Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 SALUD SÁBADO 10 s 5 s 2008 ABC CALEIDOSCOPIO TRABAJAR CON OSTEOPOROSIS José María Fernández- Rúa UNA PROPUESTA INTELIGENTE a posibilidad de que el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) que dirige el investigador Mariano Barbacid, se convierta en el primer centro integral del cáncer de España depende de la voluntad política del Gobierno de la Comunidad de Madrid. Barbacid y el consejero de Sanidad Juan José Güemes han iniciado ya conversaciones en este sentido, para la posible incorporación del hospital Carlos III al CNIO. De aprobarse este proyecto, Madrid se convertiría en referencia obligada en la investigación del cáncer, ya que se potenciaría la investigación clínica de los tumores malignos. De momento- -explicó Mariano Barbacid en el foro Nueva Economía- -sólo podemos curar cánceres a los ratones en referencia a la posibilidad de aplicar la investigación básica que se lleva a cabo en el centro que dirige a los pacientes lo más rápidamente posible. En el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas trabajan en estos momentos los investigadores más acreditados de esta especialidad biomédica y, poco a poco, se van incorporando expertos de otros países como Edwin Wagner, que ha sido pionero en la creación de los primeros animales transgénicos que, hoy por hoy, son esenciales en la investigación como modelos de múltiples enfermedades humanas, desde el Alzheimer hasta los cánceres. Además, y como subrayaba recientemente la revista Nature Mariano Barbacid ha conseguido establecer un modelo de gestión en el CNIO complemente distinto al que tienen otros centros públicos de investigación, lo que le ha permitido- -según esta prestigiosa publicación científica- -situarse en apenas diez años de existencia en uno de los más reputados centros de investigación del mundo. Al hilo de lo expuesto, si los investigadores que dirige Barbacid pueden probar nuevas moléculas que investigan en sus laboratorios, como por ejemplo en las que trabajan los cincuenta científicos del programa de terapias experimentales que coordina James Robert Bischoff, se avanzará considerablemente en la lucha contra las ciento cincuenta enfermedades que constituyen el cáncer. Los genes son importantes, pero no decisivos, en la longevidad Adolfo Díez Pérez s Jefe de Servicio de Medicina Interna del Hospital del Mar Un estilo de vida saludable sí que parece tener una influencia decisiva a la hora de cumplir años, aunque no se posean los genes más eficaces para la longevidad. Ésas son las conclusiones de un estudio realizado a un menorquín de 113 años y a sus familiares PILAR QUIJADA MADRID. El equipo del doctor Adolfo Díez Pérez estudia los genes implicados en la osteoporosis, una patología ligada al envejecimiento. Y dentro de esta línea de investigación surgió la posibilidad de estudiar al que en ese momento era el hombre más anciano del mundo, un menorquín de 113 años y otros miembros de su familia, entre ellos, un hermano de 101. El estudio, en el que participaron investigadores del IMIM y del Departamento de Genética de la Universidad de Barcelona, se ha publicado recientemente en el Journal of Gerontology las variantes de ambos asociadas a una vida más larga y a una alta masa ósea. Pero esta familia menorquina no las tenía. Eso quiere decir que hay más genes que forman parte de la combinación adecuada para vivir mucho y en buenas condiciones. Pero también que los factores ambientales- -y ahí entra el estilo de vida mediterráneo- -juegan un papel decisivo en la longevidad. -Hay una relación bidireccional entre masa ósea y estado de salud general. Una enfermedad crónica importante tiene repercusión en los huesos. Y viceversa, nuestro esqueleto, cuando se deteriora, acaba teniendo fracturas, una complicación grave en personas de edad avanzada. L ¿Cómo influye el estado de los huesos en la longevidad? genética favorable, fantástico. Pero nosotros la potenciamos o contrarrestamos con nuestro estilo de vida. ¿Qué genes estudiaron? -Pensamos que era una buena oportunidad de hacer un estudio genético muy focalizado en dos genes concretos: Klotho y LRP 5, buenos predictores de la longevidad y la masa ósea, respectivamente. Buscábamos -Seguía una dieta mediterránea, no fumaba y estaba en una forma física ejemplar. Hasta los 110 años fue a trabajar cada día a su huerto en bicicleta. Su estado de salud era envidiable. El índice de masa ósea era muy bueno, no tenía ninguna curvatura anómala, ni tampoco fracturas. ¿Cómo vivía este mallorquín centenario? ¿Esto significa que la genética no es tan determinante? -Efectivamente, la dotación genética nos da ventajas constitucionales. Si tienes una carga -En la familia que estudiamos, tenían una densidad ósea muy buena. Pero, en general, las mujeres son más propensas a la osteoporosis en una proporción dos o tres veces mayor que los hombres. Hay dos razones para ello. Una es la pérdida de masa ósea ligada a la menopausia. La otra, que las mujeres viven más y hay más años por delante para desarrollar patologías asociadas al envejecimiento como la osteoporosis. ¿Las mujeres lo tienen más difícil para llegar envejecer con un buen capital óseo? ¿Cuáles son las claves para tener una masa ósea en condiciones adecuadas? -Una bien conocida es el calcio de la dieta, que se obtiene de la leche y los productos lácteos, pero que necesita de la actividad física para fijarse en los huesos. Y otro factor muy importante es la vitamina D, que se activa con la luz solar. En España, aunque estamos en el país del sol, hay una gran carencia de esta vitamina, en especial en personas mayores. La razón es que toman poco el sol y no la fabrican adecuadamente. En los países nórdicos, hay alimentos suplementados con vitamina D. ¿Habría que hacerlo aquí? -Sería una medida barata, saludable y muy eficiente suplementar los alimentos con vitamina D. -Sí. Y también como protector contra las infecciones. Esta vitamina regula la inmunidad innata, que es la primera línea de defensa frente a infecciones y otros agentes externos. Y en las personas mayores, además, condiciona la fuerza muscular y disminuye la propensión a sufrir caídas y, por tanto, fracturas. -Algunos estudios sugieren que la vitamina D juega un papel importante para prevenir el cáncer Adolfo Díez, ayer, en el Hospital del Mar de Barcelona JOB VERMEULEN Más información: http: www. imim. es