Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA www. abc. es LUNES 12- -5- -2008 ABC La Policía sospecha que el hijo de Ternera dirige la reorganización de Batasuna Además de Egoitz Urrutikoetxea, de la renovación de la coalición ilegal se ocuparían también Salaberría y Ozaeta JAVIER PAGOLA MADRID. Las Fuerzas de Seguridad sospechan que los etarras Egoitz Urrutikoetxea Laskibar- -hijo de Josu Ternera Jon Salaberría Sansinenea y Ainhoa Ozaeta Mendicutelatz, podrían estar dirigiendo y controlando desde Francia la reorganización clandestina de Batasuna. Los tres, que en su día formaron parte de la coalición ilegalizada, encuadrados en el sector más duro- -proceden de la kale borroka decidieron pasar a la clandestinidad entre 2005 y principios de 2006, cuando los representantes del Gobierno y ETA realizaban los trabajos de cocina que propiciaron el anuncio del alto el fuego permanente Entonces se consideró, tal y como adelantó ABC, que el máximo cabecilla de la banda, José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera les había fichado para potenciar el frente político encargado de negociar con el Ejecutivo en el marco del proceso de paz La renovación de la mesa nacional ha estado siempre dirigida y controlada por la banda, en su condición de vanguardia del denominado MLNV Pero lo ha hecho a través de los comisarios políticos que había colocado en la coalición. Sin embargo, los golpes recibidos por Batasuna, sobre todo tras la ruptura de la tregua, ha abierto una situación inédita en la izquierda abertzale Han sido detenidos los cabecillas, los que estaban llamados a sustituirles en caso de la caída de aquellos, incluso los alistados en un tercer rango y la mayoría de aquellos que desde la sombra se encargaban de mantener la ortodoxia impuesta por la banda. De ahí que los expertos trabajen con la idea de que ahora sea ETA la que se haya visto obligada a recomponer la estructura de Batasuna, con todo el riesgo que ello le pueda suponer para su seguridad. En este sentido, se sospecha que para esta función hayan sido designados Egoitz Urrutikoetxea, Jon Salaberría y Ainhoa Ozaeta, que conocen perfectamente la coalición ya que pertenecieron a ella, en puestos de responsabilidad. De acuerdo con las fuentes antiterroristas consultadas, para recomponer Batasuna estarían utilizando a responsables de los herrialdes (estructura de los pueblos) alineados con los sectores más duros. El caso es que, aunque en la actualidad apenas se detectan movimientos, la Policía da por hecho que la coalición se está reorganizando. Y lo está haciendo en la clandestinidad, dándose su tiempo, consciente de que en el momento en el que la nueva mesa nacional se presentara en público, como tal o con la careta de la izquierda abertzale el peso de la Justicia caería sobre ella de manera implacable. No tiene prisa o, mejor, no puede permitirse el lugo de tenerla. Las fuentes consultadas recuerdan que la Justicia ha descabezado en los últimos años a la coalición, con el desmantelamiento de su mesa nacional pero Batasuna mantiene operativas sus mesas locales encargadas de la dinamización de las bases proetarras y de crear y dirigir la red de batasunkides en cada pueblo. Los expertos consideran que, en la actual coyuntura, sin un liderazgo nacional Batasuna se está recomponiendo a través de esas mesas locales Sus integrantes, que forman un número muy reducido, se reúnen evitando locales que puedan ser vinculados con la izquierda abertzale y fijando citas con poco tiempo de antelación, en un intento de burlar cualquier seguimiento policial. Batasuna, clandestina, ha entrado así en una fase de resistencia, en la que, sin liderazgo directo, sus restos trabajan movidos por una inercia acumula- Obsesión del padre por su seguridad durante el proceso Interior cree que Ternera conserva el poder en ETA, eso sí, compartido con el resto de jefes que integran el comité ejecutivo y que su ausencia en la última reunión entre el Ejecutivo y la banda durante el proceso pudo deberse a motivos de seguridad. A aquel encuentro, entre abril y mayo de 2007, sí acudió Javier López Peña, Thierry con importantes responsabilidades en el aparato militar lo que en algunos medios fue interpretado como prueba de que éste habría desplazado a Ternera A este respecto, las fuentes consultadas creen que se trata de un análisis precipitado. Por una parte, la banda nunca ha estado en manos de un sólo dirigente, sino que las decisiones salen del comité ejecutivo integrado por un número impar para evitar empates. De otra, recuerdan que antes de ese encuentro, la Gendarmería detuvo el 29 de marzo a Jon Iurrebaso, correo de los cabecillas de ETA, y a su guardaespaldas Kepa Suárez. Pese a exhibir varios números de teléfono de mandos policiales como salvoconducto, ambos ingresaron en prisión, lo que pudo hacer creer a Ternera que estaba cercado y decidió no ir a la última cita con el Gobierno. Asambleas camufladas Padre e hijo sostienen el anagrama de ETA quiridos mantener la moral de las bases- mereció la pena porque nunca como entonces se estuvo más cerca de la autodeterminación como resultado de un acuerdo resolutivo y, por ello, centrase en buscar un nuevo proceso el definitivo. Pero los golpes en los frentes policial y judicial han abortado esa estrategia. Los expertos auguran que esta fase de resistencia en la que ha entrado Batasuna tiene carácter indefinido, incierto. De momento, no contemplan, al menos a corto plazo, una refundación con otras siglas y nuevos estatutos en los que se desmarque del terrorismo en tiempos en los que precisamente su vanguardia lo está practicando. Tampoco parece viable que Batasuna se resigne a que la representación de la izquierda abertzale la ejerza ANV en el remoto caso de que este partido no sea ilegalizado también, ya que fue utilizado de forma coyuntural para colarse en las elecciones. Así las cosas, los expertos consideran difícil en la actual coyuntura, al menos a corto plazo, que la banda ofrezca a Zapatero un nuevo proceso de da durante años. Cumplen, ahora, las últimas consignas dadas por los cabecillas ahora en prisión: Hay que dinamizar la lucha contra el AVE vasco, denunciar la situación de los presos, la referencia política es la propuesta de un nuevo marco presentada en el pabellón Anaitasuna, de Pamplona, en tiempos de tregua... Banderas, eso sí, sin posibilidad de exhibirlas bajo riesgo de cárcel. Tras la ruptura de la tregua, su estrategia estaba encaminada a justificar la reanudación del terror- -el Gobierno incumplió los compromisos ad-