Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 MADRID SÁBADO 10 s 5 s 2008 ABC AL DÍA Ignacio Ruiz Quintano Comienza el paro indefinido del servicio de limpieza de las calles de Madrid L. TOSCANO MADRID. Los trabajadores de la limpieza viaria de Madrid iniciaron a medianoche de ayer una huelga indefinida en reivindicación de mejoras salariales, convocados por los sindicatos CC. OO. y UGT. El Ayuntamiento ha decretado unos servicios mínimos del 50 por ciento para la limpieza de calles, y de un 60 por ciento para el Servicio de Limpieza Urgente (SELUR) y pide la colaboración ciudadana. Según informaron fuentes municipales, los servicios mínimos atenderán especialmente aquellos lugares que, por sus especiales características así lo requieran, como intercambiadores de transporte, mercados y zonas de especial afluencia de público, así como los accesos a hospitales, centros de mayores y colegios. La huelga también afectará al aeropuerto de Barajas. El Ayuntamiento de Madrid ha pedido colaboración ciudadana para mantener la ciudad lo más limpia posible. Solicita no arrojar residuos a la vía, utilizar las 53.000 papeleras y no depositar muebles, enseres o residuos en las calles. A las comunidades de propietarios y los comerciantes, les solicita que colaboren limpiando las aceras en la longitud que corresponda a la fachada de sus edificios, y no sacando embalajes y cartones de las tiendas hasta última hora del día, plegados y ordenados. Las empresas concesionarias del Selur son Urbaser, Fomento de Construcciones y Contratas, Cespa, Sufi y Alfonso Benitez S. A. agrupados en ASELIP (Asociación de Empresas de Limpieza Pública) Los trabajadores de limpieza viaria de la capital son un colectivo de 7.500 trabajadores contratados por las diferentes empresas que tienen la concesión de este servicio. Los responsables sindicales de estos trabajadores han mantenido reuniones con las empresas para intentar acercar posturas. Los sindicatos solicitan una subida de 1.800 euros anuales, mientras que la patronal limita su oferta a una subida del IPC más el 0,3 por ciento. Nuestra intención es igualar lo que consiguieron los compañeros de recogida de residuos dijeron portavoces sindicales. Hoy a las 12, los sindicatos han convocado una concentración de protesta en la Puerta del Sol. NÚMEROS UNO speranza Aguirre inauguró en Las Ventas una estatua de Luis Miguel Dominguín, y un claquista (no Juan Soler, sino uno de los ciento cincuenta claquistas de ¡Esperanza sí que tiene huevos! exclamó: ¡Un bravo por dos números uno, Luis Miguel Dominguín y Esperanza Aguirre! a lo que Esperanza respondería con otro ¡Bravo! mientras que de Luis Miguel no se sabe que dijera nada, y eso que Luis Miguel fue siempre un consentido. Un consentido de los toros, que apenas le dieron. Un consentido de las mujeres mis cornadas tienen nombre de mujer que siempre lo mimaron. Y un consentido de Franco, el hombre que dio nombre a un Régimen que Esperanza, de dar crédito a uno de sus más sonoros discursos, no conoció. Esperanza nunca ha conocido ni el franquismo ni la socialdemocracia, por lo cual bien se puede decir que siempre ha vivido en el País de Nunca Jamás, que, desde luego, no es España, donde el franquismo y la socialdemocracia, cuando no están prohibidos, son obligatorios. En cualquier caso, ¿qué tiene que ver Luis Miguel con Esperanza para que Esperanza inaugure su estatua? (Por cierto, que Camba era más partidario de la estatua de un hombre pequeño hecha por un escultor grande que de la estatua de un hombre grande hecha por un escultor pequeño. A Esperanza los toros la aburren que la matan, que es lo mismo que con el fútbol le pasa a Gallardón, que encima es culé, como Zapatero. ¿Qué hace que un tío al que no le gusta el fútbol tuerza por el Barça viviendo en Madrid? Pero a Esperanza le gusta el ambiente sombreado de los toros que acompaña a sus iconos emblemáticos Cayetano y el Quinto Evangelista: náuticos azules sin calcetines, pantalones tejas, camisas a rayas, melenas distraídas y mucho ¡pues en Jerez