Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA SÁBADO 10 s 5 s 2008 ABC Los españoles tendrán que pagar las multas que les pongan en el extranjero ABC MADRID. El Consejo de Ministros aprobó ayer un proyecto de ley que permitirá el reconocimiento mutuo automático de las sanciones pecuniarias impuestas en cualquier Estado de la Unión Europea, pero que no será de aplicación a las multas de tráfico impuestas a los ciudadanos comunitarios en España. La ley, sin embargo, sí posibilitará que el resto de los países de la UE pidan a España que ejecute las multas de tráfico impuestas a los ciudadanos españoles en su territorio. Así, España no podrá pedir que se paguen las multas de tráfico que recaigan sobre ciudadanos extranjeros y que no haya cobrado en el momento de la infracción, pero sí estará obligada a ejecutar las multas impuestas en otros países que sean recurribles en la vía penal. La posibilidad de ejercer ese recurso- -que tienen los ciudadanos de la práctica totalidad de los países europeos- -es lo que hace inaplicable la ley en España, donde este tipo de sanciones sólo son recurribles ante la jurisdicción contencioso- administrativa. La reciente reforma del Código Penal en materia de seguridad vial, sin embargo, sí permitirá aplicar la nueva ley a las multas que formen parte de las penas impuestas por las conductas que ahora se consideran delito- -incluida la de no tener permiso de conducir- ya que en esos casos sí interviene la jurisdicción penal. El proyecto de ley, además, establece el reconocimiento mutuo automático de otras sanciones pecuniarias con carácter firme impuestas por infracciones penales dictadas por los jueces de cualquier Estado de la UE. Por sanción pecuniaria se entiende la cantidad de dinero que haya sido impuesta en concepto de costas judiciales o gastos originados en el procedimiento, las compensaciones en beneficio de las víctimas que no pueden ser parte civil en el procedimiento penal y las cantidades que se destinen a un fondo público u organización de apoyo a las víctimas. La transmisión entre los Estados miembros de estas resoluciones judiciales se deberá acompañar de un certificado anexo dirigido a las autoridades del Estado en el que tenga sus propiedades, ingresos, residencia habitual o sede social la persona contra la que se haya dictado la resolución judicial. Ignacio Calderón, director de la FAD, ante uno de los carteles publicitarios de la nueva campaña de la Fundación SEGIFREDO La FAD crea un canal en YouTube para prevenir el consumo de drogas Alcohol, cocaína, éxtasis... son los principales causantes de accidentes de tráfico s La Fundación de Ayuda contra la Drogadicción lo recuerda en su campaña M. J. PÉREZ- BARCO MADRID. Las drogas no sólo perjudican la salud de quienes las consumen, sino que, además de provocar serios quebraderos de cabeza a los familiares y amigos cercanos, dañan todo un entorno social: son la principal causa de accidentes de tráfico y laborales, están en el origen de gran parte de los problemas escolares, así como de actos violentos, malos tratos y diversos delitos... Por no hablar de que el consumo de esas sustancias afectan a otras muchas facetas del ser humano hasta arruinarle la vida: las drogas son culpables de muchos divorcios y separaciones; de retiradas de custodia de los hijos, de despidos laborales... Con este nuevo mensaje arrancó ayer la campaña de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) en su constante tesón por prevenir el consumo de drogas. Este año, la FAD aporta una gran novedad para ganarse al público joven, el colectivo con mayor riesgo de caer en esta lacra. Se trata de un canal propio que la Fundación ha creado en YouTube. A través de esta herramienta, la organización colgará diversos mensajes para prevenir el consumo de esas sustancias, especialmente cocaína, entre los más jóvenes. Quizá lo que más llame la atención de los adolescentes es el espacio que la organización ha creado para que los internautas cuelguen sus propios vídeos- -también mensajes y opiniones- -ilustrando los daños colaterales que ellos mismos han sufrido por efecto de las drogas. El director de la FAD, Ignacio Calderón, ofreció algunos ejemplos de lo que se puede mostrar en la web: Desde víctimas de accidentes de tráfico ocasionados por un conductor drogado, hasta familiares de consumidores o compañeros de trabajo Y es que todo es poco para acabar con uno de los mayores La campaña Desde ayer y durante los próximos seis meses la FAD incluirá mensajes de su campaña Las drogas no sólo perjudican a quienes las consumen. Todo tiene un precio en diferentes medios de comunicación: cuñas de radio, spots de televisión, así como anuncios en periódicos. Su publicidad también llegará a marquesinas y vallas publicitarias de diversas ciudades. Y se distribuirá en locales de ocio juveniles. los problemas en los que más incide la campaña de la FAD. Y a la vista están los informes de la Dirección General de Tráfico. En 2006, el Instituto Nacional de Toxicología realizó 1.360 análisis a conductores que habían fallecido en accidentes de circulación (en total fueron 2.569 muertos) De ellos, dos de cada diez (26,7 superaban el límite de alcohol en sangre permitido (0,5 gramos litro) y el 24,5 rebasaba el 0,8. También existen otros ámbitos donde las drogas causan estragos. El consumo de estas sustancias influyen, al menos, en la mitad de la tasa de fracaso escolar en España, que se encuentra trece puntos por encima de la media europea (17 Son datos de la Comisión Mixta del Congreso y Senado para el Estudio de las Drogas. El ámbito laboral tampoco se escapa a las secuelas de las drogas. De hecho, tres de cada diez consumidores habituales reconocen haber sufrido problemas en su trabajo por este motivo. Hay otros datos alarmantes: el 10,9 de los jóvenes consumidores justifican comportamientos violentos. Más información sobre sobre la campaña de la FAD en: www. fad. es Reconocimiento mutuo Fracaso escolar Colgar vídeos males que sufre la sociedad española, aunque la percepción del riesgo por consumo de drogas haya descendido entre la población española. Sin embargo, los datos revelan una dramática realidad. De hecho, la FAD advirtió ayer, durante la presentación de su campaña, que dos de cada diez (22 estudiantes de entre 14 y 18 años reconocen haber viajado en el último año en vehículos cuyos conductores se encontraban bajo los efectos del alcohol, e incluso uno de cada diez (9,8 declaró haber conducido el mismo en esa situación. El cóctel mortal drogas, alcohol y conducción es uno de