado en su país, unos más otros menos, unos son enormemente respetados, yo soy respetado en otros países... El mundo está hecho de decisiones difíciles. Y ésta es la elección que hice, creo en ella, puedo y he hecho progresos con Abu Mazen, hago todo lo que está en mi mano para avanzar, quiero hacer la paz con palestinos, con Siria, con el Líbano, quiero alcanzar un fin histórico al conflicto entre nosotros y los árabes. Con el potencial que tiene esta región, es el camino más prometedor en el mundo, no hay límites a lo que podemos hacer. Israel está tendiendo la mano a todos los países árabes y diciendo hagamos la paz, dejemos de luchar, construyamos juntos, podemos hacerlo. Nosotros hemos construido Israel en estos 60 años. ¿Puede imaginar lo que hubiésemos hecho sin guerras? Ésta podría ser la parte más rica, más próspera del mundo. -Casi nadie se toma en serio la negociación que está llevando a cabo con Mahmud Abbás. ¿Qué está sucediendo? En mitad de este proceso, las encuestas en Israel le sitúan a usted en los niveles más bajos de popularidad, y mucha gente se pregunta qué sentido tiene negociar con un líder, el presidente palestino, que no controla nada. -La alternativa sería no hablar con nadie. ¿Es eso mejor? La vida no es un pic- nic. Las elecciones que hay que tomar son difíciles, no se trata de elegir entre lo mejor y lo peor, se trata de elegir entre diferentes líderes, y lo único que quieres es que tenga la mejor actitud, la mejor disposición en la dirección correcta, y resulta que ese líder es el representante formal y oficial del pueblo palestino, Mahmud Abbás. Hasta qué punto es fuerte... será tanto como su voluntad de poder le dicte. Por eso yo soy muy fuerte, y no importa lo que la gente diga sobre ello, importa lo que dentro de tu corazón sepas que tienes que hacer, y de tu determinación a seguir adelante para -Pero los países árabes reprochan a Israel que nunca hubo respuesta a la iniciativa en la que ellos ofrecían paz a cambio de una vuelta a las fronteras de 1967. -Mire, no quiero conducir mi negociación con Abu Mazen en los medios. Los respeto, ¿pero tengo yo negocio directamente con Abu Mazen? Lo que digo... lo que dice él... no sé si sonará raro, pido disculpas por adelantado, sé que es injusto, pero, mire, a veces cuando leo los periódicos, hay informaciones que no estoy seguro de que sean completamente correctas. A veces. -He cambiado. Tuvimos un ministro de Defensa muy famoso al que todos admiramos, su nombre era Moshe Dayan, héroe de la Guerra de los Seis días y de la del 56, y decía que sólo un burro no cambia su forma de pensar. Yo no soy un burro, y he cambiado mi forma de pensar. Por supuesto, la realidad y la vida también cambian... imagine ahora una vida sin celulares, sin televisión vía satélite, sin internet... La vida ha cambiado, Israel ha cambiado y yo he cambiado. Soy un creyente, leo la Biblia, la historia de mi pueblo, voy a los territorios y encuentro vestigios de lo que he leído en la Biblia. Es parte de mi historia, es parte de mi país. Pero, ¿qué puedo hacer? Hay palestinos viviendo allí, y tengo que tomar una decisión: ¿quiero un Estado democrático judío, o quiero el gran Israel? Es una terrible decisión, pero hay que tomarla y estoy aquí para eso, no para filosofar. Un primer ministro se supone que tiene que tomar decisiones y tener el coraje para poder aplicarlas. Y es sobre esta cuestión sobre la que tenemos que adoptar una decisión: si mantener el Gran Israel con todo el territorio y perder la naturaleza judía del Estado de Israel, o ceder parte de tu territorio y mantener la naturaleza judía y democrática del Estado de Israel. ¿Qué ha cambiado para que usted, que empezó militando en el derechismo del Likud, abogue hoy por la solución de dos estados? ¿Qué cambio político ha experimentado para apostar ahora por la creación de un Estado palestino? ¿Se refiere a esas concesiones dolorosas que viene anunciando? -He tomado la decisión, quiero que el Estado de Israel sea más pequeño, quiero que sea democrático y que siga siendo un Estado judío para que sea el refugio de todos los judíos que puedan verse amenazados en cualquier momento futuro. Estoy preparado para ceder y también ideológicamente. Sí reconozco el derecho del pueblo palestino a su autodeterminación, y tienen que ejercer esa autodeterminación en algún lugar. Así es que ésta es la solución, no puede haber otra. P O R E N C I M A D E L A S E S T R E L L A S HOTELES QUE SON PALACIOS, SON SUS DETALLES, SUS PATIOS, SUS RINCONES y LA LUZ Y LA BELLEZA DE SEVILLA plaza santa maría la blanca, 7 tel +34 954 41 51 50 41004 sevilla www. casasypalacios. com info casasypalacios. com Las Casas de la Judería Hotel