Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
114 TVyCOMUNICACIÓN www. abc. es comunicacion DOMINGO 11- -5- -2008 ABC La mala telegenia de los tribunales españoles R. B. MADRID. El derecho procesal español y el desarrollo de los juicios no sólo es distinto del estadounidense sino también (lo que es una maldición para la producción televisiva nacional) un verdadero aburrimiento. Y la introducción del jurado tampoco ha traído grandes novedades que enriquezcan el fascinante espectáculo de las cuestiones previas, los latosos interrogatorios, las conclusiones y los mortecinos informes. Cualquier serie española Turno de oficio Lobos Al filo de la ley y la nueva LEX topa con la difícil dramatización de los pleitos. Aunque cada vez más preocupadas por reflejar la realidad del sistema (ya llevan puñetas quienes deben pero los procuradores no aparecen ni por equivocación) es difícil no saltarse a la torera la muy formalista justicia española, donde las fases procesales son tan rígidas que impiden esos emocionantes testigos sorpresa de última hora. El comportamiento en estrado del personaje de Javier Cámara en LEX es intolerable en un tribunal español. Pero es que si no sería un muermo. Javier Cámara, en un fotograma de la nueva serie ABC LEX la vuelta de Javier Cámara a la televisión como abogado canalla Nueva serie de Globomedia para Antena 3 tras El internado y Los hombres de Paco ROSA BELMONTE MADRID. La vuelta a la televisión de Javier Cámara (esta vez sin público en directo, como tuvo en Hostal Royal Manzanares y en Siete vidas será con LEX La producción de Globomedia, que emitirá Antena 3 (sin fecha todavía) es una dramedia judicial con mejor pinta que anteriores intentos con los tribunales y los despachos. Y con una duración homologada por el sentido común y la costumbre internacional. Similar metraje (unos cincuenta minutos) al que tuvo Turno de oficio la única serie de abogados nacional que ha triunfado en España, aunque es verdad que en una televisión que era la única. En 1986 todavía quedaban cuatro años de reinado de TVE sin privadas. Y quedaban dos para que la cadena pública estrenara La ley de Los Ángeles el gran clásico del género. Con Daniel Écija y Nuria Bueno en el equipo creativo, LEX (León, Estrada y Xifré) está protagonizada por Javier, Cámara, Nathalie Poza y Santi Millán, los titulares del moderno despacho. Al abogado junior e idealista lo interpreta Pau Roca (el narrador de MIR También forman parte del reparto Kira Miró, Silvia Marty (la pelirroja de Un paso adelante Clara Lago y Dulcinea Juárez. Los episodios contarán con dos tramas judiciales más las personales que se desarrollarán a lo largo de toda la temporada. Humor, relaciones personales, casos raros y desenlaces inesperados son las piezas de la serie. Mario Estrada (Cámara) es un abogado brillante, canalla y, a ratos, payaso. Obviamente, SOPAS CON ONDA F. Álvarez A LO SUYO ejé House cuando un tipo estaba a punto de perforarle el cráneo a una chica al más puro estilo Bricomanía encantado de darle vidilla a una taladradora de a kilo. Pasé de Arguiñano cuando detallaba el ritual de apareamiento de D los gorrinos. Tiré la toalla con Muchachada nui en el momento en que una habitación se llenaba de gente vestida de negro que le pedía unos euros a un pájaro que, en chándal, contemplaba el teletexto. Demasiada dosis de realismo salvaje. Y todo en la misma semana. La televisión generalista, la que vivía de conectar con muchos y contentar a casi nadie, languidece. La fragmentación de la audiencia y la crisis publicitaria- -que haberla hayla- -ha dado patente de corso a los pocos programas que a estas alturas aglutinan un nutrido cuerpo de seguidores y justifi- can su presencia día a día, semana a semana. Sin embargo, esas credenciales terminan por ser a menudo fuego amigo que acribilla sus líneas. Ensimismados y mirándose el ombligo, estos espacios diseñan unos circuitos argumentales sólo para iniciados, exclusivas pistas por las que fuerzan a rodar la imaginación de un público que se retroalimenta y termina por estancarse en un mundo paralelo. Qué tiempos aquellos en los que uno encendía la tele y se enganchaba rápidamente a lo que hubiera, sin cursos intensivos. Claro que, aquello estaba pensado para entretener. la primera referencia que salta a la vista es el Alan Shore de James Spader en Boston Legal (y también el Denny Crane de William Shatner) Y si nos vamos más atrás, el excéntrico Douglas Wambaugh (Fyvush Finkel) de Picket Fences Casi todo se parece a algo. En todas las series. Y en las novelas. Lo que está permitido en la literatura (Ruiz Zafón recrea a Dickens y Pérez Reverte a Galdós o Dumas) parece que fuera reprobable en la ficción televisiva, como si hubiera que olvidar a los clásicos (David E. Kelly es el Dickens de las series de abogados) ¿Ya no va a poder haber un investigador en silla de ruedas porque recuerda a Ironside? ¿Ni una fiscal sorda como en Dudas razonables ¿Ni una abogada enana como en Leyes de familia ¿Ni un abogado niño como en Ally McBeal ¿Ya no puede haber protagonistas malafollás porque House ha fagocitado la mala educación? Claro, El Chepa era tan agradable.