Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA Ante el XVI congreso del PP s La polémica de María San Gil MIÉRCOLES 14 s 5 s 2008 ABC Duelo de desgastes en el PP Rajoy aguanta la crisis del partido como un ataque a su persona en el que también se dejan prestigio interno los protagonistas de la disidencia: Zaplana dejó tirados a los críticos y San Gil- -que no informó al PP vasco de su paso- -airea problemas internos locales joy ver quién estaba con cada cuál. Zaplana protagonizó el día su pase a la empresa privada, pero dejó sin referente a los diputados más críticos con la renovación en el Grupo Popular acometida por Rajoy. La renuncia de San Gil a avalar la ponencia política para el congreso del partido, aunque recogiera a última hora todas sus exigencias, ha dejado evidencia de que en el PP vasco no estaban tan unidos como parecía. No informó a sus compañeros del paso que iba a dar y al día siguiente no hubo una reacción coordinada de los responsables provinciales de la organización. Rajoy ha pedido que se evite cualquier cuestionamiento de San Gil por el bien del partido, porque cree que la dirigente vasca es lo mejor que tenemos en el PP y para evitar que se desate un episodio secundario de conflicto local en el momento más inoportuno. María es de todos es la consigna para evitar que los críticos se apropien de su figura indiscutida. La charla y el paseo de Costa por Madrid En estos días turbulentos en la vida interna del Partido Popular, cualquier encuentro, charla, comida o paseo dejan de ser casuales. Por eso, el hecho de que el ex vicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato y el ex ministro Juan Costa se dejaran ver ayer por la tarde juntos por la calle de Ayala de Madrid añade otro punto de interés a la frenética actividad precongresual del partido. Rato y Costa han trabajado mano a mano en el partido, y en el Gobierno de Aznar, y en estos momentos se encuentran los dos en un discreto segundo plano, mientras las crisis se suceden dentro del PP. Que el ex vicepresidente haya decidido apartarse de la política activa no significa que no mantenga sus contactos y su información dentro del partido. Ángel Collado MADRID. La operación de acoso y derribo contra Rajoy que en la dirección del PP ven detrás de la amplificación de la crisis del partido, aunque venga más de fuera que desde dentro, empieza a pasar factura a sus promotores y a dejar evidencia de problemas internos hasta ahora desconocidos. Por goteo y siempre en fechas clave. Esperanza Aguirre lanzó su no me resigno la víspera de la sesión de investidura de Zapatero en la que Rajoy se estrenaba como jefe de la oposición en el arranque de la legislatura. Eduardo Zaplana anunció que dejaba la política y se iba a Telefónica al tiempo que el PP presentaba su primera alineación en el Congreso. María San Gil se desmarcó de la ponencia política del congreso del partido el pasado domingo, con lo que abría semana de crisis del PP con una disidencia donde menos se esperaba. A Ángel Acebes le había tocado antes, pero el anuncio de que no seguiría como secretario general era un trámite doloroso para el partido al mismo tiempo que previsible y descontado por todos. Aguirre mantuvo la tensión y permitió a Ra- María es de todos Rajoy, ayer, en su escaño del Congreso En la dirección asumen que, al margen de las torpezas o malos entendidos que pueden haberse dado en las conversaciones con San Gil, el objetivo del episodio es el desgaste de Mariano Rajoy e intentan paliar las consecuencias. El presidente del PP encaja los envites con aparente tranquilidad, e incluso se crece con los ataques, convencido de que cuenta con el respaldo de la inmensa mayoría de la organización y que lo peor que podría hacer, ante el acoso externo, es renunciar porque sería dejar el partido descabezado y rendi- DANIEL G. LOPEZ Sigue la incógnita sobre si hay una mano que abre y coordina el goteo de conflictos precongresuales do a las influencias de un entorno que va a lo suyo. Mientras, siguen las escaramuzas y apenas cerrada la tregua con Esperanza Aguirre en Madrid se le abre el problema del PP vasco. Y ya esperan en la sede de Génova nuevos problemas en los próximos días. Lo más positivo para Rajoy es que el congreso se aproxima sin que nadie se atreva a dar el paso de presentar una candidatura alternativa porque han descubierto su cartas antes de tiempo o porque carecen de peso en la organización para obtener los avales requeridos. Si- gue la incógnita sobre si puede existir una mano que abre y coordina ese goteo de conflictos, o simplemente es que el PP hace agua por demasiados lados por culpa de una dirección en funciones pendiente de una nueva legitimidad que sólo un congreso de renovación, pero también de integración, le podrá dar en junio. ABC. es Más información sobre las ponencias para el congreso del PP en abc. es