Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 EDUCACIÓN www. abc. es educacion MARTES 13- -5- -2008 ABC La Aneca crispa a los rectores Los rectores se muestran inquietos ante la permanente inquietud que se cierne sobre el proceso de Bolonia s Ahora, los dictámenes de la Aneca sobre las nuevas carreras ensombrecen más el panorama MILAGROS ASENJO MADRID. La última fase del proceso de Bolonia, es decir, la integración de España en el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) que entrará en vigor en 2010, encuentra mayores dificultades de las previstas inicialmente. Por un lado, a poco más de un año de la integración en el espacio común, los estudiantes denuncian la falta de información acerca del proceso y se movilizan contra la adaptación del sistema universitario a las exigencias que conlleva la convergencia europea de títulos. Por otra parte, los rectores se inquietan no sólo por la actitud que puedan tomar los estudiantes, sino por el papel que está desempeñando la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (Aneca) en el proceso de verificación de los nuevos títulos. Este malestar de los rectores se puso de manifiesto en la reciente Asamblea general de la CRUE, celebrada en Valencia la pasada semana, donde las primeras autoridades académicas hicieron oír su voz contra un trayecto plagado de dificultades. Las universidades, que pretenden implantar el próximo curso las titulaciones solicitadas, no ocultan su contrariedad por el hecho de que la Aneca les haya devuelto la mayoría de ellas- -se dice que sólo ha evaluado positivamente un tercio del total- -bajo argumentos sinuosos e indeterminados a los que, según los afectados, no se sabe qué responder. En realidad y tras no obtener las universidades la ampliación del plazo previsto inicialmente para proponer nuevas carreras, sólo tres de cada diez instituciones públicas presentaron la solicitud de nuevos planes o adaptados a la normativa inspirada en la Declaración de Bolonia y posteriores, que han sido suscritas por 40 países. En concreto, de las 207 solicitudes de evaluación y verificación, 75 (36 corresponden instituciones públicas y 132 (64 a privadas. Como ejemplo de ese escaso porcentaje de universidades públicas dispuestas a ofrecer nuevos estudios, sólo la Carlos III, una de las más jóvenes y más avanzadas de Madrid, ha propuesto impartir a partir del próximo curso sus 23 titulaciones de acuerdo con la normativa europea. Y la mayoría de ellas han recorrido el camino de vuelta a la Universidad con las objeciones de la Aneca. El proceso, que ya se tiñe de polémica y crispación, comienza con la solicitud de verificación de título oficial por la Universidad que corresponda al Consejo de Universidades, utilizando el soporte informático elaborado por la Aneca. El Consejo, tras las verificaciones pertinentes, remite el plan de estudios a la Aneca para que emita su informe de evaluación. Para esta misión, la Agencia ha constituido comisiones de expertos por áreas de conocimiento que, de acuerdo con unos protocolos, elabora los informes motivados, de forma favorable o desfavorable y en los que incluso se pueden incluir recomendaciones para mejorar el proyecto. Aneca envía los informes a las universidades y éstas disponen de 20 días para presentar alegaciones. Concluido el plazo y valoradas las alegaciones, la Agencia realiza un nuevo informe y lo remite al Consejo de Universidades, que los analizará en sesión plenaria. Contra la resolución, los rectorados podrán recurrir ante la presidencia de este órgano. Los rectores denuncian que la Aneca está incumpliendo los plazos, lo que perturba de forma decisiva su programación para el próximo curso, ya que no saben qué estudios podrán ofrecer. Critican también la indeterminación de las resoluciones y el que no haya un interlocutor físico en la Agencia para debatir las decisiones. Piden que el dictamen final no sólo se remita al Consejo de Universidades sino también a las propias instituciones puesto que ellas son las que piden la evaluación de las carreras que quieren ofrecer. En este conflicto, las universidades privadas se sienten especialmente perjudicadas, no sólo porque presentan titulaciones muy novedosas sino también porque compiten por los alumnos en un momento de suficiencia de plazas en las públicas. Un proceso complejo La directora de la Aneca, Gemma Rauret, en un acto académico en la Universidad de Oviedo JESÚS DÍAZ PROPUESTAS DE TÍTULOS Ciencias 6 Artes y Humanidades 15 Ciencias de la Salud 16 Total de planes: 207- Públicos: 75 (36 -Privados: 132 (64 Mayor número de carreras: -Medicina: 10- Derecho: 8 Ingenierías y Arquitectura 21 Ciencias Sociales y Jurídicas 42 Malestar en la Universidad Universidades con más propuestas: -Carlos III: 23- Europea de Madrid: 22- Antonio Nebrija: 20 Gran parte de los informes se han suavizado La Aneca no quiere terciar en este conflicto y declina cualquier manifestación al respecto. Pero, al parecer y tras la tormenta que se ha desatado al rechazar la mayoría de las propuestas, ha atendido un número significativo de alegaciones y ha agilizado el trámite de respuesta, obligada también por los plazos preestablecidos y por las reivindicaciones de los rectores. De hecho, las primeras resoluciones podrían estar ya en camino. Según ha podido saber ABC, se dará luz verde a los estudios tradicionales, es decir, a los que no encierran demasiadas novedades. Sin embargo podrían tenerlo más complicado las carreras innovadoras, propuestas la mayoría de ellas por los campus privados. Un incógnita importante la constituyen las titulaciones de Medicina, ya que, tras aprobarse la ampliación del número de plazas, son numerosos los campus públicos y privados (especialmente éstos) que han solicitado los estudios sanitarios. En cualquier caso, las universidades tendrán serios problemas para diseñar finalmente su oferta y realizar la campaña de promoción y captación de alumnos. Tras la verificación por el Consejo de Universidades, las administraciones autonómicas deben autorizar la implantación de las correspondientes carreras, lo que todavía podría complicar más un proceso caracterizado por la indefinición. ABC Fuente: Ministerio de Educación