Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 12 s 5 s 2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 75 Doris Lessing: El Nobel me ha quitado la energía para escribir CARMEN VILLAR MIR CORRESPONSAL ESTOCOLMO. Doris Lessing, premio Nobel de Literatura 2007, perdió ayer las formas y con voz agria afirmó en la radio que el premio es un desastre (frase a la que añadió un vulgar bloody que le ha quitado las ganas de escribir. Afirmó que no volverá a redactar un solo libro mientras viva: Toda mi inspiración y energía se han disuelto y han salido de mi ser como el agua que corre por una alcantarilla. La atención masiva de la prensa, radio y televisión ha conseguido que me haya sido casi imposible escribir una sola línea Afirmó la autora que desde que le avisaron de que había sido premiada con el galardón, lo único que hace es dar entrevistas y posar para fotografías. El carécter agrio y la mala educación de la escritora están causando quebraderos de cabeza a la Academia. A pesar de que Doris Lessing recibió complacida los diez millones de coronas que acompañan al Nobel, no ha dejado de despotricar contra la real institución. Empezó negándose a viajar a Estocolmo y, cuando la televisión pública envió a un grupo de periodistas a su domicilio, estuvo muy antipática con ellos. No quiso contestar a las preguntas que se le hicieron y, con mala cara y peores palabras, acusó al entrevistador de no saber nada de literatura y otras lindezas. Con ocasión de la entrega del premio, ceremonia que la Embajada de Suecia en Londres organizó en el domicilio de Lessing, arremetió contra la enviada especial de Radio Nacional, Maria Eksele, regañándola por preguntarle tonterías y cosas parecidas. Horace Engdahl, secretario permanente de la real institución, contesta que siente muchísimo que la autora ataque tan despiadadamente al Nobel y a la Academia, pero es algo que no puedo cambiar. Sigue pensando a pesar de todo que la elección era merecida. Por si todos esos desaires fueran poco, Doris Lessing no cumple con lo prometido: los galardonados con el Nobel se comprometen a firmar sus obras y a participar en algunas ceremonias de la Academia. Sin embargo, la inconformista autora de Dentro de mí que según Horace Engdahl figuró desde hace años en nuestras deliberaciones se niega tanto a firmar sus libros como a tomar parte en sus festejos. FELIPE GUZMÁN ABCD las Artes y las Letras, premiado en la Feria del Libro de Sevilla Fernando Rodríguez Lafuente, director de ABCD las Artes y las Letras, destacó ayer la libertad con que trabajan todos sus críticos y periodistas, además de subrayar que ABC tiene una insobornable dedicación a la cultura dede hace más de cien años Rodríguez Lafuente realizó estas declaraciones al recoger, acompañado por Catalina Luca de Tena, presidenta- editora de ABC, el premio concedido por la Feria del Libro de Sevilla. El pecio hallado en Barcelona fue construido al modo vikingo El suceso demuestra que hubo comercio entre el Mediterráneo y el Atlántico DAVID PERIS- MENCHETA BARCELONA. El sector inmobiliario está de enhorabuena: ¡Por fin buenas noticias! Y es que, a raíz de unas obras, se ha realizado un hallazgo histórico sin precedentes en la costa catalana. La aparición de una embarcación del siglo XIII- XIV ha surgido durante la construcción de un aparcamiento subterráneo en la Barceloneta, un barrio de la ciudad condal que fue, en tiempos del medievo, mar abierto. Las obras realizadas por Sacyr Vallehermoso, al estar situadas en un lugar céntrico de la ciudad, han contado con la supervisión del Museo de Historia de Barcelona, dando por resultado el histórico hallazgo. El pecio, de origen cantábrico, según Xavier Nieto, director del Centro de Arqueología Subacuática de Cataluña (CASC) es la prueba física que demuestra que hubo comercio marítimo entre el Mediterráneo y la zona atlántica durante la época medieval. Hasta el descubrimiento de la embarcación, se sabía de este comercio por numerosos escritos de la época, pero no se tenían pruebas físicas del mismo. Antes, el desplazamiento de mercancías se hacía mucho más por mar que hoy en día cuenta Nieto. El traslado de cargas pesadas por tierra no era sólo mucho más costoso, si no que los bandoleros y las demás dificultades de la época empujaban a los comerciantes a optar por la vía marítima. Dar la vuelta en barco a la Península Ibérica no era, de todas maneras, empresa fácil. El éxito de ésta dependía sobre todo de las condiciones climatológicas: la travesía oscilaba entre apenas diez días y los tres meses, siempre dependiendo del estado del mar. Según Nieto, a pesar de que sólo ha quedado una pequeña parte de la embarcación, ésta, realizada al modo vikingo, se conserva en buen estado. Es díficil encontrar madera si no es con el clima adecuado: necesita de humedad para su conservación, aunque con el paso Detalle de los restos hallados en Barcelona ABC Un navío venido del Cantábrico El atractivo especial de este pecio- -el hallazgo es de unos seis metros de largo por seis de ancho y su construcción se realizó mediante tingladillo o lo que es lo mismo, colocar los tablones de madera los unos sobre los otros- -radica en la procedencia del mismo: la zona del Cantábrico. Cuenta Xavier Nieto que esta embarcación fue construida a través de una técnica directamente heredera del proceder de los vikingos en materia de barcos. Los antiguos habitantes de la costa del Báltico construían sus navíos de una manera mucho más robusta que en otras zonas, por ejemplo, en el Mediterráneo. ¿Qué pudo transportar este barco, allá por el periodo situado entre el siglo XIII y el XIV? Según Nieto, las posibilidades son múltiples: podría tratarse desde todo tipo de tejidos traídos de Flandes, hasta barras de hierro forjadas provenientes de las minas del norte, pasando por cereales de Castilla, artículos de lujo de muy difícil acceso en el Mediterráneo como ámbar... del tiempo se transforma en una especie de corcho El pecio, que ha sido convenientemente humedecido para mantenerlo en buen estado durante la excavación, será despiezado para su traslado al CASC en Gerona. Allí, se procederá a ex- traer la sal de la embarcación, proceso que durará medio año. Una vez desalada, la madera será tratada con una cera sintética llamada PEG que expulsará el agua de la misma y que hará que se solidifique, proceso que durará unos tres años.