Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 10- -5- -2008 El país del cedro, al borde de la guerra civil INTERNACIONAL 39 ZONA DE BEIRUT CONTROLADA POR HIZBOLÁ Puerto Futuro TV Parlamento Calle Hamra Residencia Oficina del Hairiri Primer Ministro Futuro TV al- Mustaqbal ABC España no activa planes de evacuación para los militares Unos dos mil españoles, 700 civiles y 1.100 militares, permanecen atrapados en la capital y en Marjayún PALOMA CERVILLA MADRID. Ni gabinete de crisis, ni evacuación de las tropas ni de la colonia española, ni medidas para poner a salvo a un contingente que se marchó al Líbano para una misión que ha quedado superada por la revuelta violenta de estos últimos días. El Gobierno español mantiene la misma actitud que antes de los enfrentamientos protagonizados por Hizbolá, que ha bloqueado Beirut, cerrando el aeropuerto y dejando aislada a una colonia de unos 700 españoles. Pero, además, esta situación ha provocado la lógica inquietud entre los 1.100 militares españoles que se encuentran en Marjayún, formando parte de la Fuerza Interina de las Naciones Unidas (Finul) en la zona este del país, limítrofe con los Altos del Golán y Siria. Aunque España llegó al Líbano en septiembre de 2006, amparada en la resolución 1701 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, con el objetivo de consolidar la paz en el sur del Líbano y supervisar el cese de las hostilidades, la revuelta de Hizbolá amenaza la seguridad del contingente, que en junio de 2006 ya sufrió un atentado que le costó la vida seis militares españoles, al estallar una mina al paso de su blindado. El Gobierno español se ha limitado a pedir diálogo para frenar la escalada de violencia entre el ejército libanés y la oposición chií de Hizbolá. Esta petición de diálogo es la que transmitió ayer el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, en los contactos telefónicos que mantuvo con el primer ministro libanés, Fuad Siniora, y el titular de Exteriores francés, Bernard Kouchner, con los que analizó la situación. En su conversación con Siniora, coincidieron en la necesidad de volver al diálogo para que la situación no se deteriore más y se pueda recuperar la calma. Desde el Ministerio de Defensa se quiere dar una apariencia de normalidad a una situación delicada para el contingente español. Según las fuentes consultadas por ABC, la situación en la base Miguel de Cervantes es de tranquilidad y se continúan realizando las mismas funciones que antes de las revueltas, centradas en las patrullas diarias, diurnas y nocturnas, y en los trabajos de desactivación de minas y reparto de la ayuda humanitaria. Sin embargo, una de las misiones que realizan, como es el control del cese de hostilidades, puede verse comprometida, ya que cerca de la base donde se encuentran los militares españoles hay zonas controladas por Hizbolá, la más activa en esta violenta revuelta. A pesar de esta aparente tranquilidad, el Gobierno español cuenta con planes de evacuación por si la situación empeorara y fuera necesario proceder a la salida del contingente, si así lo indicara la Finul. Aunque el aeropuerto de Beirut permanece cerrado al tráfico aéreo, existen otras posibles vías de evacuación, a través de Jordania o Israel. Esta misma situación de intranquilidad es la que se mantiene en la colonia española. La embajada española ha descartado, por el momento, evacuar a los ciudadanos españoles hasta ver cómo evoluciona la situación, aunque ya se ha barajado esta opción, según aseguró a Efe el embajador de España en Beirut, Miguel Benzo. He examinado esta opción- -dice Benzo- -junto a mis colegas europeos, pero no creemos que sea necesario por el momento El embajador confía que el anuncio realizado por el líder opositor Michel Aoun, aliado de Hizbolá, en el sentido de que comience a recobrarse la normalidad, podría ser el inicio de la solución. Al margen de las conversaciones mantenidas por Moratinos con el primer ministro libanés y con el ministro de Exteriores francés, el Gobierno español tan sólo ha mostrado su grave preocupación por la evolución de los acontecimientos, por medio de un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores. Además de trasladar sus condolencias a las familias de las víctimas, el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero confía en que las fuerzas políticas libanesas sepan encontrar nuevamente la senda del diálogo y el consenso para desactivar la nueva crisis y recuperar la normalidad institucional Sin el- Fil Jdeide MAR MEDITERRÁNEO BEIRUT OESTE Achrafieh BEIRUT ESTE Zona controladae s Mkall Antigua línea verde que dividía los sectores musulmán y cristiano N NEO AEROPUERTO INTERNACIONAL MA R ERR Á Trípoli LÍBANO Be ka a N Sidón Tiro ISRAEL all e Beirut V 0 Km 30 Marjayún 1.100 militares españoles en la base Miguel de Cervantes SIRIA de 0 km 2 ME DIT Juan Pedro Quiñonero SILENCIO, SE MATA uánta sangre derramada por las calles y cuantos cadáveres sin sepultura, profanados, son necesarios para provocar una reacción firme de España y Europa... El millón o millón y medio de personas afectadas en Birmania, solo ha dejado al descubierto la extrema frustración de la ONU y la pasividad sonámbula de la UE. En Líbano, el pavoroso incendio de la guerra civil atizado por Hizbolá ilumina con luz sepulcral la impotencia palmaria de la UE cuando los soldados españoles, franceses, italianos, sin mandato militarmente preciso, pueden ser víctimas de todo tipo de provocaciones a unos kilómetros de distancia. En Washington la campaña electoral, el fin de la presidencia y las llamaradas iraquíes no aconsejan acciones forzosamente provisionales, cuando ¿C Israel celebra el sexagésimo aniversario de su independencia con un presidente envuelto en oscuros escándalos. La forzosa pasividad estadounidense ofrecía una oportunidad simbólica a la inexistente diplomacia común europea para avanzar algún intento de presencia siquiera verbal en la escena internacional, cuando sólo las organizaciones humanitarias no gubernamentales se perciben presentes y activas en todos los escenarios donde la voz de Europa en general, y la de España, en particular, hubiese podido aportar alguna forma de presencia moral. Por el contrario, el pago de un rescate a una banda de piratas ha sido un mensaje bien recibido por las bandas de asesinos que amenazan los intereses españoles en Líbano y el Magreb, con o sin bandera islamista. Y la liliputiense gesticulación ante la tragedia birmana, es un estímulo elocuente allí donde la tiranía de militares valle- inclanescos (Cuba) siempre se beneficia de la complicidad del silencio de Estado. Ni España ni la UE tienen los recursos económicos, militares y diplomáticos indispensables para pesar de manera determinante en el Líbano o Birmania. Pero el ruidoso silencio ante tales tragedias hace más audible la insignificancia. Moratinos se limita a hablar con el primer ministro libanés y el Ejecutivo para mostrar su preocupación Preocupación