Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 CULTURAyESPECTÁCULOS LUNES 12 s 5 s 2008 ABC Evocación del Palacio de Mantua, visto por Pier Luigi Pizzi, en el Teatro Real JAVIER DEL REAL L Orfeo de palacio a la sala de cine Mañana se estrena una nueva producción de la que está considerada la primera ópera de la Historia, con dirección musical de William Christie y escénica de Pier Luigi Pizzi s El 19 de mayo será retransmitida, vía satélite, a más de 80 cines de España y Europa POR SUSANA GAVIÑA MADRID. Cuando uno entra por la puerta que da acceso a la sala del Teatro Real realiza un viaje en el tiempo y se traslada, en cuestión de segundos, a principios del siglo XVII, exactamente al 24 de febrero de 1607. El lugar: el teatro del Palacio de Mantua, donde el duque de Mantua, Vincenzo Gonzaga, espera impaciente la representación de la obra que le ha encargado a un músico de su corte, Claudio Monteverdi- -con un libreto de Alessandro Striggio- tras quedar fascinado por la Euridice creada por Jacopo Peri. Hay un gran trasiego en la sala mientras los músicos, los cantantes, los bailarines y el público ocupan sus respectivos lugares, no muy alejados entre sí, antes de que comience la función que marcará una fecha clave en la Historia de la Música: el nacimiento de un género, la ópera. Si bien nadie es atreve a ratificarla como la primera- -el propio director musical William Christie asegura que es una de las primeras nadie discute su calidad ni su modernidad. Cuatro siglos la contemplan y la aplauden. Este ambiente es el que ahora ha querido trasladar el director de escena Pier Luigi Pizzi al Teatro Real en esta nueva producción de L Orfeo en colaboración con La Fenice de Venecia, que se enmarca dentro de la programación de la trilogía de Monteverdi, que completan Il ritorno de Ulises y L Incoronazione de Poppea y que se podrá ver en temporadas sucesivas. En la que formará equipo con el director de orquesta William Christie que pondrá al frente de la formación, de instrumentos originales, Les Arts Florissants. Tanto Christie como Pizzi coinciden en su forma de afrontar este reto, en el que reconocen han encontrado una comunión de espíritu en una obra donde hay un equilibrio perfecto entre la música, el canto y el verso Ambos persiguen el mismo objetivo, convencer al público a través de lo que ven y lo que escuchan e insisten en que no es una reconstrucción de lo que sucedió aquel 24 de febrero de 1607 y sí En gran pantalla Cines: L Orfeo se podrá ver en más de 80 cines de España (consultar página web del Real) y Europa (Reino Unido, Alemania, Italia, Holanda, Bélgica... Sistema: Alta definición. Precios: Entre 14 y 8 euros. Fecha: 19 de mayo, a las 20 horas. una evocación de aquella velada. En la primera parte de la ópera (actos I y II) un himno al amor y a la pasión Pizzi ha vuelto a los orígenes el teatro del Palacio de Mantua donde tuvo lugar el estreno. Sin el foso convencional, los músicos (una orquesta de veinte instrumentistas) y los artistas se moverán con libertad. La idea de esta puesta en escena es unir los instrumentos con las voces, la música más la palabra En la segunda parte, más dramática pues es el descenso a los infiernos, la acción se traslada al siglo XX. Es una reflexión sobre la modernidad de esta obra, que hoy sigue dejando estupefacto al público En el reparto, Dietrich Henschel, Maria Grazia Schiavo y Agustín Prunell- Friend. Más información sobre las salas de cine: http: www. teatro- real. com CONTEMPORÁNEA György Kurtág en Madrid I Obras de György Kurtág. Intérpretes: Keller Quartett. Lugar: Auditorio Nacional de Música. Madrid. Fecha: 7- 07- 08 Flores somos ANDRÉS IBÁÑEZ Nunca acaba uno de entender por qué ese gusto que tienen ciertos intérpretes por tocar todas las obras seguidas, sin pausa entre una y otra. En el caso de estas de Kurtág, que no son obras muy conocidas del reper- torio, es fácil que los oyentes se pierdan y no sepan muy bien qué es lo que están oyendo, dónde termina Aus der Ferne III, por ejemplo, y dónde empieza Hommage á Jacob Obrecht. Y es que hay ciertos intérpretes que no desean ser interrumpidos por los aplausos: quieren tocar, tocar y tocar sin que les molesten. Los aplausos, al final. Maravillosas, impecables versiones del Keller Quartett de una serie de obras para cuarteto de cuerda del maestro húngaro, que se extienden entre su opus 1 de 1959, la primera que consideró digna de entrar en su catálogo cuando tenía ya 33 años, hasta los Six moments musicaux de 2005. La obra de Kurtág es la prueba de que la famosa vanguardia no tiene por qué estar reñida con una intenso, conmovedor sentido de la belleza. Kurtág es un autor de un autor de obras ascéticas de infinita pureza, un miniaturista creador de obras muy breves o compuestas de muchas partes muy breves. Me atrevería a decir, también, que es el compositor más lírico después de Alban Berg, dentro de una época de la historia que no ha favorecido, precisamente, la aparición del lado más lírico de la música. Toda la música del siglo XX Escuchemos, por ejemplo, el Officium Breve, In memoriam Andreae Szervánsky una pieza de unos doce minutos compuesta por quince partes, una de sus obras más bellas. Resuenan en estas intensas páginas toda la música del siglo XX, desde Bartók a la microtonalidad, pero escuchamos también a Beethoven y a Bach, y también una autocita del célebre Flores somos de Játékok, una melodía compuesta por siete notas que trazan un amplio, lírico, inolvidable floreo. La música contemporánea no suele recordarnos que somos flores que apenas duran unos compases de la música del mundo. La de Kurtág lo hace. Para eso venimos aquí a escucharla y por eso le aplaudimos.