Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 EDITORIALES MIÉRCOLES 14 s 5 s 2008 ABC DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA Director Adjunto: Eduardo San Martín. Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas. Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado. Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro. PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área de Publicidad: Adolfo Pastor Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera LA AMENAZA L DE LA INFLACIÓN OS precios en abril crecieron el 1,1 por ciento, un mal dato aunque tenga componentes estacionales y a pesar de haber descontado tres décimas respecto al mismo mes del año anterior. El flemático Solbes ha evitado cualquier sesgo optimista sobre el presente, aunque sigue abonado a la hipótesis de que a finales de año el índice será un punto inferior. En cualquier caso, un IPC permanentemente instalado un punto por encima de la media de los países de la misma zona monetaria y dos puntos por encima de los mejores significa un suspenso, una tarea pendiente y una restricción al potencial de crecimiento. Por tanto, sobran las excusas y no vale sólo con refugiarse en la teoría de que diferencial es inevitable y de que es el precio por un mayor crecimiento. La inflación sigue siendo uno de los problemas centrales de la economía española, que obedece a factores internos y externos, y no sólo al encarecimiento de materias primas energéticas y alimenticias. Corregir las primeras da la medida de la eficacia de la política económica, y hasta ahora, esa eficacia brilla por su ausencia. El Gobierno se ha manejado patinando sobre la superficie más amable del ciclo, pero ahora se le ha agotado ese crédito y tiene que afrontar la parte dura. Solbes espera que la caída del consumo incida en los precios para que a finales de año se haya rectificado ese diferencial funesto que supone una mayor inflación que la del año anterior. Pero ese riesgo de estanflación se hace patente. UNA PONENCIA SIN SOSPECHA L Partido Popular debería entrar en un periodo de sosiego después de que ayer se hiciera pública la ponencia política que se presentará a los compromisarios designados para el próximo congreso nacional. Sean cuales sean los antecedentes de la redacción del documento, lo cierto es que su redacción final recoge fielmente los principios ideológicos del PP y ratifica las directrices fundamentales de su labor de oposición en los cuatro años del primer mandato de Rodríguez Zapatero. Ayer quedó disipada cualquier duda sobre si la nueva estrategia política auspiciada por Mariano Rajoy iba a implicar un cambio de valores o un giro brusco en la defensa de los mismos. En su lugar hay un documento inequívoco, contra el que sólo se pueden oponer, en este momento, conjeturas. No sólo no se postula un cambio ideológico, sino que el texto que se presenta como guía para los próximos años consolida el discurso más nítido, contundente y directo del PP sobre los asuntos que han protagonizado su actuación política en los años anteriores. Únicamente, como solitaria concesión a un atisbo de autocrítica, se apela a mejorar e intensificar la comunicación de nuestro proyecto político y hacer un esfuerzo adicional en este campo propuesta con la que nadie podrá discrepar dentro del PP porque existe la convicción unánime de que una futura victoria electoral requiere mejorar la relación de este partido con determinados sectores de la sociedad, todavía condicionados por los prejuicios contra la derecha. Por tanto, el próximo congreso va a debatir una ponencia que reitera la defensa de España como Nación indisoluble, que apuesta por el Estado de las Autonomías, que reivindica el orden constitucional, la soberanía nacional y la igualdad entre los españoles, que denuncia el separatismo nacionalista y la complicidad socialista, que repudia el modelo federal o confederal y que señala directamente la responsabilidad política del PNV por no cooperar en la derro- E ta de ETA. Reclama pactos de Estado en los asuntos fundamentales, y lo exige con carácter público, concreto y por escrito contra ETA; propugna un sistema educativo ambicioso, el control de la inmigración, una política exterior digna, la defensa efectiva de la familia, una auténtica economía de mercado y un sistema eficaz de protección social. Y además coloca la memoria de las víctimas del terrorismo en el frontispicio de su actividad política y define la memoria, la dignidad y la justicia como la guía de nuestro quehacer en este terreno Esta ponencia, sobre la que decidirá en última instancia el congreso nacional, no puede ser tachada de pusilánime o claudicante. Las legítimas discrepancias que se han manifestado en los últimos días tendrían que reconducirse porque ya hay una propuesta concreta para la estrategia del PP en esta legislatura y se ajusta a la estricta ortodoxia ideológica. Si subsisten estas discrepancias o desencuentros pese al texto de la ponencia, no sólo harán que la carga de la prueba recaiga en quienes los mantengan sobre la base de la desconfianza hacia Mariano Rajoy, sino también empezarán a hacer conveniente que esa oposición difusa al actual presidente del PP se pronuncie con claridad e incluso dé el paso de articularse en una candidatura alternativa para que el debate sea transparente, directo, bilateral y al alcance de la opinión pública. Los desacuerdos políticos se pueden arreglar, pero no las conjeturas o las hipótesis que pronostican que la dirección del PP que salga elegida en junio no se atendrá al texto de la ponencia. Esto pertenece al terreno de la subjetividad, muy respetable pero insuficiente para ser tenida como una opción discutible en el seno de un congreso. Aunque Rajoy haya cometido errores, no tiene fundamento deslizar contra él- -que por otra parte está haciendo un derroche de prudencia frente a una dura campaña de acoso- -la sospecha de que está dispuesto a abandonar los principios del PP para llegar al poder. RED MAFIOSA EN COSLADA as primeras resoluciones judiciales acerca de la corrupción policial en Coslada son fiel reflejo de la gravedad del asunto. De momento, los jueces han decretado prisión sin fianza para el jefe de la Policía local y varios agentes más que están también implicados en presuntos delitos de extorsión, amenazas, prevaricación y otros. La investigación judicial debe llegar hasta el fondo de un caso que ha generado una muy justificada alarma social. Utilizar potestades públicas para crear una red mafiosa es un comportamiento intolerable en una sociedad civilizada. Lo más sorprendente es que las cosas hayan llegado tan lejos sin que los responsables políticos tomaran en algún momento las medidas oportunas. Cuestionada por razones diversas, la imagen del Poder Judicial puede ahora recuperar parte del prestigio perdido ante la opinión pública si consigue finiquitar esta trama de corrupción. Con todas las garantías propias de un Estado de Derecho, los culpables tienen que ser castigados con todo el rigor de la ley. L