Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 13 s 5 s 2008 Desafío islamista en el Líbano INTERNACIONAL 37 EL HERMANO PEQUEÑO DE HIZBOLÁ Tras la retirada de la milicia chií de Beirut, el Partido Nacional Social Sirio ha recogido su relevo, dedicándose a borrar los símbolos del clan Hariri TEXTO Y FOTO: M. AYESTARÁN BEIRUT. Se comportan como una especie de hermanos pequeños de Hizbolá y desde que el Partido de Dios decidiera retirar a sus hombres de Beirut oeste el pasado sábado, son ellos los que vigilan la zona. Tenemos cientos de hombres armados por las calles y no pensamos quitarlos hasta que no esté garantizada la seguridad de los ciudadanos. El conflicto no ha terminado señala Khaled Kassamani, uno de los responsables en el cuartel general que el Partido Nacional Social Sirio tiene en Beirut. En su despacho huele fuertemente a quemado y desde su ventana se tiene una vista estremecedora del calcinado edificio de la televisión progubernamental Future que sus hombres se encargaron de clausurar por la fuerza. No encontramos un solo periodista, sólo activistas del Al- Mustaqbal a los que requisamos una tonelada de armas asegura Khaled mientras repasa los titulares de la prensa de esta última semana y advierte que hay una gran propaganda negativa contra nosotros, la gente dice que somos sirios y no saben que somos el partido más antiguo de todos en Líbano. ¿Cómo no vamos a ser sirios? Todos pertenecemos a la gran patria Siria que los ocupantes dividieron a comienzos del siglo pasado Fundado en 1932 por Antun Saade, cuyo retrato preside cada una de las dependencias de la sede, no se trata de un partido confesional y en la actualidad sólo cuenta con dos representantes en el parlamento. Sus milicianos visten como auténticos miembros del Partido de Dios y se han dedicado los últimos días a borrar todos los símbolos posibles de los seguidores del clan Hariri en Beirut oeste. Retiran los carteles del gran patriarca suní, asesinado con un coche bomba en 2005, y de su hijo, borran las pintadas a su favor de las paredes y cuelgan en su lugar sus banderas con el símbolo rojo del zwbaa en ellas. Formamos parte de la resistencia junto a Hizbolá, pero no somos lo mismo, tenemos serias discrepancias ideológicas. Nos une el deseo por dar seguridad al pueblo y defenderlo de las agresiones de Israel y Estados Unidos. Además, somos anteriores a Hizbolá, se nos puede considerar el primer movimiento de resistencia a los sionistas en toda la región argumenta con tono desafiante. La gran Siria histórica abarcaría, según los responsables de la formación, Palestina, Is- rael, Jordania, Líbano e incluso Chipre, único de estos países donde el partido no cuenta con representación. El Gobierno puso en peligro la seguridad de la resistencia al ilegalizar su red de comunicaciones, y esto suponía poner en juego la seguridad de todo el país. En un par de días rectificarán y todo habrá terminado apunta mientras se apresura a aclarar que los medios nos conectan también con Irán, pero sólo es una relación de agradecimiento. Ellos financian y arman a la resistencia libanesa, pero nunca aceptaremos su invasión. Somos un país soberano Khaled Kassamani, del Partido Nacional Social Sirio