Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA La ofensiva etarra s Las víctimas VIERNES 9 s 5 s 2008 ABC ETA sale en defensa de la alcaldesa de Mondragón Arremete contra el PSOE y el PNV por querer aniquilar a la izquierda abertzale E. C. BILBAO. ETA ha tardado poco más de una semana en salir en defensa de la alcaldesa de Mondragón, Inocencia Galparsoro, de ANV que envió el juez Gar, zón a prisión precisamente por colaborar con los terroristas. En un comunicado enviado a Gara la banda asesina asegura que el encarcelamiento de la alcaldesa de Mondragón se ubica en la estrategia de echar de las instituciones a los electos independentistas Siguiendo la línea habitual de sus últimos escritos, ETA vuelve cargar contra el PSOE y el PNV a quienes acusa de que, rer aniquilar a la izquierda abertzale. Y asegura que la serie de movimientos últimos de PSOE y PNV hacen vislumbrar un intento de imponer un nuevo pacto autonómico En concreto, acusa a socialistas y peneuvistas de pretender aniquilar a la izquierda abertzale, desactivar la lucha por la independencia e imponer un nuevo ciclo automómico español a Euskal Herria Ante este horizonte, anuncia que los que deseamos la libertad total de Euskal Herria decimos hoy también que no al igual que le dijimos no a la Constitución española en 1978 Nunca aceptaremos una situación de imposición añade el comunicado de los terroristas, que consideran que un fraude de ese tipo sólo supondría profundizar en la asimilación de Euskal Herria Asimismo, la banda se queja de la apuesta del Gobierno por reforzar las actitudes neofascistas y represivas y denuncia la versión más negra de la traición de los responsables políticos de un PNV que está totalmente corrupto Por último, ETA aprovecha para reivindicar dos atentados contra las sedes del PSOE en Abusu y Elgoibar y otros dos contra repetidores de televisión, en Azpeitia y Lapoblación, El juez no ve delito en mantener una calle con nombre etarra Moreno estima que la Corporación de Amorebieta no incurrió en enaltecimiento del terrorismo porque la decisión fue de otros B. TORQUEMADA MADRID. El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha decidido no admitir a trámite la querella presentada por la Asociación Dignidad y Justicia contra el alcalde de Amorebieta, el peneuvista David Latxaga, por no quitar a una calle de la localidad el nombre de los etarras Txiki y Otaegi fusilados en septiembre de 1975. El magistrado estima en su auto que no cabe imputar delito alguno a la actual Corporación porque no ha partido de ella la iniciativa de dar esa denominación a una vía pública, sino que se trata de una circunstancia heredada de un anterior equipo municipal. El criterio de Moreno ha coincidido con el de la Fiscalía, que estimó que no procedía la admisión a trámite al no constar según el auto difundido ayer, que el alcalde de Amorebieta efectuara ninguna manifestación de exaltación del terrorismo o de los terroristas o que hubiera intervenido o fuera el responsable del expediente de concesión de los nombres de las calles objeto de la querella El presidente de Dignidad y Justicia, Daniel Portero, explica que ese mismo criterio lo ha mantenido la Fiscalía en las nueve querellas de esta naturaleza que hemos presentado contra alcaldes del País Vasco y Navarra Pero eso no significa, añade, que la batalla esté perdida, porque tanto la querella de Amorebieta como la de Arrigorriaga sí han sido admitidas en recurso de apelación y serán vistas por la Sala de lo Penal Recuerda igualmente Portero que al juez Ismael Moreno ya le tiraron su pronunciamiento sobre el caso Bultó en el que la familia de ese industrial asesinado se querelló contra el Ayuntamiento barcelonés de Santa Coloma de Cervelló por dedicar una calle a Jaume Martínez Vendrell, inductor del atentado. Moreno- -explica Portero- -desestimó la correspondiente querella en términos parecidos a los que ahora esgrime y el fallo definitivo terminó siendo favorable a los querellantes Dignidad y Justicia decidió actuar judicialmente contra el alcalde de Amorebieta y contra los de otras ocho localidades del País Vasco y Navarra tras no obtener respuesta alguna después de haber enviado cartas a todos esos Ayuntamientos en las que les instaba a retirar los nombres de etarras a calles y espacios públicos de sus municipios. Las misivas, acompañadas de registro de entrada, advertían también a los Consistorios que, de no dar respuesta al requerimiento, podían incurrir en el delito de enaltecimiento del terrorismo recogido en el artículo 578 del Código Penal. La misma pauta de lo sucedido en Amorebieta se ha repetido en otras localidades del País Vasco y Navarra, tanto porque los gobiernos municipales han hecho oídos sordos a la petición promovida por las víctimas como por la posición de la Fiscalía, partidaria de la no admisión a trámite de las querellas. Hace un mes la Fiscalía de la Audiencia Nacional instó a que se desetimara la querella contra la alcaldesa de Hernani, Marian Beitialarrangoitia, de ANV por no quitar a un parque infantil del pueblo el nombre del etarra Pana que asesinó en 1980 al jefe de los Miñones de Álava, Jesús Velasco. El Ministerio Público adujo entonces que debía seguirse la vía de lo contencioso- administrativo, un criterio que produjo hondo malestar en la familia de Velasco, que manifestó públicamente su convicción de que mantener el nombre de un etarra en una calle, plaza o cualquier otro espacio público supone una forma activa de enaltecimiento del terrorismo. Hasta hoy, sólo en las localidades de Cizúrquil y en Lizarza (gracias en este caso a la firmeza de la alcaldesa Regina Otaola) se ha liquidado el callejero etarra Auto íntegro del juez de la Audiencia Nacional Isamel Moreno en abc. es La Fiscalía viene sosteniendo que sólo cabría actuar contra las Corporaciones que tomaron la decisión Vía administrativa TELEPRESS El miedo cierra los comercios en Mondragón, pero no las fábricas Los comercios cerraron ayer en Mondragón, con motivo de la huelga general convocada por el entorno de ETA para protestar por el ingreso en prisión de la alcaldesa de la localidad, Inocencia Galparsoro, acusada de colaboración con la banda terrorista y quebrantamiento de medidas cautelares. La dictadura del miedo se impuso en el comercio, indefenso ante las presiones, pero no en las fábricas ni en las empresas.