Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 13- -5- -2008 Desvalijan a la vez, en plena madrugada, dos tiendas de lujo en la Milla de Oro 57 El abogado del sheriff dice que su cliente está destrozado y que se derrumbó El abogado de Ginés Jiménez también departió unos minutos con los medios antes de conocer la decisión. Ya se temía lo peor. Por eso avanzó que su cliente estaba destrozado Al parecer, el capo de la banda del Bloque -que se consideraba el amo de Coslada desde hacía años- -se derrumbó cuando se dio cuenta de a dónde le había llevado se particular forma de actuar. Los vecinos afirmaron ayer respirar tranquilos tras conocer la decisión de la juez. Aquí- -dicen- -ya no podrá volver para hacer daño ¡Esta noche hay fiesta! La decisión de la juez pilló medio dormida a casi toda Coslada. Sólo algunos curiosos, y familiares de los agentes, permanecían en vilo. La ciudad se levantará con la mejor noticia posible POR C. FOMINAYA M. OLIVER FOTO: DE SAN BERNARDO MADRID. Coslada no se lo termina de creer. La tímida sonrisa de Jaime lo decía todo. Después de tanto tiempo aguantando esta dictadura, me parece mentira que de un día para otro Ginés ya no mande aquí. Es la mejor noticia posible Joven, con ganas de marcha los fines de semana, y con una pandilla de amigos algo alborotadores se las ha tenido tiesas con el capo y sus agentes. Con sólo vernos por la calle, aunque estuviéramos sentados en un banco, nos registraban y nos hacían sacar todo lo que teníamos en los bolsillos. Alguna vez me cogieron dinero y bolsas de marihuana. Eso fue el principio, después, como temían que nos lo guardáramos en la ropa interior, acababan por bajarnos los pantalones y dejarnos casi en cueros El auto de prisión sin fianza para Ginés Jiménez y su banda pilló a casi toda Coslada metida en la cama. Juan era uno de los pocos que no se quería perder el desenlace final de la banda del sheriff Ginés Es como una liberación- -apunta- ya he llamado a mis amigos y hemos quedado en organi- Jóvenes y curiosos no se querían perder la salida de los juzgados de la banda del Bloque to pisan la calle. Los gritos de corrupto ladrón o devuélvenos la pasta siguen martilleando sus oídos desde que el jueves la Policía Nacional irrumpió en sus casas o trabajos para llevarse a su novio, marido o hijo por pertenecer a la banda del Bloque Ya no tienen ganas de responder a nadie que les grita por la calle. Lloran en silencio. Ayer pudieron verlos fugazmente cuando los furgones policiales los sacaban del juzgado para trasladarlos a prisión. Mientras, el resto del municipio celebra lo que consideran una liberación Son los contrastes- -luces y sombras- -de una historia que comenzó en Coslada hace ya veinte años. sorprendieron por la decisión. Como la jornada de ayer también fue larga, fueron muchos los momentos que los letrados compartieron con los medios de comunicación. En ellos, cada uno hacía su particular quiniela de cuántos iban para adentro A media mañana la cifra estaba entre cinco y siete Pero por la tarde, cuando se conoció que el fiscal había solicitado prisión para todos, el número aumentó a trece. Con estos son ya quince los agentes municipales de Coslada que se encuentran en prisión por pertenecer presuntamente a una banda policial organizada que se dedicaba a extorsionar a comerciantes, empresarios y prostitutas con diversos fines. Es como una liberación; nos hemos quitado un peso de encima decía Juan a la puerta del Juzgado Los familiares de los imputados eran casi los únicos que aguardaron hasta el final para conocer la decisión zar una fiesta. Coslada se ha quitado un peso de encima Con menos ganas de celebrar y la preocupación en sus caras aguardaban, en la parte de atrás de los juzgados, los familiares de los policías que desde hoy duermen en prisión. Nadie quiso comentar nada a la prensa, pero en sus caras se palpaba la tensión de los últimos días. Ojeras, boca cerrada y brazos cruzados se apoyaban y consolaban mutuamente ante cualquier momento de flaqueza. También se protegían. Y es que Coslada, al final de cuentas, es como un pueblo y todo el mundo se conoce. Por eso, las mujeres, novias, padres y madres de los agentes llevan ya seis días de tortura en cuan-