Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 RELIGIÓN www. abc. es religion SÁBADO 10- -5- -2008 ABC Once preguntas con respuesta 1. ¿A qué se destinan los fondos de la declaración del IRPF? 2. ¿Cómo se distribuye el dinero? 3. ¿Los que no son católicos, pueden ayudar a la Iglesia Católica? 4. ¿Marcar la casilla de la Iglesia supone pagar más impuestos? 5) ¿Es compatible marcar simultáneamente la casilla de la iglesia y la de otros fines sociales? 6. ¿Los ingresos vía IRPF se destinan a pagar a los profesores de los centros concertados? 7. Si no se está obligado a hacer la Declaración, ¿cómo se puede colaborar? 8. ¿Qué se debe hacer si se delega a otra persona el trámite de la declaración? 9. ¿Dónde se pueden encontrar información? 10. ¿Necesita la Iglesia la colaboración de los católicos? 11. ¿El nuevo modelo de asignación tributaria es un privilegio? Un contribuyente marca con una x su aportación en favor de la Iglesia Católica ABC La Iglesia pide a los no católicos que la ayuden en la declaración del IRPF Los obispos animan a las personas que aprecian la labor solidaria de la institución a que marquen la x de la casilla de la Renta LAURA DANIELE MADRID. La Iglesia estrenará estos días, con el inicio de la campaña de la Renta 2008, un nuevo modelo de financiación. Por primera vez en la historia española, esta institución pasa a depender exclusivamente de los contribuyentes que marquen la casilla a favor de la Iglesia. El Episcopado espera este año atraer el 32 de los declarantes que actualmente no marcan ninguna de las casillas. A través de las cartas pastorales y las páginas web de las diócesis, los obispos han emprendido la tarea de responder a los más de 18 millones de ciudadanos, que pasarán por la Agencia Tributaria, las principales dudas sobre el nuevo sistema. Estas son las respuestas más destacadas. tación de obispos, presbíteros y laicos, servicios litúrgicos y catequéticos, conservación de templos y construcción de otros nuevos centros necesarios, atención a tareas administrativas, etc bio Castro. Hay personas que 2) Obispo de Salamanca, Carlos López. Los fondos de la Agencia Tributaria se distribuyen por la Conferencia Episcopal a través de unos módulos. Hay una cantidad fija que reciben las diócesis y los módulos va- rían de acuerdo a la cantidad de habitantes, número de sacerdotes, parroquias y los seminarios. La mayor parte va a la retribución de los sacerdotes, pero no llega ni siquiera para garantizar un salario mínimo. Sobre ese montante, las diócesis, tienen que añadir otra parte que viene de las aportaciones de los fieles por otras vías no son católicas que aprecian la labor de la Iglesia a favor de los más necesitados, de los pobres, etc. Muchos de ellos son beneficiarios de los colegios o valoran las acciones importantes como Cáritas o Manos Unidas. Por tanto, es lógico que, aun no siendo católicos, colaboren marcando la x 3) Obispo de Segovia, Ángel Ru- pagar más impuestos. Simplemente significa que siete euros de cada 1.000 que paga el contribuyente van para el sostenimiento de los sacerdotes, los centros parroquiales y las actividades pastorales 4) Obispo de Ciudad Real, Antonio Algora: Este gesto no supone LA MISIÓN Jesús Higueras LA PRIMERA COMUNIÓN ce significa aproximadamente la cuarta parte de lo que se dedica a las actividades pastorales de la Iglesia: Ayuda a la susten- 1) Obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez. Lo recibido por este cau- ¿Q uién no tiene un sobrino, un hijo, nieto o amigo que en estos días del mes de mayo vaya a hacer la Primera Comunión? Es un hecho tan frecuente en nuestra sociedad española que a veces los cristianos corremos el riesgo de perder la dimensión trascendente y espiritual de este acontecimiento y quedarnos en lo puramente externo, estético o sentimental. Es más, en torno a determinados sacramentos- -Bodas, Bautismos y Primeras Comuniones- -surgen siempre cuestiones económicas que desdibujan lo verdaderamente importante, que es la presencia y la compañía de Cristo en nuestro caminar por la vida. Tal vez nos debiéramos preguntar si no urge recristianizar la misma celebración de los sacramentos, no en su dimensión li- túrgica, sino sobre todo en su aspecto familiar y social, pues debe ser para los miembros de la familia que asisten y para los amigos una ocasión excepcional de encontrarse con el Dios vivo y un motivo para replantearnos muchos aspectos de nuestra vida cristiana que pueden y deben mejorar. No podemos asistir como espectadores mudos o indiferentes, sino que es posible acompañar espiritualmente a los niños que con ilusión van a recibir por primera- -que no única- -vez a Jesucristo Sacramentado. Dando importancia a lo importante y dejando de lado aspectos secundarios. ¡Qué buena ocasión para la reconciliación familiar, para el perdón, para hacer una buena confesión y retomar la práctica dominical ¡Es un buen momento para dar testimonio de lo que significa ser creyente y sobre todo para anunciar que nuestro Dios es el Dios de la vida, de la alegría y esperanza, que sabe estar en nuestras penas pero también quiere acompañarnos en nuestras gozos. Por qué no plantearnos las Primeras Comuniones como una ocasión maravillosa de dejar un espacio mayor a Dios en nuestras vidas, un Dios que no estorba ni quita nada, todo lo contrario, un Dios que en Cristo lo da todo.