Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 MADRID www. abc. es madrid SÁBADO 10- -5- -2008 ABC Policías de Coslada denunciaron diez veces a su jefe por amenazas Encontraron gambas podridas en sus taquillas y gatos muertos en sus coches s Ningún equipo de Gobierno tomó medidas CARLOS HIDALGO MADRID. La extorsión del Bloque de Ginés no era sólo de puertas para afuera. Sus malas artes no dudaba también en aplicarlas a aquellos policías díscolos es decir, quienes no se plegaban a sus órdenes ilegales o denunciaban la situación insostenible que se vivía en la Policía Local. Se cebaba con los delegados sindicales, como denunció ayer el CSI- CSIF. Esta situación, en concreto, empezó hace unos tres años, cuando el sindicato intentó abrir su propia sección. Los obstáculos que encontraron fueron mayúsculos. Ante la conculcación de los derechos de los trabajadores denunciados por el CSICSIF y las presuntas irregularidades en el comportamiento de los policías imputados, el sindicato no mantuvo la boca cerrada. Y sus representantes empezaron a pagarlo caro. Hubo extorsiones, pero también agentes que se encontraron con amenazas anónimas en sus buzones y teléfonos. Los casos más llamativos fueron, probablemente, los de un policía al que le reventaron la taquilla para meterle un puñado de gambas podridas o de otro que se encontró con un gato muerto en el asiento de su coche particular. Hasta diez son las denuncias que han presentado contra el jefe de la Policía Local. Curiosamente, una de ellas fue admitida a trámite ayer por el juzgado de Instrucción número 1 de Coslada. Al llamado Método Ginés lo definen como personalista, despótico y, en muchas ocasiones, bordeando la ilegalidad Denuncian una persecución constante contra quienes no aceptaban sus métodos, contra los rebeldes Pero hubo más capítulos, como el que afectó a Gervasio Villaverde, delegado sindical del CSI- CISF en la comisaría: le robaron su arma reglamentaria del armero municipal y, casualmente aquel día, las cámaras de videovigilancia no funcionaron. ¿Mala suerte? Es más, hubo funcionarios que tuvieron que acudir a tratamiento médico y pidieron el traslado a otra comisaría. Las represalias eran casi continuas. Por ejemplo, una agente, ante las presiones que sufría, cogió una depresión y se marchó a vivir a la isla de Tenerife. Luego, estaba el asunto de los constantes cambios de turno a los afiliados al CSI- CSIF, pese a los derechos adquiridos por antigüedad. Si te afilias a ese sindicato, te cambio de turno amenazaba Ginés, según fuentes sindicales. La cuestión es que nadie hizo nada. Ni siquiera los juzgados, hasta, curiosamente, ayer, tras el huracán levantado con la macrooperación Bloque Ahora, según informa Ep, el juicio por esta primera denuncia aceptada, que es por injurias, se celebrará el próximo 9 de julio. Allí se verá a Ginés Jiménez sentado en el banquillo, para contestar a las preguntas sobre las denuncias interpuestas por cinco de sus subordinados, a los que acusó de emprender una campaña de desprestigio contra él. Los denunciantes son el sargento Gervasio Villaverde Pérez y los agentes Julián Martín- Pozuelo, Juan José Álvarez Piris, Roberto García Puente y Pedro Jiménez Villanueva. Jiménez atribuyó a los cinco demandantes graves sucesos ocurridos, como el incendio de un vehículo policial, la introducción de un animal muerto en un vehículo de un compañero o el envío de escritos anónimos contra la Jefatura, precisamente, algunos de los asuntos de los que a él se le acusa por parte del CSI- CSIF. Todos ellos- -indicaba Ginés en su escrito, de 8 de noviembre de 2007, al que ha tenido acceso ABC- -apoyados políticamente en la sombra de Francisco Javier Becerra Redondo (PP) concejal de Seguridad Criticaba la utilización de este sindicato para sus intereses personales y que nada les importaba sobre los derechos de los policías locales y otros trabajadores en general decía Jiménez en el escrito. El PP de Coslada, tres semanas después, escribía al alcalde socialista de la localidad para interesarse por estos hechos, pidiéndole explicaciones, y añadía: El Grupo Municipal LOS PROTAGONISTAS Denuncias a los agentes Ginés Jiménez, jefe de la Policía Local desde 1986, considerado el cerebro de la operación Bloque emprendida por la Udyco ABC Una agente, ante las continuas presiones, sufrió una depresión y se trasladó a vivir a Tenerife Popular de Coslada rechaza el tono y el contenido de la nota emitida por Ginés Jiménez. Aún no ha recibido respuesta. ¿Qué se hizo desde los diferentes Gobiernos municipales? Teniendo en cuenta que Ginés llevaba en el cargo desde 1986 y que ha trabajado con Ejecutivos de todos los colores, la cuestión va por etapas. Por ejemplo, en el anterior mandato, cuyo alcalde, Raúl López (PP) gobernaba con la Plataforma de la Izquierda de Coslada (PIC) se produjeron Hubo que cambiar de concejal La Policía abrirá una investigación sobre blanqueo de capitales C. H. MADRID. La operación Bloque pese a lo voluminoso de las actuaciones emprendidas en apenas dos días por la Udyco (Unidad de Drogas y Crimen Organizado) de la Brigada Provincial de la Policía Judicial, no han hecho más que empezar. La Udyco de Madrid quiere abrir una investigación sobre blanqueo de capitales. Los 20.000 euros encontrados en manos de Ginés Jiménez podrían ser uno de los primeros hilos de los que tirar. La Policía trabajará mano a mano con la Agencia Tributaria para saber si, además del cohecho, las coacciones, palizas y demás supuestos ilícitos penales, se esconde el blanqueo de dinero. Sobre el patrimonio de Ginés se ha conocido que su sueldo anual rondaba los 76.000 euros- -cobraba más que el alcalde- que tenía numerosas cestas de Navidad en su casa y que tanto él como su hijo poseían sendos todoterrenos. numerosas fricciones en la primera mitad del mandato. Comenzó siendo concejal de Seguridad Francisco Becerra, del PP. Desde el primer momento, Ginés no se avino a órdenes de nadie. Usted es un político y yo soy policía y quien sabe cómo funciona esto argüía. Los desacatos eran constantes, desde las llamadas de atención por no llegar a su puesto de trabajo a la hora debida a la negativa de la orden del concejal de que pusiera a más agentes en las calles. Pero Ginés hacía de su capa un sayo y tejía y destejía a su antojo. La situación llegó a tal punto, que López se vio obligado a tomar cartas en el asunto y a hablar muy seriamente sobre la situación con su socio de Gobierno, José Huélamo (PIC) Se acordó que éste, quien precisamente había sido el que llevó a Ginés a la Policía Local de Coslada en 1986- -ambos militaban en Comisiones Obreras- relevara a Becerra al frente de la Concejalía de Seguridad. Fue entonces, sólo entonces, cuando Ginés se tranquilizó, y cambiaron sus argumentos. Ya no le molestaban los políticos. Al menos, no su pigmalión: Yo sólo obedezco órdenes del señor Huélamo decía.