Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 OPINIÓN MARTES 13 s 5 s 2008 ABC AD LIBITUM LA DECADENCIA DE RAJOY NTRE los personajes de primer nivel de la vida política española, por la izquierda y por la derecha, María San Gil es de los pocos que pueden sentar cátedra de coherencia, capacidad para el sacrificio, entrega a una causa, honradez extrema y claridad en la exposición de sus ideas y sentimientos. En ella no cabe ni la sospecha de que esté en la política para medrar e, incluso, sabe latín; pero no el latín del colmillo retorcido y la retranca, sino el de Cicerón, que para algo es licenciada en Filología Bíblica Trilingüe. Tan valiosa y meritoria es la figura de San Gil que hasta Mariano Rajoy fue caM. MARTÍN paz de valorarla y, en la FERRAND preparación de su última derrota electoral, llegó a ofrecerle a la donostiarra el segundo puesto, tras él mismo, en la lista electoral del PP para Madrid. San Gil, junto con la catalana Alicia Sánchez Camacho y el canario José Manuel Soria- -la voz cantante del trío- tenía la encomienda de elaborar la ponencia política para el XVI Congreso del PP; pero, ante diferencias de criterio fundamentales abandonó la ponencia. Los intérpretes de los silencios, signos y dichos equívocos con los que suele expresarse Rajoy han valorado la decisión como inesperada pero desde hace días la dirección del PP- -lo que queda de ella- -conocía las desavenencias que ha provocado el gesto y el distanciamiento de una diputada tan notable y que, uno más en la lista, evidencia el caos popular. Para entender lo que pasa, y lo que no pasa, en el PP- ¡titánica tarea! -no basta con invocar la influencia que Pedro Arriola ejerce sobre Rajoy. Si así fuese, la situación sería aún más grave de lo que parece. No sé si habrá que recurrir al fatalismo de Oswald Spengler o al optimismo de Arnold Toynbee para analizar el proceso de descomposición interna que experimenta la gran formación del centro derecha o, incluso, si será necesario recurrir a explicaciones sobrenaturales. La decadencia del PP, tremenda y acelerada, no está fatalmente predeterminada. Arranca de las varias veces demostrada incapacidad de Rajoy para enfrentarse a los desafíos que se le presentan. La astucia, y menos aún cuando se la entiende como dejación, no es nunca una herramienta política para el éxito. La nuez del problema reside en que el líder titular sólo tiene la potestad que, por sí y ante sí, le confirió José María Aznar. No ha sabido, si es que ha llegado a intentarlo, conquistar la autoridad sin la que el ejercicio del mando y el liderazgo resultan imposibles. Con los mimbres que saltan a la vista, el Congreso no podrá hacer el cesto que el PP necesita y a España conviene. Despilfarrar la representación de más de diez millones de votantes es un acto de irresponsabilidad que todavía se sostiene gracias a los gestos responsables que, como María San Gil, efectúan los pocos notables en activo que quedan en la formación. E VISTO Y NO VISTO QUE SÍ, HIJO, SÍ. TÚ SERÁS PRESIDENTE ESPUÉS de la movida de Coslada- -una versión paleta de Serpico pero sin Serpico- si todavía no ha cogido la puerta un solo representante popular en forma de jefecillo político o triste concejal, la señal es que lo de Coslada es lo de España, probablemente el país- -que viene de paisaje- -más podrido de eso que Jean Clair llama la granja occidental. -Joven, España es una ciénaga- -me dijo una vez un señor juez menudo, cuando el derecho como protección de los débiles comenzaba a ser sustituido por el derecho como promoción de los hábiles. Y regresó a su guardilla de abogado. España es una nación en manos de un Zapatero remendón que se propone remendar los tacones torcidos de España cambiando la mediasuela del catolicismo romano por la mediasuela de un espiritismo leonés con abuelo muerto que clama venganza y mamá moribunda que adivina el porvenir con estupor de sibila: -Sí, hijo, sí. Tú serás presidente. Españaes la sociedad tartufa queBoadella denuncia cenando. De hecho, el único levantamiento ético del treintañismo democrático es el de la sobrina de Rouco, que sale IGNACIO RUIZ en un cuché a culo pajarero para denunQUINTANO ciar, dice, la hipocresía de su tío. ¡El Cura y la Sobrina! Cosa del Instituto Cervantes diríamos que es, si no fuera porque la vicepresidenta Fernández también va por ahí dando voces de escándalo contra un polígamo nigeriano que no es cura y tampoco su tío. ¡Ah, el viejo resentimiento socialista de unas tanto y otras tan poco! Aunque con estudios desimple secretaria de Juzgado, la vicepresidenta Fernández se manifiesta como si fuera la reencarnación de John Rawls formulando la teoría de la equidad fairness -Vamos a proteger la libertad de quienes no creen en Dios. Es decir, que la vicepresidenta Fernández se propone proteger a los lectores de La rusa de Cebrián de la lectura del Cántico espiritual de San Juan de la Cruz, cuyos lectores, al parecer, salen tras de uno (si uno es ateo) clamando, y ni co- D gen las flores, ni temen las fieras, y pasan los fuertes y fronteras. Se ve que, para componer su doctrina, la vicepresidenta Fernández ha abrevado en las memorias de Largo Caballero, martillo de curas y maricones, que a propósito del gobierno del primer bienio republicano anota: Lo más saliente de aquel período fue la quema de algunos conventos e iglesias. La sorpresa y disgusto del Gobierno fueron grandes; hizo lo posible por averiguar qué elementos lo habían realizado. No pudo saberse nada; sólo se vislumbraba que lo hubieran hecho elementos católicos reaccionarios, pero carecíamos de pruebas materiales. El ministro de la Gobernación, señor Maura, dimitió, pero se le convenció de la inoportunidad de una crisis ministerial y retiró la dimisión. Qué razón llevaba el clásico: pedantería y barbarie siempre llegan juntas, y tanto buenismo gubernamental nos ha vuelto a todos bobos y encima cabrones (cínicos, para el vulgo) -Y los políticos, ¿qué? ¿Alguna dimisión por lo de Coslada? Si no las hubo por lo de Annual, no las va a haber por lo de Coslada, que además es un problema de los partidos- bisagra, al decir de los analistas más serios. Algo de eso debe de haber, porque en Madrid pillaron una vez a un jefe arengando a los guardias para que chulearan a los bares. La arenga se publicó en los papeles, peroen Madrid no hay partido- bisagra, y los políticos de la mayoría absoluta salieron como lobos a gritar: ¡La grabación es ilegal! ¡La grabación es ilegal! Y hasta hoy. Pues no son demócratas ni nada, estos tíos. Sir Alfred J. Ayer, pope del positivismo lógico y hooligan del Tottenham Hotspur, el equipo al que hoy entrena el manchego Juande Ramos, dijo: Es muy saludable no escuchar la retórica sobre la democracia, sino contemplar los hechos. Mirar y ver lo que pasa realmente: ver cómo la gente vive sus vidas, ver lo que se hace realmente en los Juzgados, mirar las realidades tras de las palabras. Por la palabra, el narigudo Cyrano vence al bello y estúpido Cristián. Los grandes estadistas, como los grandes amores, entran por el oído: -Tú serás presidente.