Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA El caos de la Justicia s Abusos a menores VIERNES 9 s 5 s 2008 ABC César Alonso de los Ríos El guardia civil que abusó de sus hijas tendrá la patria potestad en 18 meses Ha sido condenado a cuatro años y medio de prisión s La juez estima que la hija biológica sufrió un solo abuso, pero aprecia un delito continuado respecto de la mayor C. MORCILLO MADRID. No pensaba contarlo nunca, pero cuando se dio cuenta de lo que estaba sucediendo, nos dijo cómo su padrastro le metía mano y la sobaba cuando yo no estaba en casa Este es parte del testimonio en el juicio de Rosa María N. la madre de las dos niñas de las que abusó su padrastro y padre, respectivamente, y que acaba de ser condenado a cuatro años y medio de prisión por estos abusos. La titular del Juzgado de lo Penal número 3 de Móstoles, Ángeles Barona, consideró testigo directo a la mujer ante la falta de testimonio de la niña menor (la mayor se suicidió en 2004) José María C. agente de la Guardia Civil que está destinado en Boadilla del Monte, ha sido declarado culpable de abusos continuados sobre Patricia (la hija de su pareja) y condenado a tres años de prisión, y de abuso sexual a su hija Andrea, por el que tendrá que pasar un año y medio en la cárcel. Además, ha sido suspendido de su cargo de agente durante el tiempo de la condena- -cuando sea firme al superar los tres años perderá la condición de militar- -e inhabilitado de la patria potestad de su hija, que recuperará al cumplir el año y medio de prisión impuesto. José María C. tendrá que indemnizar a la familia con 36.000 euros. La Fiscalía estudia recurrir la pena ya que durante el juicio aumentó su petición a seis años por dos delitos continuados de abusos, ya que en el caso de la menor la juez considera que sólo se produjeron en una ocasión, al contar sólo con el testimonio de la madre. La sentencia detalla que los abusos juzgados, denunciados en octubre de 2003, comenzaron mucho antes pero la hija mayor, Patricia, sólo decidió contarlos en una reunión familiar al pensar que a sus hermanos les podía pasar lo mismo Cuéntales por qué estoy así, cuéntales cómo me metes mano y te metes en mi cama le espetó la joven al padrastro. El acusado reconoció al menos dos actos concretos de abusos, tocamientos según él, aprovechando que la entonces adolescente estaba durmiendo. La madre de las niñas se separó y le denunciaron. Los forenses que le examinaron concluyeron que José María C. tenía una pedofilia limitada al incesto Patricia sufrió tocamientos de su padrastro, según la resolución judicial, entre los diez y los quince años. El individuo aprovechaba cuando la madre se marchaba a trabajar para reclamar de la niña actos libidinosos y posteriormente cuando la niña llegó a la pubertad iba a la cama de la menor y se los realizaba él mismo. Patricia se arrojó a las vías del metro el 8 de febrero de 2004, dos meses después de descubrir que su hermana pequeña, Andrea, también era víctima. Con respecto a Andrea, la hija biológica del acusado, nacida en 1997, la sentencia considera que el agente la sometió al juego de la perlita y el pene, consistente en que la menor tocaba a su padre el pene y este los genitales a la niña De cara a la condena, hay que tener en cuenta que sólo se tuvo en cuenta el testimonio de la madre de la menor y no ha sido posible determinar la credibilidad del de la niña Los peritos señalaron que tanto su estado como sus palabras- -tenía cinco años cuando relató un único episodio- -son compatibles con una situación de abuso sexual infantil La pequeña contó a su madre el referido juego sexual a raíz de un programa de televisión y cuando la mujer ya había dejado a su marido al enterarse de lo que ocurría. La juez estima que si la menor verbalizó la existencia del juego es porque el juego existió pero la reacción colérica de la madre al oír esas palabras provocó que la niña nunca más volviera a hablar del juego. Cuando los psicólogos le preguntaban respondía con evasivas y ansiedad. La juez creyó a la niña. ¿ABORTO LIBRE? ara nuestros gobernantes los católicos integristas están haciendo una insoportable demagogia con la cifra de los cien mil abortos anuales. Para ellos se trata simplemente de cien mil interrupciones voluntarias del embarazo esto es, cien mil actos llevados a cabo conscientemente por cien mil mujeres libres, dueñas de sus propios cuerpos y dueñas, a su vez, de los cien mil seres a cuyas vidas ponen fin. Para nuestros gobernantes, y para la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, el escándalo desaparecerá y la criminalización de las abortistas terminará cuando nadie pueda encontrar culpabilidades en este tipo de prácticas. Y ¿qué han decidido hacer nuestros gobernantes para impedir la demagogia de la carcunda católica en relación con la criminalización de las mujeres que se desembarazan de seres viables de cuatro, cinco, seis, siete u ocho meses? Nos acaban de anunciar una reforma de la ley del aborto. Cabe suponer que en la línea de su normalización. Los gobernantes quieren eliminar el aspecto terrible de los cien mil embarazos anuales con la proclamación del aborto libre, la supresión de su excepcionalidad y la desaparición consiguiente de los sentimientos de culpa. Al eliminar el carácter punible, desaparece el aspecto penoso. Queda el hecho, pero se esfuma el escándalo. Nadie deberá justificar nada. Como nadie debe pedir disculpas por respirar. Como vemos, para nuestros gobernantes y los celadores de la amoralidad colectiva los cien mil abortos anuales resultan desagradables no por su comisión sino por su consideración. Con la normalización de todo tipo de interrupción voluntaria del embarazo la sociedad no se sentirá concernida por los descubrimientos de fetos de siete meses en los basureros o por la existencia de trituradoras de seres humanos. En la nueva situación la hegemonía de la moral progresista situará las denuncias de los católicos en el campo de lo antidemocrático y vejatorio para la condición femenina. ¿A cuánto ascenderá la cifra anual de abortos cuando en esa nueva situación? P Piden un aumento de pena en los abusos a menores Víctimas de abusos sexuales a menores y sus familiares se manifestarán por las calles de Madrid el próximo 21 de junio para pedir que se endurezcan las penas que hay en España en relación a este tipo de delitos, según dijo a Ep la madre de las niñas que sufrían abusos de su padre. La abogada de las víctimas, Victoria Blanco, señaló que hay que conseguir que las penas se equiparen a las que existen cuando la persona que ha sido objeto de la violación es mayor de edad y añadió que una violación, una mañana, puede conllevar una condena de 21 años y abusar de una niña durante años, provocando que se lance a las vías del Metro sólo desemboca en tres años de prisión Blanco apuntó a que el ingreso en prisión para este tipo de abusadores debería ser obligatorio y no debería existir la alternativa de multa, recibiendo un tratamiento penitenciario especial una vez que están en la cárcel Además, la letrada defendió que se haga un seguimiento posterior una vez que los abusadores salgan de prisión. La abogada criticó la escasez de las indemnizaciones en este caso. EFE El caso Andratx visto para sentencia La Audiencia de Palma dejó ayer vista para sentencia la primera pieza del caso Andratx La Fiscalía se ratificó en la petición de cinco años de prisión para el ex alcalde Eugenio Hidalgo (PP) que aparece a la derecha de la imagen con otros acusados, por delitos de prevaricación urbanística y contra ordenación del territorio. ABC. es Texto íntegro de la sentencia en abc. es