Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 12- -5- -2008 ECONOMÍA 39 www. abc. es economia Estanqueros y fabricantes temen una nueva guerra de precios en el sector del tabaco Hacienda recaudó 8.600 de los 11.000 millones que facturó el sector durante el pasado ejercicio MAITE VÁZQUEZ DEL RÍO MADRID. Algunos fabricantes- -no todos- -y la Unión de Estanqueros están preocupados por lo que pasa en el sector, una situación similar a la que acabó en una guerra de precios en 2006. Unos y otros piden al Gobierno que actualice el mínimo de venta establecido entonces, que limitó la competencia de las marcas blancas cuyo precio era inferior a 2 euros. Este mínimo quedó fijado en 70 euros por cada 1.000 cigarrillos y no se ha actualizado desde entonces y, según el presidente de la Unión de Estanqueros, Manuel Fernández Vicario, debería estar- -de acuerdo con la inflación de los dos últimos años- -en 79,60 euros. Están empezando a aparecer en el mercado cajetillas con precios en torno a dos euros y si no hay una actuación rápida de Hacienda puede reproducirse la crítica situación que vivimos hace dos años con la denominada guerra de precios explica Fernández Vicario. Precisamente, el mínimo establecido para que las pequeñas empresas no abusaran con precios bajos fue la consecuencia de la primera guerra de precios que tuvo lugar en España, iniciada por Philip Morris (fabricante de la marca más vendida en nuestro país, Marlboro) y seguida por Altadis (la empresa hispano- francesa que más vende en España) En aquella guerra, en la que ambas compañías perdieron por la bajada de precios, y de la que otras se beneficiaron por no entrar en la batalla, también se vieron afectados los estanqueros, que habían comprado a un precio más caro el tabaco que luego tuvieron que vender más barato. Algunos fabricantes y los estanqueros aseguran que se está volviendo a la misma situación, afectados por la competencia de las marcas blancas que se producen mayoritariamente en Luxemburgo y que se venden a dos euros la cajetilla en nuestro país. Al fijarse ese mínimo se elevó el precio de esas cajetillas, principalmente consumidas por los más jóvenes con el fin de desincentivar su consumo. Estas marcas blancas son ahora el problema del mercado, ya que el contrabando ha dejado de ser un problema al encontrarse en su nivel más bajo de la historia, pues representa el 0,33 de lo que se vendió en 2006, frente al 29,60 de 1993. No obstante, consultadas fuentes de la patronal del sector AET, concretan que las cajetillas baratas mantienen una cuota de mercado bajo y otros fabricantes coinciden en esta matización. Los datos muestran que en el primer trimestre del año, según el Comisionado para el Mercado de Tabaco, algunas marcas han empezado a perder cuota de mercado. Este es el caso de Marlboro, que ha visto EVOLUCIÓN DEL IMPUESTO ESPECIAL 8.000 7.000 6.000 5.000 4.000 3.000 2.000 1.000 0 ABC Fuente: Comisionado para el Mercado de Tabacos FACTURACIÓN En porcentaje Cigarros 3,75 Picadura de liar 1,78 Picadura de pipa 0,07 Recaudación impositiva Millones de cajetillas Cajetillas de cigarrillos 94,4 94 95 96 97 98 99 00 01 02 03 04 05 06 2007 Desincentivar el consumo Las multinacionales tendrán que adaptar su precio para no perder cuota de mercado; ellas pueden defenderse El erario público se queda con el 80 de lo que vale una cajetilla y los estancos ganan el 8,5 de lo que venden descender su facturación un 0,041 -del 18,613 del total del primer trimestre de 2007 al 18,572 en los tres primeros meses de este año- al vender un 0,236 menos de cajetillas. También han bajado las ventas y la facturación de marcas como Ducados Negro, L M, John Player, Pall Mall, Lambert Butler, Gold Coast, Coronas Rubio BN o West, entre otras muchas. Aunque también otras marcas han visto crecer su facturación y ventas, como Fortuna, Chesterfield o Winston. De momento, en el primer trimestre de 2008 se han vendido 1.034 millones de cajetillas por 2.662 millones de euros, mientras que desde la patronal se confirma que las ventas continúan descendiendo paulatinamente a un ritmo anual del 3 dato en el que coincide también la Unión de Estanqueros. Hacienda, por su parte, se lleva el 80 de esta facturación. Así, en 2007 de los 11.148 millones que facturó la industria del tabaco, Hacienda se quedó con 8.628 millones, según cifras del Comisionado para el Mercado del Tabaco. La disparidad de opiniones en este sector da a entender que nadie se atreve a ser el primero en actuar, dada la primera experiencia de guerra de precios. Pero ya comienzan a escucharse las primeras voces que reclaman una nueva subida de impuestos. Fernández Vicario considera que la asignatura pendiente es que se fije un mecanismo de actualización del mínimo fijado en 2006, como en el resto de la UE. ¿Quién será el primero? Hay pánico a que haya otra guerra de precios explica Fernández Vicario a ABC, quien concreta que cuando existe una horquilla tan grande de precios, perjudica al más grande. Se nos está avecinando otra guerra de precios porque compañías como Philip Morris no van a permitir que ocurra lo mismo y tendrá que adaptar su precio para no perder cuota de mercado. Ellos pueden defenderse concluye. En cuanto a los impuestos. Hacienda se queda el 80 de lo que pagamos por cada cajetilla y los estanqueros ganan el 8,5 de todo lo que venden. Fenández Vicario recuerda que en plena crisis económica este sector puede convertirse en la gallina de los huevos de oro al no poder recaudar tanto por IVA del resto de los sectores. La crisis está provocando un cambio de hábitos, como lo demuestran las ventas de tabaco de liar, que se está empezando a vender muchísimo al ser mucho más barato porque tiene fijados unos impuestos más bajos, y aún así Hacienda recaudó un 16 más en 2007.