Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 12- -5- -2008 Fuad Siniora, primer ministro del Líbano Hizbolá congela su lucha en Beirut pero la exporta al norte y a la montaña 31 Los países vecinos apuestan por Tadic y cruzan los dedos SIMÓN TECCO CORRESPONSAL LIUBLIANA. Los primeros resultados de las elecciones legislativas en Serbia ya indicaban que los sectores democráticos pro europeos, que encabeza el presidente de la república, Boris Tadic, tendrían la posibilidad de tomar el camino de las reformas, siguiendo la senda de muchos de sus vecinos en el área. Los analistas destacan que la oportunidad es única pero exige cumplir con las exigencias y estándares de la UE, para activar el Acuerdo de Asociación, que proporcionará a Serbia el respiro financiero necesario para echar a andar la economía del país. No puede repetirse la experiencia de la coalición que derrotó a Milósevic en el 2000, pero dejó intacto todo el aparato del régimen y frenó los cambio radicales necesarios. Los observadores insisten en que la estabilidad de Serbia es crucial para toda la región, incluyendo Kosovo, porque de ésta depende que los conflictos latentes en la zona se resuelvan a través del dialogo diplomático. Si Tadic desaprovecha esta oportunidad volverán los sectores nacionalistas, que no han renunciado a sus las reivindicaciones territoriales con los países vecinos destaca la prensa eslovena. El gas ruso hará política Con las reformas paradas y un viraje ultramontano que rechaza la mano europea y sueña con Moscú, la economía serbia empieza a tocar fondo y las inversiones se suspenden o se van. El euro pasará de 85 a 100 dinares y pronto a 170 POR R. VILLAPADIERNA BELGRADO. El analista económico Misa Brkic es de los que ya no puede oír más bobadas sobre que vivíamos mejor con Milósevic o que Rusia nos va a salvar Los datos sobre la mesa son: sueldos de 50 euros, inflación de un 150 por ciento y 1.800 dólares anuales de renta per cápita en el 2000, frente a 370 euros, 13,2 por ciento de inflación y 4.000 euros de renta en el 2008. Pero esto no significaría nada, el serbio no cree en datos sino en sueños, por ejemplo en trabajar tres horas al día por mil euros al mes El 70 por ciento quiere la UE, pero sólo el 30 por ciento está dispuesto a cambiar su vida y esforzarse por ello. ¿Cómo que atender a los perdedores de la transición? se indigna este comentarista del Weekly Economist y ex director del diario Nasa Borba ¿pero de qué transición habla Kostunica? Brkic cree que si este conservador estatista no hubiera paralizado hace dos años las reformas podrían ser ya 740 euros al mes y 8.300 euros anuales de renta per cápita, que ahora en el mejor de los casos, y con un mínimo de 3.000 millones de inversión extranjera directa, sólo se alcanzarían en 2015 Ahora la situación es tal que en Serbia, o se invierte o se muere y la coyuntura electoral no promete lo primero. El retorno de la retórica neosocialista del nacionalismo no asusta sólo a Brkic. El proyecto italiano de una fábrica de zapatos Geox, que daría 10.000 empleos, ha sido suspendido según el director de la futura zona franca de Pirot; la sucursal belgradense de Deutsche Bank empieza a no financiar ya operaciones y los austríacos de Atek han tenido que renunciar al complejo minero de Bor; el grupo esloveno Tus se marcha de Vranje y de todos sus proyectos en Serbia; General Motors suspende sus intenciones de traer el Astra a Kragujevac; y los inversores de cartera están cobrando y retirándose, el movimiento de la Bolsa se ralentiza y el índice Belex 15, que lista las acciones más líquidas, ha caído un 30 por ciento en un momento de crisis financiera global. Y mientras los partidos siguen usando las empresas públicas en su beneficio: las energéticas NIS y EPS por el DSS de Kostunica, Telekom y las aerolíneas por el DS de Tadic, el ferrocarril por el NS de Ilic. La caída de las inversiones, según el Centro de Análisis e Investigaciones Económicas, afecta a las importaciones, exportaciones y producción industrial, lo que va a llevar primero a una ralentización y luego a una caída del crecimiento del PIB. Este depende en gran medida en Serbia del consumo interno, que se estancará si no hay préstamos. El analista Goran Nikolic teme que si los nacionalistas y radicales ganan hoy y forman gobierno, el flujo de capital extranjero devendrá mínimo la Bolsa se estancará y la precaria economía local quedará aislada. La comentarista Julijana Mojsilovic teme la tradición de que los serbios, cuando llegan a una encrucijada, siempre toman el camino equivocado Habla de la desconfianza en el médico frente a lo natural, que es lo serbio, y por extensión sus mitos, o sea la presunta hermandad eslava y rusa Así la preferencia por morder la mano de Bruselas que nos ayuda, aunque sea inmerecidamente para soñar con una mítica conexión rusa que en realidad jamás en la historia nos ha ayudado insiste Brkic. sidente del Pacto de Estabilidad regional, recuerda que no Rusia sino la UE ha hecho un enorme esfuerzo financiero y político con Belgrado. Pero el último ejemplo de que el mito gana a la realidad es el regalo del 51 por ciento del monopolio energético NIS a Gazprom por la sexta parte de su valor y sin ningún arbitraje internacional. ¿Qué le impedirá a Gazprom, o sea al Kremlin, cortarnos el gas si no le gusta el próximo gobierno? pregunta Brkic recordando lo que hizo Putin a Julia Timoshenko, en pleno invierno, en Ucrania, que de rebote dejó a media Europa tiritando. Brkic culpa al primer ministro Kostunica de volver a prender la hoguera nacionalista, aunque Svilanovic asegura que ni Kostunica ni los radicales de Nikolic podrán detener la integración europea Pero necesitada la economía de una sonda de 5.000 millones anuales, una pérdida de reservas, una evaporación de los 4.000 millones en ahorro y una devaluación del dinar es la predicción de varios expertos sondeados por este diario. El euro pasará de 85 a 100 dinares y pronto a 170 dicen los cálculos de Brkic. De la mano de Nikolic y Kostunica, la autarquía y el comeremos hierba de Milósevic podría regresar Aviones de harina Moscú ingenia en el momento justo el envío de dos aviones de harina para los serbios de Kosovo, pero los datos revelan que, en realidad, la inversión rusa en Serbia es menor que la propia de Serbia en Rusia. El ex ministro de Exteriores liberal, Goran Svilánovic, hoy pre- De la mano de Nikolic y Kostunica, el comeremos hierba de Milósevic podría regresar ta un séxtuple de poder adquisitivo, el patriotero primer ministro quisiese capitalizar en el descontento, haciendo ajenos la corrupción y el 30 de paro. Brkic opina que Kostúnica es en realidad metadona para los adictos a la droga de Milósevic También el liberal Svilánovic considera que a algún sitio van los dos millones de votos de Milósevic y Brkic recuerda que parte de las masas que finalmente se volvieron contra el líder socialista en el 2000 lo hicieron porque no había ganado las guerras, no porque no hubieran querido ganarlas Los analistas recuerdan que ni los ultranacionalistas del SRS han hecho campaña con Kosovo, sino antes contra Europa y a favor del resurgir ruso bajo Vladimir Putin. Kosovo era una cuestión desaparecida de las preocupaciones serbias. Retórica neosocialista Una vendedora en la localidad kosovar de Mitrovica junto a un cartel del partido radical serbio REUTERS