estuvo superfenomenal! con los ojos como bolitas de alcanfor al pronunciar el nombre del republicano de Galapagar. En fin, que Luis Miguel, que fue un torero de Vista Alegre, ya tiene estatua en Las Ventas, sede de su dedazo, el dedazo del número uno. El buen Vicent se escandalizará como con el negro de Bañolas, porque lo progre es Bodies cuerpos de ajusticiados chinos disecados como ginetas o meloncillos. E Filiberto Serradilla, ayer, al volante de su taxi El dinero no era mío Filiberto Serradilla, 63 años, taxista desde hace treinta, revolvió Roma con Santiago para devolver 4.000 euros a un cliente que se los dejó olvidados en su vehículo. Tuvo que ir de Atocha a la T 4 y el pasajero despistado le dio tan solo 30 euros como recompensa POR M. I. SERRANO FOTO JULIÁN DE DOMINGO MADRID. Hay que ser muy honesto y muy buena gente para encontrarse 4.000 euros y buscar como loco al dueño para devolvérselos. Y eso que dicen que el dinero no tiene dueño. Filiberto Serradilla no piensa así. Por eso hizo lo que hizo. De corazón. Sin pensarlo dos veces. Es que ese dinero no era mío nos dice a toro pasado, tranquilo, orgulloso de haber hecho lo que tenía que hacer cualquier persona honrada. La historia es para nota. Este taxista madrileño ha sido capaz de comprobar que un cliente se dejó ese montón de dinero en su vehículo y, ni corto ni perezoso, poner en marcha todos los medios a su alcance para que el hombre- -porque el cliente despistado era un hombre- -no se llevara el disgusto de su vida. para recoger a un señor. Llegamos. Se subió en el taxi y nos dirigimos al aeropuerto de Barajas, a la T 4 -Me puse un poco nervioso. No me atrevía del todo a fisgonear pero, claro, de no hacerlo así no podría saber a quién se lo tendría que devolver. Lo abrí. Había dinero. Billetes de cien y de quinientos euros. Calculé unos cuatro mil. No me paré a contar. Me daba vergüenza. No era mío. ¡Y pobre el que se lo dejó olvidado! ¡Menudo trago debía estar pasando! -Ví que también había muchas tarjetas en el billetero. Llamé a la central de la Agrupación para que se corriera la voz por si el hombre nos llamaba. No tardaron mucho en decirme que me estaba esperando en la T 4, a punto de coger un avión. Me fui corriendo hasta allí. Cuando le di su billetero, el hombre me dio un abrazo. Barrer la propia acera -El señor me pagó. Los dos se bajaron del taxi y se metieron dentro de la terminal. Nada del otro mundo. Había mucho trasiego, por lo del puente. A mí me cogió otro cliente que me llevó hasta Atocha. Cuando llegamos, este señor me dice que hay algo en el asiento trasero, donde iba él. Era un billetero negro pero, claro está, no era suyo porque si no se calla. También fue muy honrado este caballero. ¿Cómo se dio usted cuenta de semejante olvido? ¿Le costó mucho dar con el dueño del billetero? ¿Nada más? ¿No le invitó ni a un café? ¿Cuál fue entonces su reacción, Filiberto? -Tenía prisa porque perdía el vuelo. Sí le dije que la carrera, hasta llegar otra vez a la T 4, marcaba 20 euros. Me dio 50. Pero eso me da igual. Mi conciencia se quedó tranquila. -Y tanto. Ya he echado una solicitud para policía local de Coslada, que con la que se ha montado necesitan gente de confianza -Eso es lo importante A las puertas del puente festivo Todo ocurrió el pasado 28 de abril, a puntito de empezar el Puente de Mayo. Filiberto nos lo cuenta con la mayor naturalidad, en medio de chascarrillos y sonrisas. Eran las once de la mañana. Cogí a una señora en la zona del estadio Bernabéu. Me dijo que enfiláramos a otra zona céntrica de Madrid No me atrevía a abrir el billetero. Me daba vergüenza, pero lo hice para saber a quien había que devolverlo He echado una solicitud para policía local de Coslada. Necesitan gente de confianza bromea Filiberto Serradilla es todo un puntazo. A sus 63 años, lleva treinta de taxista y, antes, diez de camionero. Presume de ser de Ciudad Rodrigo (Salamanca) Y de su mujer, sus 3 hijos y sus 5 nietos: Eso es lo que vale, la familia. Y no el dinero que no me pertenece Lo mejor, la familia