Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 MADRID DOMINGO 11 s 5 s 2008 ABC Asalto y saqueo a la Milla de Oro La ola de atracos nocturnos de la última semana en la calle de Serrano, casi uno al día, ha encendido alarmas entre los comerciantes. Exigen al Gobierno de Zapatero que endurezca la legislación para que los ladrones no se amparen en tanta impunidad POR MARÍA ISABEL SERRANO FOTOS: DE SAN BERNARDO MADRID. Indignación. Rabia. Impotencia. Injusticia. Miedo a estar detrás de un mostrador. Miedo a que suene el teléfono de madrugada. Son las sensaciones de comerciantes y empleados de las tiendas que se encuentran en la Milla de Oro madrileña. No es para menos. Esta última semana se ha producido una nueva oleada de robos a tiendas exclusivas de la calle de Serrano. Casi a diario. Los comercios se blindan pero no es suficiente. Lo que se pide al Gobierno de Rodríguez Zapatero son cambios legislativos y el endurecimiento del Código Penal. El objetivo es acabar con tanta reincidencia y con la impunidad de los delincuentes. Alfaro, propietario de una cadena de establecimientos familiares dedicados a la ropa y al textil instalados en varios puntos de la Milla de Oro A ver quien le quita la razón. Lo cierto es, como informábamos ayer, que durante la última semana se han perpetrado tres atracos- -uno quedó en intento- -en establecimientos de esta zona. Concretamente en la calle de Serrano, una de las más castigadas por los ladrones porque en ella se concentran tiendas exclusivas, de marcas nacionales e internacionales, joyerías y peleterías. La calle Serrano ha sido la víctima, como decíamos, de esta semana. Sin embargo, los responsables de las tiendas de otras calles- -Ortega y Gasset, Velázquez, Ayala y Claudio Coello, entre otras- se despacharon a gusto, ayer, con ABC. El problema, cuentan, no es de ahora. Viene de hace años. Por lo menos, seis o siete. Repiten, por activa y pasiva, que robos y delincuencia siempre han estado ahí. Sin embargo, en los últimos años se han incrementado las cotas de violencia y ensañamiento contra los locales y, además, se ha multiplicado el número de delitos. En resumen, hay más y con mayores destrozos. La expresión de una empleada de Loewe en Serrano 32, es de lo más elocuente. Lo llevamos fatal. Ocurre prácticamente a diario. Esto es como una lotería. No hace mucho, nosotros tuvimos tres alunizajes en un año. Sí, vale. Tienes un seguro pero las compañías hace tiempo que se están poniendo un poquito nerviosas y se empiezan a mostrar reacias a asegurar tantas lunas dice. Aquí- -añade- -tuvimos que poner cierres herméticos y, la verdad, lo hemos notado, aunque nunca sabes si es o no suficiente medida de protección. ¿Más policía? Pues tampoco estaría de más, aunque no se puede poner uno por comercio. Sí es cierto que su presencia intimida a los ladrones pero se está viendo ya que son robos muy rápidos y arramplan con todo en cuestión de pocos minutos ¡Más vale tarde que nunca! Mayores destrozos Si pongo que el bolso vale 12.000 euros, lo roban ya Otro de los lamentos de los comerciantes de la Milla de Oro es, en cierto modo, la dejadez del Ayuntamiento por echarnos un cable El encargado de una tienda de ropa exclusiva de la calle Serrano no entiende que el Consistorio no instale cámaras de vigilancia que serían muy beneficiosas durante la noche, que es cuando se cometen la mayor parte de los alunizajes Otro colega va mucho más allá: Es indignante. Tiendas exclusivas Es incomprensible que entre treinta ladrones ya fichados y conocidos acumulen cerca de tres mil delitos y sigan en la calle comentaba ayer Hilario Aquí han venido del Ayuntamiento y me han puesto una multa por no tener el precio de un bolso en el escaparate. Si yo pongo que ese bolso, de cocodrilo, cuesta 12.000 euros, me lo roban ya, al día siguiente. En eso sí están, pero lo de vigilar el coche sospechoso que a las cinco de la madrugada se aproxima a un escaparate y segundos después se empotra en la tienda, eso no cuenta. Eso da igual. Es un problema nuestro asegura el comerciante. En una prestigiosa joyería de la zona también apuestan por la instalación de cámaras de vigilancia, sobre todo nocturna. Están en otras zonas. Frenarían un poco a los ladrones En la calle de Nuñez de Balboa, número 28, está una de las tiendas Alfaro Ropa y textil. Una de las veteranas en la capital. Lo primero que hace Hilario Alfaro, su actual propietario, es felicitar efusivamente a la delegada del Gobierno, Soledad Mestre, por haber decidido, hace bien poquito, incrementar la vigilancia policial en esta zona. ¡Más vale tarde que nunca! dice. La presencia policial- -añade- siempre es bienvenida pero, no nos engañemos, tampoco es la solución definitiva. No se puede concentrar a todos los agentes en este barrio. Madrid tiene muchas necesidades. Hay que ser solidario y pensar en los ciudadanos y los comerciantes de otras zonas, en su seguridad también. Lo que no les entra en la cabeza a los políticos es la urgencia, y la necesidad, de endurecer las leyes, de erradicar tanta reincidencia y tanto pitorreo Y es aquí donde Alfaro recuerda lo ya apuntado: Da vergüenza que haya treinta ladrones que acumulen ya tres mil delitos. A alguien se le tenía que caer la cara de vergüenza, repito. Pero Dos vehículos de la Policía Nacional, ayer, en el cruce de las calles de Serrano con Goya. La Delegación del Gobierno acaba de ordenar mayor vigilancia policial