Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL www. abc. es internacional se ve, siquiera diminuta, ni una vaca, ni un campesino, ni un tractor moviéndose por una carretera que está anegada. Asusta la falta de vida porque, seguramente, significa que ahí abajo no queda nadie vivo y todos han perecido víctimas del terrible ciclón que azotó Birmania el pasado fin de semana. Sólo al aproximarse el avión al aeropuerto se aprecia algo más de movimiento en las casas desperdigadas a su alrededor. En el horizonte, coronado por el sol que cae al atardecer, ascienden columnas de humo procedentes de las hogueras con que, allá abajo, entre las ruinas, los supervivientes están cocinando con carbón debido a la falta de electricidad. O de las piras funerarias con que se queman los cadáveres, tanto humanos como animales, para evitar que sus cuerpos en descomposición propaguen epidemias entre los vivos. Al salir del sorprendentemente moderno aeropuerto de Rangún, inaugurado el año pasado, la desolación a ras de suelo golpea como una bofetada al recién llegado. La noche ha caído sobre Birmania y la carretera que lleva hasta la ciudad está completamente a oscuras. Iluminados por los faros de los coches, a ambos lados de la vía se sucede una hilera de gigantescos árboles derribados por el ciclón. VIERNES 9- -5- -2008 ABC Las tinieblas engullen Rangún Hasta donde alcanza la vista, el paisaje es una espeluznante naturaleza muerta. En esta zona situada al este de Rangún, en el delta del río Irrawaddy, no se ve, siquiera diminuta, ni una vaca, ni un campesino, ni un tractor moviéndose por una carretera POR PABLO M. DÍEZ ENVIADO ESPECIAL RANGÚN. Campos de arroz inundados, pueblos tragados por el agua, carreteras anegadas, árboles de más de 60 años derribados por el viento, vallas publicitarias arrancadas y hogueras donde los vivos queman a los muertos o cocinan con carbón por falta de electricidad. Rangún, como Birmania, llora su tragedia en la oscuridad. El desastre provocado sobrecoge a vista de pájaro. Cuando el avión procedente de Bangkok va a iniciar el descenso sobre la principal ciudad de Birmania, Rangún, todo lo que se ve desde la ventanilla es una vasta extensión de terreno inundada. El agua, turbia y enfangada, ha anegado los cultivos de arroz borrando las formas irregulares que dibujaban las parcelas, esos cuadritos y rectángulos que se suelen ver desde el aire y que ahora son sólo un recuerdo apenas perceptible bajo el manto de barro. Igual que algunas casas que, a duras penas, se mantienen en pie y parecen pequeñas islas rodeadas por un océano de color marrón. Hasta donde alcanza la vista, el paisaje es una espeluznante naturaleza muerta. En esta zona situada al este de Rangún, en el delta del río Irrawaddy, no Arrasado Falta de vida MILLÓN Y MEDIO DE AFECTADOS Población que vive en las áreas inundadas Por localidades (2005) 100.001 50.001- 100.000 25.001- 50.000 25.001 Río Irrawaddy En millones de dólares Reino Unido ONU Birmania BIRMANIA (Cruz Roja) Ofertas de ayudas 10 10 4.5 3 3 2.8 2.8 1.98 1.55 1 1 0.78 0.32 0.3 0.27 0.2 0.19 0.1 0.1 ABC Fuente: Unosat Reuters U. N. Food and Agriculture Organization, U. S. D. A. news reports Ruta del ciclón Inundaciones detectadas por satélite (5 5 08) Insein 100.000 Rangún Rangún Laputta Bogalay Dedaye 129.000 Mar de A n d a m án CHINA Laputta 209.000 Bogalay 180.000 Pyapon 130.000 50 km Unión Europea EE. UU. Australia World Vision Canadá Alemania Nueva Zelanda China Indonesia ESPAÑA Francia Grecia Japón Singapur Cruz Roja Int. Cruz Roja Ame. Corea del Sur 1.1 Algunos eran el doble de viejos que yo, habían llegado incluso hasta los 60 años se lamenta Win Zaw, conductor de un hotel de Rangún cuya casa, a 35 kilómetros del casco urbano, fue azotada por el Nargis durante toda la noche del viernes. El viento no dejaba de soplar y, al final, se llevó el tejado, que era de tejas, y uno de los muros laterales se acabó derrumbando explica Win Zaw O a ABC, que ha conseguido entrar en este hermético y aislado país dirigido por una Junta militar que prohíbe los visados a los periodistas. A pesar de tales restricciones, que están retrasando el reparto de ayuda humanitaria, ABC ha sido el primer medio español en acceder al país, donde ayer pudo comprobar de primera mano la realidad sobre el terreno y donde permanecerá durante los próximos días para narrar el drama que sufren los birmanos. Llevamos cinco días sin electricidad ni agua y tenemos que cocinar con carbón a la intemperie explica Kun Thay, quien también se queja de que los precios se han triplicado, ya que un bidón de agua con veinte litros cuesta 1.000 kyats (1 dólar) y un kilo de arroz 1.500 kyats (1,5 dólares) Para un occidental, puede que estos importes no resulten excesivamente caros, pero para Kun Thay suponen una fortuna. Y es que, como el 90 por ciento de los birmanos, este vendedor ambulante vive con menos de un dólar al día porque sólo reune 20 dólares al mes recorriendo las calles con su carrito de fruta. Por supuesto, de la carne y el pescado ya nos hemos olvidado estos días indica Kun Thay en una oscura avenida de Rangún, que permanece entre tinieblas porque el suministro eléctrico sigue sin restituirse en la mayor parte de esta ciudad de 6,5 millones de habitantes. De hecho, sólo hay luz en algunas zonas del centro urbano Birmania produce el 4 del arroz mundial Incluye valor de la ayuda humanitaria Bangladesh India Asistencia Tailandia humanitaria Caos y tragedia Producción de arroz En millones de toneladas 30.6 30 21.9 2001 02 03 04 05 06 2007 Impacto en la producción de alimentos Cultivo acuático 80 Arroz 65 Aves de corral 50 Cerdo 40 2001- 2005 datos de FAOSTAT, 2006 y 2007 datos de FAO y en aquellos bloques, hoteles, tiendas y restaurantes que disponen de generadores propios. Cae la noche sobre un país sumido en el caos y la tragedia. Birmania, como Rangún, sigue entre tinieblas una semana después de que el ciclón Nargis barriera su costa con la furia de las fuerzas desatadas de la Naturaleza. Debido a la situación límite en la que se mueve el país y a la cerrazón de la Junta militar que con mano férrea lo gobiena y se obstina en negar el permiso para que pueda llegar la ayuda humanitaria del extranjero, la comunidad internacional ya se está planteando seriamente la posibilidad de forzar la llegada de la ayuda humanitaria sin esperar el permiso de la Junta militar. Basándose en el principio de la responsabilidad de proteger así lo ha propuesto Francia, en una iniciativa que ya ha sido apoyada por el ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos.