Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 9- -5- -2008 93 Castella corta cuatro orejas y un rabo en la Feria de Nimes ZOCATO NIMES (FRANCIA) Sebastián Castella cortó cuatro orejas y un rabo en la Feria de Nimes y abrió la Puerta de los Cónsules, en un festejo en el que también triunfaron Javier Conde y El Juli. Fue una corrida típicamente champán. Unos toritos de miel y canela, un público dispuesto a creérselo todo o a buscar en cada uno de los toreros la pasión de su toreo. De esta manera, algunos se encantaron del toreo barraco y flamenquista de Conde- -destacaron unas soberbias verónicas- Otros se volvieron locos con la fantástica técnica de El Juli, que ayer hubiera podido hacer embestir hasta las piedras del circo romano. Y por fin el cocorrricó para el gallo nacional, Sebastián Castella. Lo que decíamos: había placer y felicidad para todo tipo de público. Y en esto acertó Simón Casas, que hizo olvidar la ausencia de José Tomás, herido en Jerez. Con la plaza llena hasta la bandera, se lidiaron toros de Garcigrande, de poca presencia, bravitos en el caballo y muy nobles, salvo el quinto; el sexto, premiado con la vuelta en el arrastre. En la matinal, los novillos de Fuente Ymbro- -el quinto fue premiado con la vuelta al ruedo- -ganaron la pelea a los novilleros. Alejandro Esplá obtuvo el trofeo Capote de Oro después de cortar una oreja. Otra oreja paseó Camille Juan, mientras que Marco Leal y Abel Valls se fueron de vacío. Por otra parte, el miércoles, en la apertura del ciclo, Antonio Ferrera firmó lo mejor con los toros de Victorino Martín; destacaron tercero, quinto y el importante sexto. Pepín Liria, silencio y bronca. Ferrera, saludos y saludos tras aviso. Marc Serrano, silencio tras dos avisos y palmas tras aviso. El Especial de San Isidro de ABC tuvo una gran acogida y no menor eco en los tendidos Adame y Marín, respectivamente, pero que no hay nada seguro ni definitivo. Que quede constancia. Disculpas vayan, no por la osadía de hacer oficial una filtración oficiosa, sino por entretenerles en historias que lo único que hacen es retrasar el abordaje de la cruda realidad, con una corrida de Martelilla lavada de hechuras y encogida de bravura y fuerza, una contradicción en sí misma: los toros tenían cuernos pero no tenían cara, pesaban (según la tablilla) pero no tenían carnes. Y encima las casta andaba por los suelos. O sea, que la suposición de que Gonzalo Domecq la había movido en el campo choca frontalmente con el pobre poder y el triste fondo desarrollados. Si por algo se podría haber salvado la tarde- -hipotéticamente, porque la tarde de ayer no hay Cristo que la salve- es por un cuarto toro, bautizado como Justito sin remate por del debut de San Isidro, distraído de salida, con la cara por arriba siempre, a la defensiva y podrido hasta echarse. Ambel Posada hizo cosas sueltas de gusto con el sexto, que fue el otro toro que se salvó, con viaje al menos. Pero el personal estaba mosqueado con su nulo trapío y desentendido. El toráncano sobrero de Albarreal, que había saltado como tercero bis, derribó, según salían por el portón de cuadrillas, a los dos caballos, uno detrás de otro. Inédita imagen. Fue desordenada la lidia, y otro puyazo trasero ya lo dejó medio parado de por vida. Posada tampoco es que se ciñese y se templase mucho. Eduardo Gallo se quiso arrimar absurdamente a un desgarbado y claudicante, cuando no rebrincado, enemigo, que jamás pudo emplearse, sólo defenderse. No tuvo mal principio el flojo quinto, pero no duró. Completó el lote peor. Si por algo se podría haber salvado la tarde, es por un cuarto toro que bien mereció otra suerte detrás (hacía honor a su nombre) que bien mereció otra suerte. Tuvo temple y calidad en los vuelos de los capotes y mayor duración en la muleta de lo que en principio cabía esperar. Pero las cuerdas de la guitarra de Antón Cortés suenan entre desafinadas y tensas; esas cuerdas invisibles que, como tendones, unen brazos y pulso. Se extendió en la faena con afán, cambiando cantidad por la calidad no hallada, y sufrió un serio empellón cuando quiso agarrarse a un circular invertido. Ni una opción le había ofrecido el toro Destituido el delegado gubernativo por dejación de funciones en el asalto de los antis ABC MADRID. El delegado gubernativo del pasado domingo en Las Ventas, Francisco Javier Meco Murillo, ha sido destituido de manera fulminante de sus funciones. Se ha producido a instancias del Jefe Superior de Policía, después de que seis militantes antitaurinos saltasen al ruedo con pancartas abolicionistas y permaneciesen más de dos minutos ante la inoperancia de los efectivos policiales. En la misma reunión en la que se aprobó el cese de Meco Murillo, se estudiaron nuevas medidas con todos los delegados con el fin de clarificar los conceptos, cumplimientos y normas para que no vuelvan a suceder hechos así, según informa burladero. El presidente del festejo, Muñoz Infante, explicó que hubo un problema de comunicación con el callejón y el Delegado no oyó el teléfono. Pero según marca el protocolo, el delegado tenía potestad para mandar a las Fuerzas del Orden Público que desalojasen el ruedo. Murillo sólo dio órdenes a la Policía cuando contactó con Muñoz Infante y los anti estaban siendo sacados por areneros y banderilleros. Los seis abolicionistas que saltaron al ruedo salieron el lunes por la tarde de las dependencias policiales tras ser puestos a disposición del juez, acusados de infracción y de altercado del orden público. Además, Manuel Muñoz Infante ha enviado un acta a la Delegación del Gobierno de la Comunidad de Madrid proponiéndoles para sanción. JAIME GARCÍA Esperanza Aguirre inaugura una escultura de Dominguín en el Museo de Las Ventas La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, inauguró en el Museo de Las Ventas una escultura de Luis Miguel Dominguín, en un emotivo acto en el que su hija Lucía Bosé besó y abrazó la figura broncínea de su padre- -ayer se cumplían doce años de su muerte- Es fantástico que vea la luz dijo Bosé, mientras un aficionado exclamaba: ¡Un bravo por dos números uno, Luis Miguel Dominguín y Esperanza Aguirre!