Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL Elecciones presidenciales en EE. UU. s Las primarias VIERNES 9 s 5 s 2008 ABC El final de la era Clinton El Partido Demócrata busca una conclusión próxima y digna para la candidatura de Hillary Clinton, bajo el imperativo de no malograr las posibilidades de Barack Obama en noviembre PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Entre titulares con tono de obituario político y ante obstáculos electorales imposibles de obviar tras cinco meses de primarias, la candidatura presidencial de Hillary Clinton ha empezado a enfrentarse al escenario de admitir su derrota de forma pronta y digna para no comprometer las posibilidades de Barack Obama en las presidenciales de noviembre. Los susurros dentro del Partido Demócrata para un punto y final se han convertido durante las últimas 48 horas en un coro al que empiezan a sumarse algunos de los más destacados seguidores de la ex primera dama. Aunque la senadora por Nueva York sigue haciendo campaña y solicitando donaciones desesperadamente necesitadas, se han empezado a plantear toda clase de incentivos para entrar por el camino de una conclusión. Empezando por ayuda económica para saldar las previsibles grandes deudas acumuladas por la candidatura de Hillary. Pero también con promesas de que el apellido Clinton seguirá teniendo un lugar de primera fila en la política de Estados Unidos. Sin que hayan faltado tampoco renovadas especulaciones sobre la posibilidad de compartir un ticket encabezado por Obama a pesar de las poderosas razones para que esta opción no se materialice. Por lo menos, el temor a que esta lucha se prolongue hasta la mismísima convención nacional del Partido Demócrata convocada para el 25- 28 de agos- Operación caos interferencias desde la radio ¿Es posible que un estridente locutor de derechas pueda realizar interferencias en el proceso de nominación del Partido Demócrata? Rush Limbaugh, voz dominante en el mercado de las arengas radiofónicas, ha intentado hacerlo en Indiana, aprovechando su formato de primarias abiertas que permite la participación de votantes registrados como independientes o republicanos. Bajo el nombre de operación caos el locutor ha animado a sus oyentes conservadores a votar este martes a a favor de Hillary Clinton. Todo con la declarada idea de prolongar el tiempo que sea posible el pulso interno entre los demócratas. Tras presumir del éxito de sus intrigas, Limbaugh se ha declarado satisfecho con la previsible victoria de Barack Obama, al que considera un candidato mucho más débil que Hillary. Hillary Clinton, en compañía de su marido Bill y de su hija Chelsea, en un mitin en Indiana to en Denver, fue negado ayer por el presidente de la campaña de Hillary Clinton. Terry McAuliffe indicó que los demócratas tendrán un nominado para principios de junio. Además de reiterar que si Hillary no gana, tanto ella como el presidente Clinton y sus seguidores ayudaremos al senador Obama Con todo, Hillary parece dispuesta a continuar por lo menos hasta la siguiente primaria prevista este martes en Virginia Occidental. Estado rural de mayoría blanca cuyo perfil coincide con el de las jurisdicciones donde la ex primera dama ha obtenido buenos resultados. Aunque, según habría reconocido ella misma, el hecho de ser la mujer que ha llegado más lejos en la política de Estados Unidos le obliga a perseverar y no tirar la toalla. Además de insistir en que se contabilicen los resultados de las primarias de Florida y Michigan, anulados por no seguir las reglas del Partido Demócrata, la senadora también ha vuelto a argumentar que ella es la opción más fuerte pa- AP ra las presidenciales de noviembre. Destacando en declaraciones al diario USA Today que ella ha demostrado que es capaz de atraer a una coalición más amplia de votantes, incluido el bloque de clase trabajadora blanca hasta ahora reacio a respaldar a Barack Obama. Según la ex primera dama, ésa es la gente que uno tiene que ganar De puertas para dentro, la mayor parte del equipo electoral de Hillary Clinton estaría apostando por una salida elegante en aras de preservar la unidad del Partido Demócrata y aliviar las grandes tensiones generadas por la existencia de dos formidables candidatos. Sin embargo, unas cuantas voces del entorno de la ex primera dama estarían insistiendo en mantener la lucha hasta la convención nacional de Denver. Entre ellos se encontraría su propio esposo, Bill Clinton. Con todo, el consenso en la Prensa de Estados Unidos y en círculos políticos insiste en que ha comenzado el principio del final de la era Clinton, que durante los últimos 16 años ha dominado el Partido Demócrata. Un final que según todas las predicciones no va a ser fácil, ya que plantea una transición cuando menos complicada, empezando con un profundo cambio generacional en puestos de liderazgo. Bill Clinton, empeñado Manuel Erice DOBLE HOJA CUCHILLA DE ace unos dos meses, cuando el temor a una guerra de desgaste entre Hillary y Obama empezaba a hacer mella en las filas demócratas, Anthony Lake, ex consejero de Seguridad Nacional del ex presidente Bill Clinton, me advirtió en Madrid que la batalla entre H ambos no tenía por qué facilitar una victoria del republicano McCain: No esté tan seguro de ello. Hay otro punto de vista, y es que mientras dure la lucha, el foco se va a proyectar sobre los demócratas, y la figura de McCain pasará a un segundo plano La predicción se ha cumplido en términos mediáticos, pero eso no quiere decir que el resultado final en los comicios de noviembre vaya a ser el que persigue el ahora asesor de Obama. Incluso ante la probable opción de que Hillary abandone en breve y se abra un escenario de entendimiento entre los dos gallos demócratas- -incluido el llamado ticket o candidatura conjunta, con Obama a la cabeza- no parece que la dispu- ta haya sido una buena inversión: según las encuestas, un tercio de los fieles a Clinton estaría dispuesto a votar a McCain antes que a Obama, mientras que un quinto de los partidarios del senador por Illinois rehuiría un apoyo en las urnas a la senadora por Nueva York, en beneficio del republicano. Que estos polvos se acaben convirtiendo en lodos es sólo otra hipótesis de trabajo. A la hora de acudir a las urnas, el voto útil puede funcionar. Pero da una idea de la inquina que ha sembrado tanta polarización. Falta una simple operación matemática para comprobar si la suma del protagonismo en los medios es mayor que la resta del enconamiento. La cuchilla tiene doble hoja.