Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA El nacionalismo se radicaliza s La Asamblea Nacional del PNV DOMINGO 11 s 5 s 2008 ABC Urkullu dice que se vio con el Rey y Zapatero para hablar de la situación en el País Vasco El presidente del PNV cierra filas con Ibarretxe y su plan soberanista y avisa que defenderá sus iniciativas hasta el final M. L. G. FRANCO G. SANZ BILBAO. Los nacionalistas vascos cerraron filas ayer con el lendakari para apoyar las exigencias que Juan José Ibarretxe presentará el próximo día 20 a José Luis Rodríguez Zapatero. En la Asamblea Nacional del PNV celebrada en Bilbao, Íñigo Urkullu quiso dejar claro al presidente del Gobierno que todo el partido está detrás de la propuesta soberanista que Ibarretxe ha enviado a La Moncloa. Para reforzar sus palabras y su labor de tutelaje de esta estrategia, el presidente de la Ejecutiva del PNV afirmó ante los seiscientos miembros de la asamblea que se había visto con Don Juan Carlos I y con Zapatero para tratar asuntos del País Vasco, según aseguró a ABC uno de los asistentes a la Asamblea peneuvista. Sin embargo, fuentes del Palacio de la Zarzuela consultadas por este periódico dijeron no tener constancia de un encuentro formal de Urkullu con Don Juan Carlos, si bien recordaron que el papel moderador que la Constitución otorga al Rey le faculta, para entrevistarse con dirigentes políticos, algo que puede hacer en cualquier ocasión. Urkullu aseguró también ante los asambleístas que si no hay acuerdo en torno a la propuesta de Ibarretxe, el PNV respaldará al lendakari en su iniciativa de consultar a la sociedad vasca el próximo mes de octubre. Si no hay acuerdo, cada uno defenderemos nuestros planteamientos y nuestras iniciativas... hasta el final dijo. Aunque Urkullu matizó que su partido actuará desde el respeto a las reglas de juego, con absoluta normalidad democrática tal puntualización no resulta significativa, puesto que para el PNV la consulta no contraviene el ordenamiento jurídico, al no considerarla técnicamente un referéndum. Urkullu organizó ayer la escenificación de la unidad del partido, al convocar una asamblea extraordinaria en el Palacio Euskalduna de Bilbao, donde normalmente sólo se celebran las asambleas que cada cuatro años renuevan la dirección del PNV y sus distintas ponencias. Habitualmente, las asambleas del PNV tienen lugar en la sede del partido y no suelen estar abiertas a la prensa, ni siquiera, como ayer, para escuchar el discurso final del presidente del partido. El aplauso cerrado de los seiscientos asambleístas en pie, con el que respondieron al discurso de Urkullu, tampoco es algo normal en el PNV por lo que cabría suponer que hubo instrucciones al respecto. En todo caso, es evidente que hubo voluntad, por parte de la dirección del partido, de escenificar la unidad interna y el apoyo del partido al lendakari. Urkullu e Ibarretxe se abrazaron efusivamente ante los fotógrafos y el discurso de Urkullu también incidió en que son el PNV y el lendakari quienes hacen, de forma conjunta, un ofrecimiento firme de acuerdo a Zapatero para modificar el marco jurídico del País Vasco. Según Urkullu, el traje confeccionado para el País Vasco en la transición se le ha quedado pequeño y pasado de moda por lo que hay que confeccionar uno nuevo, de diseño propio El dirigente peneuvista considera que el PSOE y su partido tienen legitimidad y respaldo ciudadano suficiente para negociar un nuevo marco para el País Vasco con el que se profundice en el autogobierno, es decir, en la ampliación del poder político vasco y en la recuperación para nuestra ciudadanía de su capacidad para decidir en cada momento su futuro y el estatus jurídico político de su nación En línea con la propuesta enviada por el lendakari a Rodríguez Zapatero, que tiene el mismo contenido de fondo que el plan Ibarretxe rechazado en el Congreso, Urkullu reclamó un acuerdo basado en la bilateralidad y en el reconocimiento de la capacidad para preguntar a la sociedad vasca El respaldo del PNV a la propuesta maximalista del lendakari se produce después de que pareciera que el partido había rebajado el nivel de sus reivindicaciones para conseguir a toda costa un acuerdo con Zapatero que les sacara de la encrucijada de tener que convocar una consulta a la sociedad vasca en octubre, tal como se comprometió el lendakari. Reglas de juego Juan José Ibarretxe e Iñigo Urkullu intercambian sonrisas durante la asamblea del PNV celebrada ayer en Bilbao TELEPRESS CONTRADICCIONES Tras el fracaso electoral del 9- M, Urkullu intentó desvincular al PNV de los planes a plazo fijo del lendakari. Ahora vuelve a apoyar a Ibarretxe POR M. LUISA G. FRANCO BILBAO. Desde su fracaso electoral el pasado 9 de marzo, el PNV está transmitiendo mensajes contradictorios. No sólo hay distintos discursos en función de si habla la dirección del partido o los críticos que encabeza Joseba Egibar, sino que el presidente del partido, Iñigo Urkullu, cambia el discurso de fondo en cuestión de días. Inmediatamente después de las elecciones generales, Urkullu reflexionaba sobre la necesidad de adaptar el partido a la sociedad vasca, que, según su interpretación de los resultados electorales, está ahora más pendiente de los parámetros que afectan a su vida coti- EN EL MAR DE LAS diana que de proyectos ideológicos. Parecía que el partido estaba dispuesto a prescindir de Ibarretxe y de sus planes soberanistas y que buscaba otro candidato a lendakari. Los mensajes de Urkullu en esa dirección fueron claros e incluyeron la negativa a confirmar públicamente a Ibarretxe como candidato del partido para las próximas elecciones autonómicas, escudándose en que el PNV no había iniciado su proceso interno para esa elección. En esa coyuntura, el diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao, unido políticamente a Urkullu, pronunció un discurso en el que consideraba agotado el Gobierno vasco tripartito y abogaba por gobiernos de coalición con el PSE. Urkullu apoyó en cierta forma el discurso de Bilbao al defenderle frente a los socios de Ibarretxe, señalando que EA e IU- EB se escandalizan por las declaraciones del diputado general, cuando ellos habían dado muestras de deslealtad hacia el PNV Esa trayectoria hacia el distanciamiento de los planes del lendakari se vio bruscamente interrumpida la semana pasada, cuando Urkullu dijo que su partido seguiría adelante con la consulta ilegal que Ibarretxe pretende convocar en octubre. El viraje de la dirección del PNV fue confirmado por el lendakari el pasado jueves, cuando en una entrevista en la televisión pública vasca se proclamaba plenamente respaldado por su partido y advertía que nadie les iba a parar.