Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S 6 10 5 08 ROSA BELMONTE LA VACA QUE RÍE 16 S 6 LOS SÁBADOS DE Un chute de Hello Kitty Los encantadores dibujitos se han hermanado con Ruiz Zafón, el autor de mega- best- sellers Días de mal pelo uando Margaret Tatcher citó a Nigel Lawson para ofrecerle el ministerio de Hacienda, el primer consejo que le dio fue que se cortara el pelo esa misma tarde. Y no bromeaba. A Lawson, un tipo de cabellera tirando a larga, le pasaba un poco como a Hugh Grant (el actor decía que intentaba tener un corte de pelo molón pero que acababa pareciendo una lesbiana en el circuito de tenis) Aunque ningún montón de pelo en la cabeza es parecido al de Boris Johnson, el nuevo alcalde de Londres. Y me refiero a políticos, no a ricos (Donald Trump y su cardado andamiado) o a genios (Einstein y su mata de pelo) Los londinenses han elegido a un tipo permanentemente despeinado (lo del rubio platino da para un aparte) Todo lo contrario que Zaplana y su Gyperman Style. Lo nunca visto. No se trata de que luzca una larga cabellera como la de Junichiro Koizumi, el anterior primer ministro japonés (o como la actual del anterior primer ministro español) No se trata de llevar un peinado diferente como el de Julia Tymoshenko (esa trenza debe de servir también como arma de estrangulamiento, con lo que debería llevar cuidado) No se trata de gastar una cabeza borradora a lo Kim Jong II (a éste nadie lo ha elegido, claro) Se trata de que su pelo parece tener vida propia. Es de esas pelambreras que a la que te descuidas se han C pedido una pizza sin tener en cuenta que estás a dieta. Con Margaret Tatcher al mando, ese pelo no habría llegado tan lejos. Piruletas y piruetas T engo una doble vida, al menos en lo que se refiere a los gimnasios. Voy a uno megapijo y a otro megagarrulo. La variedad me ayuda a tener los pies en la tierra (lo que no tengo muy claro es si la tierra es Pijolandia o Garrulolandia) En Pijo Gym (ni siquiera es gym sino wellness y esas cosas) hay televisiones para cada aparato de la sala de cardio, con lo que puedo ver a medio metro a Belén Esteban hablando de su vecino vestido mientras corro en la cinta sin poder huir salvo que cambie de cadena. En Garrulo Gym (que tampoco es gym sino centro deportivo) no hay televisiones individuales sino pantallas grandes repartidas por las salas. En todas, y siempre, está puesta la cadena 40 principales. Habrá cosas peores, pero ahora no se me ocurren. Últimamente, si no sale Mariah Carey, sale Madonna en 4 minutes su vídeo con Justin Timberlake. En la parte final, la que parece un anuncio de sostenes y fajas Soras (recórcholis, el color carne de la ropa interior es para que no se transparente pero si la enseñas, ¿qué sentido tiene? en esa parte, digo, Madonna demuestra que el ejercicio físico continuado a lo largo de los años y todas sus loqueras orientales sólo tienen ventajas cuando una está a punto de cumplir los 50. La tía se flexiona hacia atrás alrededor del jovenzuelo Timberlake y se queda en la posición del pino puente. Como en Matrix pero sin gabardina. Más que piruleta Hard Candy es el título de su disco) lo suyo son piruetas. Y un gran estímulo para seguir corriendo. Ruiz Zafón a cascoporro s como el ama de llaves de Rebeca Mires donde mires te lo vas a encontrar. El último libro de Ruiz Zafón está por todos lados. En cortingleses sin departamento de librería. En cada una de las cajas de sus supermercados (donde las gominolas, los huevos Kinder y las cuchillas de afeitar) En las aceras (el otro día había un tío en la calle, en las inmediaciones del Reina Sofía, vendiendo un único ejemplar del libro) Da un poco de miedo. Quizá las hijas de la baronesa Thyssen tienen la misma sensación pero con Hello Kitty. Peluches, cojines, lámparas, sábanas, mantas, pijamas, jaboneras... Véase el ¡Hola! de esta semana (si no se es alérgico al color rosa) E Lady Laca le hubiera dicho algo al alcalde Johnson EPA Tengo una doble vida, al menos en lo que se refiere a los gimnasios. Voy a uno megapijo y a otro megagarrulo. La variedad me ayuda a tener los pies en la tierra