Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 11- -5- -2008 99 cien petaflops, dos mil veces superior del que disponen actualmente. Para darse cuenta de lo ambicioso de estas especificaciones, baste recordar que el superordenador más potente del mundo (el BlueGene, de IBM) alcanza hoy una velocidad de procesamiento de 478,2 teraflops (que equivale a menos de medio petaflops) lo que le otorga la capacidad de realizar hasta 478,2 billones de operaciones matemáticas por segundo. El primer superordenador capaz de alcanzar un petaflops (mil billones de operaciones por segundo) no ha sido presentado oficialmente todavía, aunque se espera que se anuncie en el transcurso de este mismo año. Los climatólogos, sin embargo, están pidiendo un poder cien veces mayor. Creemos que sabemos cómo hacerlo- -asegura el meteorólogo Jagadish Shukla, uno de los 150 participantes en el congreso de Reading- pero necesitamos potencia de computación La mayor parte de los gobiernos del mundo ya están convencidos, a estas alturas, de que el cambio climático es algo inevitable, y exigen con urgencia detalladas prediccio- Predicciones más precisas nes locales que les ayuden a prepararse y a adoptar las decisiones más adecuadas. Por eso, los climatólogos creen que los políticos están muy dispuestos a invertir los cientos de millones que serán necesarios para poner en marcha el proyecto, si los científicos podemos prometer a cambio respuestas concretas a cuestiones clave, como son el suministro de agua o alimentos, las sequías o la salud Muchos de los modelos climáticos actuales contienen incertidumbres y cuestiones sin resolver que los expertos han tendido hasta ahora a minimizar con la intención de demostrar que tenían razón y que el Para acometer la tarea, los investigadores necesitan una potencia de cálculo 2.000 veces superior a la actual cambio climático era algo muy real. Y son muchos los investigadores que admiten la necesidad de mejorar los modelos globales de predicción y las proyecciones meteorológicas a largo plazo para ofrecer a los distintos países herramientas precisas y, sobre todo, útiles. La mayor parte de los mode- los actuales, por ejemplo, se han mostrado hasta ahora incapaces de simular correctamente el funcionamiento de importantes características y rasgos del sistema climático global. Los huracanes atlánticos, las sequías en Europa, el motivo y la periodicidad de las glaciaciones, o la forma en que funcionan fenómenos como El Niño son sólo algunas muestras de cómo la realidad elude los esfuerzos de los investigadores y, a menudo, no se deja atrapar por sus algoritmos. En la actualidad, todos los modelos climáticos funcionan y dependen de agencias nacionales, como el NOAA norteamericano o la Met Office bri- tánica. Pero los expertos reunidos en Reading consideran que sólo una decidida colaboración internacional puede conseguir los fondos y los recursos necesarios para llevar a cabo el proyecto. Algunas voces, pocas, han mostrado su escepticismo y ponen en duda la necesidad de tanto poder de cálculo. Pero la mayoría está convencida de que es la única forma de despejar, de una vez por todas, las variables que faltan. Si hay fenómenos climáticos a gran escala que no se comprenden, jamás podremos comprender los más pequeños. Más información: http: www. ecmwf. int Un huracán está formado por varias bandas de tormenta que giran alrededor del centro Vientos de altura giran hacia afuera Las nubes de alrededor pueden tener un diámetro de hasta 500 km. y alcanzar una altura de 10 Km. Vientos centrales en espiral ascienden rápidamente Fuertes vientos en la superficie giran hacia dentro El aire se hunde en la zona en calma en el ojo de la tormenta Fuertes corrientes ascendentes Fuerza de la tormenta Los vientos y la baja presión se combinan para formar un montículo de agua cerca del ojo de la tormenta. A medida que el huracán se acerca a la orilla, el montículo de agua cobra una fuerza que puede inundar áreas costeras Una profunda columa circular de agua se forma debajo del centro 30 ESCALA DE DAÑOS DE LOS HURACANES 2 ERADO Intensidad DAÑO GRAVE 3 a 177 Km h 2,5 m b. Viento: 178 a 209 Km h Olas: 2,5 a 4,0 m Presión: 945- 964 mb. Intensidad DAÑO EXTREMO Viento: 210 a 249 Km h Olas: 4,0 a 5,5 m Presión: 920- 944 mb. 4 Intensidad DAÑO CATRASTÓFICOO Viento: Más de 249 Km h Olas: Más de 5,5 m Presión: menor de 920 mb. 5 LUGARES DONDE SE FORMAN LOS HURACANES 15 %12 %7 %12 %12 %12 Viento Viento Viento Australia Atlántico occidental Norte del Índico Sur del Pacífico Pacífico Pacífico Índico suroccidental oriental noroccidental