Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN MIÉRCOLES 14 s 5 s 2008 ABC POSTALES LA MENTIRA COMO POLÍTICA a rivales, a empresarios y a obreros, a jóvenes y a vieSTOY de acuerdo con el Rey en que Zapatero sajos, a nacionalistas y a constitucionalistas. Mintió a be adónde va. ¡Vaya si lo sabe! No ha alterado Maragall, prometiéndole dar lo que le pidiera para un milímetro su rumbo desde que llegó al podarle luego la patada; ha mentido a Montilla, promeder. Pero ¿recto, honesto, íntegro? Suena a guasa, cotiéndole una nueva financiación para darle ahora mo lo de sus cejas. Oírle en Baracaldo clamar contra largas, y completó la faena catalana, engalas aventuras, los caminos inciertos y la violañando a Mas. Mintió a ETA, ofreciéndole en ción de las reglas del juego era como oír a RoLoyola concesiones anticonstitucionales, naldo predicar la castidad. ¿Qué aventura que, menos mal, los terroristas rechazaron más arriesgada que negociar con ETA, como por juzgarlas insuficientes, y trata de engaél que lo hizo? ¿Qué camino más incierto para ñar al PNV aunque éste se lo merece, pues es reformar los estatutos que dar carta blanca a experto en dobles palabras. Pero mintió, solos nacionalistas? ¿Qué mayor desafío a las rebre todo, a los españoles, en el Congreso, al soglas de juego que intentar cambiarlas sin conJOSÉ MARÍA brepasar la autorización para negociar con tar con el mayor partido de la oposición? Si los CARRASCAL ETA, y en la calle, al decirnos que se había españoles queremos como presidente el mejor acabado el diálogo con ella, cuando seguía nementiroso del país, hemos elegido bien. Si quegociando. Nos mintió en la campaña electoral al caliremos alguien que vaya con la verdad por delante, ficar la crisis económica de turbulencia pasajera, y nos hemos equivocado de medio a medio. sigue mintiéndonos cuando pide calma, unidad, temZapatero miente a diestro y siniestro, a colegas y E planza, firmeza, cuando fue él quien nos ha enfrentado durante cuatro años, iniciando reformas que sólo pedían unos cuantos, e ignorando los verdaderos problemas del país, desde el cambio de modelo económico a la reforma de la justicia, pasando por la mejora de la educación y la falta de agua. Y ahora tiene la cara de presentarse como moderado, como unificador, como consecuente. Si Bismark definió la política como el arte de lo posible Zapatero la ha dejado en el arte de la mentira aunque en el suyo, como en muchas piezas del arte moderno, no hay belleza ni gracia. Hay sólo las normas brutales de los dos mayores mentirosos de la historia, Goebbels y Lenin: Una mentira, cuanto más grande es más creíble y Una mentira repetida mil veces termina siendo verdad Zapatero lo practicó en su primer mandato y parece dispuesto a seguir haciéndolo en el segundo. Tras el fracaso del comunismo y del nazismo, sin embargo, confiemos en que se imponga el mucho más esperanzador proverbio americano Puedes engañar a una persona una vez, pero no a todos, siempre Aunque con la ayuda del PP a lo mejor, a lo peor, lo consigue. CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Cataluña 2014 Emplazo al señor Carod- Rovira y a su formación para que cuando pida la independencia de Cataluña deje un apartado para los territorios catalanes que quieran independizarse, pero de Cataluña. Razones históricas nos sobran para tal petición, y por el fet diferèncial tampoco hay que preocuparse, pues nuestra tierra es el vertedero de Cataluña; aquí llega todo lo que la Cataluña vieja no quiere: centrales térmicas y nucleares, petroquímicas, cementerios radiactivos y, ahora, la invasión eólica. Hablo de la siempre ninguneada zona del Ebro en general y mi comarca en particular, la Terra Alta A las formaciones que ocupan hoy el Gobierno de Cataluña también les hago una petición. Ya que, además de descuartizar nuestra tierra, nos quitan nuestros recursos y nuestro futuro, podrían cambiar el nombre de la comarca. Podría llamarse algo así como la comarca Basura, Estercolero, Abandonada o Barata. Por el gentilicio no hay que preocuparse, pues todos sabemos cómo se llaman los habitantes de un lugar así: desgraciados. Nuestros políticos piden a Madrid el derecho a decidir el equilibrio territorial y que se explique en España lo que Cataluña aporta al resto. Me parece de recibo que antes