Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 MADRID GOLPE A LA MAFIA DE LA POLICÍA LOCAL EN COSLADA SÁBADO 10 s 5 s 2008 ABC La Policía invisible Tras la jornada de detenciones del jueves, Coslada estaba ayer vacía de agentes y más de una decena de coches patrulla estaban aparcados frente a la comisaría POR ISRAEL VIANA FOTO: JAIME GARCÍA MADRID. Tras la tempestad vino la calma, o casi. De los aproximadamente dos centenares de personas que se congregaron el jueves frente a la comisaría de Coslada para manifestar su rabia por la trama destapada, y despedir con insultos a su jefe de la policía, Ginés Jiménez, ayer por la mañana el número descendía a medio centenar, pero esta vez más movidos por la curiosidad de lo que calificaban como un episodio histórico de la localidad Y si el número de ciudadanos era menor, también lo era el de policías locales patrullando el pueblo. Más de una decena de coches podían verse aparcados frente a la comisaría y los agentes brillaban por su ausencia en las calles, como si hubieran desaparecido después de la convulsa jornada del jueves. Uno de ellos llegaba de paisano dispuesto a iniciar su jornada, aunque no estaba muy conven- Los corrilllos se quejaban de la situación y se alegraban del nuevo destino del máximo jefe de la policía local. Ya era hora de que ocurriera esto- -comentaba un sacerdote que no quiso desvelar su identidad- si en España existe la justicia, y yo creo que no la hay, Ginés y sus esbirros no deberían salir de la cárcel en muchos años En otra cafetería cercana a la comisaría las conversaciones también giran en torno al jefe de policía, y cuando la televisión emite imágenes de Ginés Jiménez saliendo de la sede policial detenido, los presentes irrumpen en aplausos. Me ha llamado Ginés y me ha dicho que, a partir de ahora, le enviemos los sobres con el dinero al juzgado, si no nos importa comenta el camarero mientras se ríe con los clientes. A pesar de la alegría de muchos ciudadanos, existe un sentimiento de inseguridad que será muy difícil de superar, tras años de despotismo. Es prácticamente imposible que recuperemos ahora la confianza en la policía- -comenta Carlos, un vecino de cincuenta y dos años nacido en la localidad- Puede que dentro de varios años, y las cosas tendrían que cambiar mucho La mayoría de los cosladeños creen que pasará tiempo hasta que se recupere la normalidad, como reconoce Juan, quien lleva viviendo en Coslada más de treinta años y no recuerda un episodio como el de el jueves. Yo nunca en mi vida había visto Coslada tal y como la ví el jueves. Sólo espero que no se vuelva a repetir Los sobres, ahora al juzgado Más de una decena de coches patrulla estaban aparcados frente a la comisaría de Policía JAIME GARCIA Es prácticamente imposible que recuperemos ahora la confianza en la Policía Lo que ocurrió es algo histórico. Yo nunca en mi vida había visto Coslada tal y como la ví el jueves comisaría- porque si no a la media hora tenías a una patrulla de policía poniendo multas en la puerta. Le teníamos aunténtico miedo ¡Cucarachas! cido de que se fueran a requerir sus servicios. Creo que hoy no vas a tener ni que cambiarte- -le decía un compañero que fumaba tranquilamente un cigarro en la puerta- aunque entra y pregunta al capitán Mientras tanto, todo el mun- do en el pueblo hablaba de la detención de Ginés y sus secuaces, y la gran mayoría de ellos podían contar los métodos abusivos del jefe de policía. Aquí nunca le cobrábamos nada- -comenta la dueña de una cafetería a escasos metros de la La aparente tranquilidad frente a la comisaría- -con varias decenas de curiosos y algunas cámaras de televisión- -sólo era rota de vez en cuando por grupos de jóvenes que pasaban frente a las puertas de la sede policial gritando contra los agentes: ¡Cucarachas! ¡que no sois más que unas cucarachas!