Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 9- -5- -2008 ESPAÑA 27 Los retos del PP La preocupación por el futuro de la organización, convertida por culpa de unos y otros en algo enfermizo que se desarrolla en un ambiente insalubre, deja a los votantes del PP, al menos por el momento, sin la voz adecuada en el debate político del PP, al menos por el momento, sin la voz adecuada en el debate político. Hay quienes pretenden anestesiar esta desgracia en una supuesta pasividad del Gobierno en el comienzo de la legislatura, como si todo pudiera resolverse un poco más adelante, con las aguas más calmadas, en cuanto comience de verdad la discusión de los grandes temas. Pero una cosa es que el Gobierno esté atravesando, gracias al PP, una suerte de paraíso dialéctico y otra que esté inactivo. Una cosa es que, en un Ejecutivo hecho a la medida del presidente, muchos de sus ministros sean todavía desconocidos y otra que no se siga planteando, con la tranquilidad del triunfo electoral y de las turbulencias del adversario, el proyecto que se contiene en el programa socialista. Hay asuntos que llaman la atención momentáneamente de la opinión pública- -como el secuestro y la liberación de un pesquero en las costas de Somalia- -y, ahí, la respuesta de la oposición es inevitable, aunque incluso en este caso ha quedado diluida en los acontecimientos. La sequía en Cataluña ha producido también una cierta agitación, colocando el tema del agua en las portadas de los medios de comunicación, y la respuesta del PP da la impresión de convertirse en algo propio de las instituciones locales o regionales que controla y no tanto del partido como tal, aunque sólo fuese pedagógicamente tras el esfuerzo hecho en el pasado con el Plan Hidrológico Nacional. Pero la voz que necesitan los votantes del PP, incluso aquellos que no reparen en ello de forma evidente, también tiene que responder, tomar la iniciativa y forjar el sustrato de una alternativa seria en muchas otras cuestiones, aunque no sean inmediatamente espectaculares, que algunas lo son. ¿Dónde ha quedado, por ejemplo, a los ojos de los ciudadanos, el paquete de medidas económicas prometido en la sesión de investidura? Ante la propuesta de estudiar una posible reforma del sistema electoral, que no puede sino plantearse como la traslación a las elecciones de un modelo de país, el único mensaje que llega es el recurso a la autoridad del Consejo de Estado. Germán Yanke POOL esa virtud tan ligada a la auténtica verdad de lo humano, se pone a prueba El cardenal agregó que su adhesión a una concepción cristiana del hombre, de la sociedad y del mundo, en medio de todas las oscuridades de la frágil existencia humana, le distinguió siempre MADRID. La primera desgracia del PP no es su crisis interna sino que, a causa de ella (y de la necesidad que sienten tirios y troyanos de mirarse el ombligo) se ha convertido en estos dos últimos meses en un partido que, en vez de tener iniciativa en los asuntos de la política general, vuelve a ir a remolque del Gobierno, sólo respondiendo al adversario unas veces tarde y otras mal y desacompasadamente. Los partidos tienen tendencia a considerar que los militantes activos que se pasan por la tarde por la sede son toda la militancia y, en muchas ocasiones, que son, además, todos sus votantes o su representación exacta. Pero las cosas no son así y la preocupación por el futuro de la organización, convertida por culpa de unos y otros en algo enfermizo que se desarrolla en un ambiente insalubre, deja a los votantes Nadie ha aclarado aún si los fallos del PP en la pasada legislatura estuvieron en el modo o en la doctrina Ahora se sugiere más laicidad mediante la reforma de la Ley de Libertad Religiosa, pero el asunto no es una ocurrencia circunstancial, sino algo que constaba en el programa del PSOE y que el PP debería haber tenido en cuenta para plantear el debate antes y no después. Tenemos un grave problema con la Justicia y el Gobierno parece ampararse en el caos del PP a la espera de que se acla, re, de que se pueda negociar la renovación del Consejo General del Poder Judicial y el Constitucional, porque no se ha encontrado todavía con un proyecto serio y bien explicado del principal partido de la oposición. Más importante que el tono absurdo que ha tomado la discusión interna en el PP, que nada tiene que ver ni con las ideas, sería corregir en esta cuestión y en lo que eufemísticamente se llama política territorial y las relaciones con los nacionalistas, los errores del pasado. El Estatuto de Cataluña, más allá de nominalismos, sigue planteando el futuro del concepto de soberanía y las políticas nacionales. Y llega, otra vez, Ibarretxe enarbolando las conversaciones de Loyola. A estas alturas, en las que aparecen familias y grupúsculos en el PP cada vez más ridículos, el votante no sabe si unos y otros consideran que los fallos en la pasada legislatura estuvieron en el modo (en la exageración formal, en la actitud crispada) o en la doctrina, lo que convendría saber más que el futuro equipo de Mariano Rajoy.