Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 12 s 5 s 2008 OPINIÓN 11 EL CABALLO DE TROYA DEL LAICISMO sociales del sentimiento religioso, que es el más complejo E ha interpretado la ofensiva laicista anunciada por de todos los afectos intelectuales, pero también el más tela vicepresidenta De la Vega como una especie de naz y violento, sólo trae dolor al cuerpo social. Así ocurrió, liebre -en afortunada expresión de Ignacio Capor ejemplo, cuando a Azaña se le ocurrió decretar la desmacho- -que se lanza para desviar la atención de otros aparición repentina de la religión en España. asuntos más conflictivos o perentorios. Pero pecaríamos A nadie se le escapa que la nueva ofensiva laicista anunde ingenuidad si nos negásemos a avizorar el propósito de ciada por el Gobierno tiene como único propósito extirpar ingeniería social que subyace en la ofensiva. La sociedad el ascendiente de la religión católica sobre la sociedad esestá compuesta por individuos; y los individuos son, en su pañola. Y ya se sabe que el hombre, extirpado de reinmensa mayoría, religiosos por naturaleza. El Esligión, empieza a supurar superstición. El Gobiertado, como construcción estructural de la socieno entiende- -y entiende bien- -que la religión es dad, tiene la obligación de atender la religiosidad la última defensa que protege al hombre frente a de los individuos que la componen y de hallar solulas supersticiones laicas. Entiende también que, ciones que permitan que las distintas sensibilidaconfinada en el ámbito privado, la religiosidad del des religiosas puedan coexistir en pacífica convihombre se agosta y termina por fenecer. Y entienvencia. La Constitución española, al consagrar el de, en fin, que, con su religiosidad fenecida, el homprincipio de aconfesionalidad del Estado, dio solubre deviene más frágil y manipulable, más dúctil ción a este problema: a la vez que ninguna religión JUAN MANUEL a cualquier ejercicio de ingeniería social. Resulta tiene carácter estatal, los poderes públicos se comDE PRADA muy dilucidador que la vicepresidenta De la Veprometen a mantener relaciones de cooperación ga, a la vez que anunciaba la ofensiva laicista gubernacon las diversas confesiones, atendiendo a las creencias de mental, adelantase un rimbombante Plan de Derechos la sociedad; de donde se desprende que dicha cooperación Humanos El hombre religioso sabe, como Benedicto tiene que ser especial con la Iglesia Católica, por encarnar XVI afirmó en su reciente discurso ante la Asamblea Ge- -históricamente, pero también hic et nunc- -la fe mayorineral de las Naciones Unidas, que los derechos humanos taria de los españoles. Esta solución constitucional coincise basan en una ley natural inscrita en su corazón, presende con el ideal del Estado pluralista moderno; y supera por te en las diferentes culturas y civilizaciones; y que, por lo igual fórmulas coactivas de otras épocas (en donde una tanto, son universales y anteriores a cualquier forma de mayoría aspiraba a imponer su religión a los demás) y tamorganización política. El hombre al que le ha sido extirpabién la fórmula liberal, que propone que el Estado se manda la religión no le queda sino abrazarse a la superstición tenga ajeno o indiferente a las creencias religiosas de los laica, según la cual el sentido y la interpretación de esos ciudadanos. derechos humanos pueden variar, dependiendo del conEl ideal laicista es una conjunción nefasta de la fórmutexto político de cada momento; de este modo, los derechos la liberal y de las fórmulas coactivas de otras épocas. Prohumanos dejan de ser una propiedad humana universal e pone que la religión sea un asunto privado; pero su íntimo, inalienable, previa a cualquier forma de organización poinconfesable anhelo, consiste simplemente en eliminar la lítica, para convertirse en concesión graciosa del gobierreligión comorealidad, tantoen lo públicocomo en lo privano de turno, que podrá configurarlos a su libre antojo y do, empezando por lo primero. Y es que el laicismo sabe que hasta enajenarlos. una religión confinada en el ámbito privado no es religión Creo, sinceramente, que la ofensiva laicista del Gobierpropiamente dicha: la religión tiene que ser forzosamente no es mucho más que una liebre, querido Ignacio: es el casocial, puesto que el hombre lo es zoon politikón lo defiballo de Troya del Régimen. nió Aristóteles) y, en consecuencia, tendrá que irrumpir www. juanmanueldeprada. com en la vida pública. Tratar de reprimir las manifestaciones EL ÁNGULO OSCURO UNA RAYA EN EL AGUA S LA REINA DE ÁFRICA UANDO un progre o una progre salen de la confortable Europa para ejercer de misioneros laicos suelen topar con realidades chocantes que agrietan su sentido etnocéntrico de la existencia: gente que corta las manos de los ladrones, mutila el clítoris de las chicas o se casa con varias mujeres a la vez. Otros comen insectos o se cuelgan una pesa de los genitales. Es lo que tiene viajar, que se conoce mundo ancho y diverso. Si unos anfitriones te honran sirviendo a la mesa una cucaracha frita hay que sonreír y fingir falta de apetito, pero si IGNACIO te presentan a un harén CAMACHO conviene disimular y hacer mutis por el foro. Sobre todo si eres feminista y no te gusta hacer el ridículo. A la vicepresidenta De la Vega la han puesto en un aprieto multicultural al retratarla con un polígamo nigerino (que no nigeriano) para el que constituía todo un honor presentarle a su numerosa familia. Iba la dama de safari antropológico, versión moderna de la Reina de África buen rollito, desarrollo cooperativo, nalingi botondi, amigos para siempre y tal, pero sus asistentes personales olvidaron meterle el manual de costumbres indígenas en el equipaje, junto al salakoff mental con el que los europeos suelen viajar al Tercer Mundo. Ahora se declara horrorizada al verse fotografiada en tan imprudente renuncio, que hace chirriar su buena conciencia igualitaria. Algún reflejo intuitivo o prudente impulsó a sus acompañantes Leire Pajín y Bibiana Aído a quedarse discretamente al margen de la escena; debieron olerse la tostá, pero esas cosas se avisan, mujeres de Dios. Y más a la jefa de una. La encerrona se presta a chistes fáciles, y algunos crueles, pero es más interesante la categoría que la anécdota. La categoría consiste en la paradoja desnuda a la que se enfrenta nuestro progresismo igualitarista cuando se aleja de sus frágiles coordenadas geográficas y sociales y encara realidades complejas que ponen en solfa el multiculturalismo de boquilla y la superioridad redentorista con que a menudo sale de paseo la izquierda. La vice y sus colegas iban al Níger a exportar igualdad de género y se dieron de bruces con la Alianza de Civilizaciones en todo su contradictorio esplendor. Ocupada como está en enredar con la confesión católica de la mayoría de sus compatriotas, De la Vega recibió in situ una lección recordatoria sobre qué clase de religiones son las que chocan frontalmente con las costumbres democráticas y los derechos humanos. Eso sí que es mestizaje de creencias (Blanco dixit) y por inmersión. Claro que si de choque de culturas y de relativismos se trata, quizás hubiera que preguntarle al sonriente polígamo que tan ufano estaba de posar con su horrorizada benefactora. Seguramente le ofenderá el rechazo y le parecerá extravagante que los mismos europeos que se escandalizan de que esté matrimoniado con tres mujeres admitan con naturalidad que un hombre pueda casarse con otro. Que alguien ate esa mosca multicultural por el rabo. C