Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL www. abc. es internacional MIÉRCOLES 14- -5- -2008 ABC Dramática lucha contra el reloj en China para salvar a miles de personas atrapadas Pueden quedar 35.000 supervivientes bajo los escombros s Los equipos de rescate llegan por fin al epicentro del seísmo ZIGOR ALDAMA SERVICIO ESPECIAL SHANGHAI. En China, las órdenes se cumplen a rajatabla, y, ayer, su primer ministro fue más tajante que nunca. Para el mediodía, dijo, los equipos de rescate debían llegar a Wenchuan, el epicentro del terremoto de fuerza 7,8 que el lunes asoló la provincia de Sichuán y segó la vida de, al menos, 12.000 personas, un número que las propias autoridades ya consideran conservador. Y así se hizo. Veinte horas después del seísmo, lo consiguieron. Más de 1.300 militares accedieron al centro de la tragedia a pie, ya que las carreteras se encuentran aún impracticables, bajo una espesa capa de roca y lodo, y las fuertes lluvias impiden la llegada por aire, aunque las autoridades barajaron a la mañana la posibilidad de enviar a paracaidistas. Los soldados, con sus manos, y sólo ayudados por herramientas básicas, comenzaron las tareas de rescate entre los restos del medio millón de edificios que han quedado completamente reducidos a escombros, y bajo los que todavía quedan varias decenas de miles de supervivientes, entre 18.000 y 35.000 según diferentes fuentes. Hasta tres millones de casas más han sufrido daños, y tendrán que ser demolidas. Para que la ayuda sea efectiva, tenemos que restablecer las comunicaciones por carretera y evacuar a los heridos declaró Jiabao. Aunque es posible que ese objetivo no se cumpla hasta dentro de dos días La situación es todavía desesperada comentaba anoche uno de los militares desplazados a Duyiangyan, una de las localidades más afectadas y donde el lunes un instituto de tres plantas se vino abajo sepultando a unos 900 estudiantes, de los que sólo han sido rescatados algo más de un centenar. Los que estábamos en el patio, en clase de gimnasia, corrimos y a la mayoría no nos ha pasado nada explicaba a la televisión provincial una de las alumnas del centro. Pero los que se encontraban en clase no tuvieron tiempo de reaccionar, y sólo unos pocos consiguieron saltar por la ventana y salvarse Afortunadamente, ya ha llegado a la zona maquinaria pesada que está siendo de gran ayuda para agilizar el desescombro del centro escolar y, a pesar de que en un principio se daba por muerta a la mayoría de los estudiantes sepultados, la esperanza se ha apoderado de militares, vecinos y sanitarios. En el barrio de Xiang e, sin embargo, los escolares de otro centro destruido por el temblor no han tenido tanta suerte, y sólo cien de 420 han conseguido sobrevivir. En el pueblo de Yinxiu, de 12.000 habitantes, sólo se han contabilizado 2.300 con vida. En todas las localidades afectadas a las que se ha tenido acceso con relativa facilidad se han levantado hospitales de campaña, y diferentes lugares considerados seguros han sido habilitados para dar cobijo a quienes han perdido su hogar, cuyo número no ha sido hecho público. Las constantes réplicas, una de las cuales alcanzó ayer 6,1 grados en la escala Richter, mantienen a la población atemorizada, muchos sufren crisis de ansiedad, y lejos de los edificios que han quedado en pie. Para ellos, el Gobierno planea distribuir hasta 100.000 Hospitales de campaña Cadáveres de niños sepultados en la escuela de Duyiangyan REUTERS Crece la esperanza de salvar la vida de algunos de los 900 alumnos del instituto de Duyiangyan derruido tiendas de campaña. Sólo en la ciudad de Miyang las autoridades locales ya han pedido 50.000, más del total que China utiliza al año para hacer frente a todas las catástrofes naturales del país. La ayuda económica también comienza a llegar. La Cruz Roja de China realizó ayer una primera contribución de 120 millones de yuanes (unos once millones de euros) y varios países, entre ellos España, han ofrecido su asistencia. El portavoz de la Administración de Terremotos, Zhang Hongwei, señaló que China aceptará donaciones, material de emergencia, o equipos de rescate, pero hasta el momento no se ha recibido información sobre la entrada de equipos extranjeros en el país. Mientras tanto, el Gobierno ha desplazado a 18.000 soldados más, y ya son 50.000, que trabajarán junto a perros adiestrados para hacer frente a la operación de rescate, y ha lanzado una campaña para que los vecinos de las zonas afectadas donen sangre, aporten alimentos y medicinas, y colaboren en las tareas de desescombro y de localización de supervivientes. Según pasan las horas, es más difícil encontrarlos, porque pierden fuerzas para gritar comentaba a la agencia Xinhua un residente de Duyiangyan. Las comunicaciones telefónicas también se han convertido en una prioridad, y el ministerio de Industria e Información anunció el envío de 350 instalaciones de comunicaciones por satélite a la zona afectada donde, de momento, no funcionan los teléfonos. Tal y como avanzó el lunes el presidente de China, Hu Jintao, no se escatimarán ni medios ni esfuerzos para salvar todas las vidas que sea posible y devolver la normalidad a las zonas afectadas Todavía, las imágenes no dejan lugar a dudas: toda ayuda es poca. ABC. es Vídeos de la tragedia en abc. es internacional