Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 9- -5- -2008 El PSOE dio Seguridad y Urbanismo al concejal que le otorgó la alcaldía de Coslada Antonio Murillo, concejal de Seguridad y Urbanismo 49 LA OPERACIÓN AL MINUTO Ginés Jiménez Buendía s Jefe de la Policía Local de Coslada 10.00 horas La Operación Bloque se pone en marcha a las cinco de la madrugada. A las diez, se detiene al jefe de la Policía Local de Coslada, Ginés Jiménez. Agentes de la Policía Nacional, por órdenes del juez, localizan a Jiménez en su domicilio y le detienen. Otros presuntos implicados, agentes locales, son detenidos en dependencias policiales. POLICÍA MEDIÁTICO Y TORRENTE EN EL PUEBLO Le consideran el padrino de la trama policial de Coslada. Licenciado en Periodismo y jefe del Cuerpo durante 22 años, su trayectoria está llena de polémica POR C. HIDALGO G. D. OLMO MADRID. Con cara sonriente. Ésa fue la imagen exterior que mostraba ayer, ya detenido, el oficial jefe de la Policía Local de Coslada, considerado el cerebro de la supuesta corruptela policial en el Cuerpo policial de la ciudad. La sonrisa eterna, de cara a la galería mediática, era su fuerte. No en vano, murciano de Alcantarilla de 52 años, estudió Periodismo. Él mismo era quien controlaba la información policial de su negociado. No hacían falta portavoces de prensa. Para eso, ya estaba él. Sus constantes enfrentamientos con los distintos concejales de Seguridad con los que ha trabajado desde que tomara posesión de su cargo, en 1986, no consiguieron apearle de su sillón de mando de la Policía Local. Además, fue elegido presi- 16.30 horas Una vez localizados los sospechosos, los agentes judiciales realizan diversos registros, tanto en el domicilio del jefe de Policía Local como en las taquillas de los detenidos. En la vivienda de Jiménez localizan varias armas sin licencia y dinero en efectivo. 21.45 horas La Operación Bloque continúa abierta. Hay varios presuntos implicados ilocalizables, y se mantiene la investigación del contenido de los documentos localizados durante los registros. Los agentes municipales detenidos fueron trasladados a diferentes comisarías del Cuerpo Nacional de Policía. DE SAN BERNARDO dente de la Federación de Asociaciones de Jefes de Policía Local de España en 1994 y reelegido para este cargo en 2006. Pese a ello, tenía a sus espaldas algu- nos encontronazos con la justicia por brutalidad. En 1995, fue acusado de la detención ilegal de tres ciudadanos, aunque, finalmente, fue absuelto. En julio de 2000, Jiménez llegó a denunciar a varios de sus propios agentes, a los que acusaba de haber cobrado de una empresa privada con autorización del entonces concejal de Seguridad y Personal; eso sí, durante su ausencia del servicio. Todos los vecinos consultados por ABC confirmaban ayer que Jiménez, Ginés para ellos, era un poder fáctico en la localidad; tanto, que temas aparentemente escandalosos habían dejado ya de llamar la atención. Se rumoreaba que todo el que abría un negocio tenía que pagar y muchos se preguntaban por qué en determinados locales nocturnos había tanta presencia policial. No se hablaba mucho de ello, pero todo el mundo lo sabía confirmaba un taxista. Otros subalternos también tuvieron sus roces con Jiménez. Fuentes sindicales confirmaron que había sido denunciado por varias funcionarias de Policía, que lo acusaron de mobbing Tras archivarse las denuncias, las agentes tuvieron que cambiar de destino y acabar ejerciendo su profesión en otra localidad. Ginés Jiménez, como si de un padrino local se tratara, parecía intocable. Al menos, hasta ayer. la segunda fase de la operación Bloque Fuentes de la investigación desgranan el dispositivo en diversos flancos: por un lado, el referido a la prostitución, en connivencia entre los agentes detenidos y los rumanos. Es el más escabroso. Se investiga si, como se ha denunciado, algunos agentes cobraban a las chicas por