hagan lo mismo en Cataluña; dejar que cada territorio plantee su modelo de desarrollo y que en lu- gar de llamarnos insolidarios explicaran cómo nuestra población deja su tierra, enferma de cáncer, o cómo arrasan los campos con hierro y cemento. Jesús Carbó Izquierdo Horta de Sant Joan Erratas en una crónica He esperado un par de días para ver si alguien corregía o comentaba la noticia aparecida en este periódico con fecha 16 de abril, en su página 103 y con título Helmut Kohl sentará la cabeza a los 78 años Qué cabeza, me pregunto yo, porque el corresponsal, después de decirnos que la mujer de Kohl había fallecido drásticamente unos años antes y el señor Kohl se sentía solo pese a su gran mismidad añade: El señor Kohl se recupera de una lesión de rodilla- -más otra de cabeza producida al fallarle la anterior- No me extraña que después de la drástica muerte de su mujer le falle la anterior cabeza y la que va a sentar ahora será la nueva cabeza, porque adónde va su gran mismidad sin cabeza. Sin embargo, en el siguiente párrafo nos lo aclara: Pues con todo parece haber trotes (si pone trotes) de todo punto excesivos para este cuarto y mitad de quintal de europeísta No quiero añadir ningún comentario que pueda deslucir la noticia. Me rindo. Ricardo La Porte Madrid ca, pero está poblada por un altísimo porcentaje de ciudadanos que lo son. Si lo que pretende es convertir a las personas, utilizando armas políticas, al absentismo religioso, al pragmatismo ideológico en materia espiritual, al relativismo y agnosticismo metafísico, lo lleva claro. Primero tendría que borrar de nuestra Historia veintiún siglos de cultura cristiana, que lleva implícita la literatura, el arte pictórico y arquitectónico y un sinfín de manifestaciones culturales que jalonan todos y cada uno de los rincones de nuestra geografía. La piedad popular, la que impulsa a las gentes del pueblo a manifestar, con sus más bellos re- quiebros, su cariño a tanta tallas que representan a la Virgen María, retablos y pasos procesionales que salen a pasear por las calles y pueblos españoles, acompañados por clamor del pueblo más llano y sencillo, al son de tambores, que acompasan con sus redobles un aluvión de piropos, galanterías y tiernos halagos a la Madre de Dios y a su Hijo. Siento no ofrecerle mejores noticias al Gobierno, pero le va a ser harto difícil arrancar un cristianismo que se encuentra firmemente arraigado en nuestra historia, nuestra cultura y nuestras costumbres. M del Monte Urbina Correo electrónico La laicidad, producto del Gobierno Me pregunto qué pretende el Gobierno promoviendo el debate sobre la laicidad en un país que hace más de cuarenta años que dejó de ser confesional. España no es oficialmente católi- Soberbia presidencial Quizás algún día lleguemos a conocer con detalle las negociaciones del Gobierno socialista de Zapatero con ETA. Las exigencias de Ibarreche tratando de equiparar sus peticiones a lo ofertado a ETA por parte de los emisarios del presidente pueden orientarnos un poco, pero seguro que pudo llegarse a extremos imposibles de realizarse por su propio carácter anticonstitucional. Entonces, hay que preguntarse adónde quería ir a parar Zapatero. La única explicación posible es que éste considerara una retirada por parte de la banda por su cara bonita y alguna pequeña concesión política, además del amparo económico por parte del Estado para que pudieran reinsertarse cómodamente. Se necesita soberbia y ser muy iluso para pensar que, con su buenismo barato y su pedigrí progre, podría derribar un muro de intransigencia de cuarenta años y casi mil muertos en la búsqueda de una identidad imposible, pero por ello mismo más radical y de más precaria recuperación. Y es que hay mucho seguidor socialista que, en el fondo, sitúa el horizonte final de ETA a la vuelta de un par de años, con el respaldo del un gobierno socialista, una cierta comprensión hacia el fenómeno terrorista por cierta afinidad de inspiración izquierdista y, sobre todo, por un cansancio de la banda tras tantos años de lucha. La pena es que esto sólo pueden llegar a pensarlo gentes que o no conocen el fenómeno de ETA, o bien han sobredimensionado sus capacidades de persuasión en el colmo de la soberbia y la ignorancia. José Luis Carreras Barbero. Alcalá de Henares (Madrid)