dejarlas ejercer en la calle: les pedían dinero o, incluso, que les pagaran con relaciones sexuales gratuitas. También se indaga en la organización de orgías con prostitutas y en que se utilizaran coches policiales para cometer los presuntos delitos de los que se imputa a los detenidos. El otro flanco de la investigación es el de la extorsión a locales de alterne, de ocio y establecimientos en general, a los que se les llegaba, incluso, a cobrar un canon periódico. Paralelamente a la denuncia de las chicas, los investigadores recabaron el testimonio de numerosos comerciantes y empresarios de la localidad. Es más, ayer mismo, al conocer la vorágine de lo que estaba ocurrien- do, muchos ciudadanos acudieron a la Policía para interponer más denuncias. Y todas apuntaban en un sentido: la extorsión. La trama se fue destejiendo, hasta elevar las sospechas a la Fiscalía de Alcalá de Henares, que denunció los hechos al juzgado de Instrucción número 21 de Madrid. Fue el juez quien ordenó a la Policía que, a las cinco de la mañana, se desencadenase la operación. El jefe de la Policía Local fue arrestado en su domicilio, a las diez de la mañana; también hubo otras detenciones en las dependencias policiales, así como en las inmediaciones de los domicilios de algunos de los presuntos implicados y en un gimnasio. Posteriormente, se realizaron registros tanto en el edificio de la Policía Local de Coslada como en el despacho y la vivienda particular de Ginés Jiménez, que acompañó a los agentes, como manda la ley, en esta parte de las diligencias. De los registros se obtuvieron interesantes resultados. Por un lado, en el domicilio del OPERACIÓN BLOQUE LOS REGISTROS Ginés Jiménez escondía cinco armas cortas, tres carabinas sin licencias y 18.000 euros en su casa LA DECLARACIÓN jefe de la Policía Local, se incautaron de cinco armas cortas y tres carabinas, sin licencias, así como de 18.000 euros en efectivo. En el despacho, se hallaron documentación para su estudio, papeles, anotaciones y su ordenador personal, que podrían tener que ver con las supuestas extorsiones. También se registraron las taquillas de la comisaría. Existen multitud de denuncias por parte de empresarios de discotecas, bares, cafeterías, estancos, restaurantes y clubes de alterne, así como de propios policías. El modus operandi de la supuesta corruptela era la siguiente: exigían dinero a los empresarios si querían licencias a cambio; o amenazaban con el cierre de los locales. Si alguien se negaba, les amedrentaban con hacer un control de alcoholemia en la puerta del bar de copas en cuestión e incluso daban palizas. Pero existe otro flanco que deberá ser sometido a mayor investigación: la supuesta vista Esto es una venganza de la comisaría de Policía Nacional, porque no nos llevamos bien LA ORGANIZACIÓN Palizas y amenazas La trama funcionaba como una red criminal articulada, por lo que podrían acusarla de asociación ilícita gorda que se hacía en ciertos locales, previo pago, sobre el trapicheo y el consumo de drogas, indicaron las fuentes policiales consultadas. El jefe de la Policía Local de Coslada, cuando fue detenido, declaró: Esto es una venganza de la comisaría de Policía Nacional de Coslada, porque no nos llevamos bien Sin embargo, los investigadores desmienten de raíz estas acusaciones y, además, indican que no han ido contra la Policía Local del municipio, sino que sólo se está actuando, por orden de un juez, contra los 30 acusados. La operación sigue abierta y, en buena medida, dependerá que crezca el número de detenidos a las declaraciones de los ya imputados y otros testimonios. El caso se encuentra bajo secreto sumarial. Dependiendo de cada imputado, las acusaciones son de cohecho, extorsión, tráfico de drogas, delitos contra el patrimonio, contra la libertad sexual y, si se comprobara la manera vertebrada y coordinada con la que venían funcionando, asociación ilícita.