Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN VIERNES 9 s 5 s 2008 ABC TRIBUNA ABIERTA Teresa JiménezBecerril POPULARIDAD L PP que más conozco es el de mi tierra, Andalucía, y me consta que es popular, porque sus dirigentes, locales o regionales, hablan para el pueblo y no para los señoritos de antes, que prefieren no disgustar a la casta socialista dejándose ver en un mitin del rival. Los nuevos señoritos ya saben lo que tienen que votar si quieren seguir siéndolo. Que parte del electorado popular no responda al perfil de la gente de a pie es natural; tampoco responden muchos de los votantes socialistas, y el PSOE sigue gozando del privilegio de representar a los desfavorecidos. Ahí está la clave del éxito. Se trata de conectar con la mayoría de la gente, no sólo con tus fieles. Y si el PP, a pesar de hablar de problemas reales y de EN BUSCA DE LA Los largos programas ya no funcionan, tampoco los ideales: han sido sustituidos por un par de ideas concretas que la gente considera realizables si hay voluntad E proponer soluciones reales, no logra representar a la mayoría, que aún cree que Zapatero, hablando de cuestiones irreales y sin presentar respuestas prácticas, es más capaz que su adversario, debería estudiar por qué no traspasa los prejuicios de muchos electores. Salvando las distancias de cómo han votado en los países vecinos, no estaría de más examinar los resultados. Roma no conocía un alcalde de derechas desde la Segunda Guerra Mundial; comunistas, democristianos y socialistas han gobernado desde entonces. Los últimos quince años de progresía cinematográfica y cultural de la capital italiana, de la mano de Rutelli y Veltroni (actual líder de la izquierda que se enfrentó a Berlusconi en las pasadas eleccio- nes) han ignorado la realidad de una ciudad que crecía en su mayor parte ajena a los focos y que, sin que nadie lo esperase, ha dicho ¡basta! y ha apagado el interruptor de una izquierda que vivía del cuento. No saben cómo lo hará el nuevo alcalde, pero esperan que lo haga mejor que quienes abandonaron a los ciudadanos a su suerte, creyendo que éstos no votarían nunca a alguien de derechas Pues no, ellos han creído a quien, barrio por barrio, les ha dicho que intentaría frenar la inseguridad, que sus hijos tendrían al menos los mismos derechos que los inmigrantes, alguien que no ha escondido sus pecados de juventud fascista y, a pesar de ello, se ha ganado la confianza de tantos que lo han visto como uno de ellos. En Londres ha desbancado a la izquierda un hombre peculiar que dista mucho de ser perfecto y además presume de ello, pero que ha devuelto a los conservadores no sólo la capital de Inglaterra, sino una de las ciudades más importantes del mundo. La gente tiene que sentir, tiene que creer. Los largos programas ya no funcionan, tampoco los ideales: han sido sustituidos por un par de ideas concretas, que la gente considera realizables si hay voluntad. En la política de hoy se trata de entender al pueblo: o la propaganda es buena o el líder es bueno. Con ambas bazas no hay quien te gane; con una puedes jugar, sin ninguna hay que confiar siempre en el fallo del contrario y que éste no sea hábilmente neutralizado. Hizo bien el PP escogiendo el adjetivo popular para nombrar a su partido; se anticipó entonces y hoy más que nunca debería llenarlo de contenido. Quizás en el próximo Congreso decidirán si además de liberales, de conservadores, de social- demócratas... quieren también ser populares. Para ello tendrán que entrar en sintonía con el pueblo, y la España actual no es Italia, ni Inglaterra, ni siquiera Francia. No será fácil decidir qué quieren escuchar los españoles y menos aún quién puede decírselo. CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. ¡Imperdonable! Mientras el petróleo prosigue con su imparable escalada, el encalambrado Gobierno que padecemos sigue instalado en la ecología política y en los juegos florales de Al Gore. No tiene plan alguno para reducir nuestra dependencia energética del exterior y se escuda en las insuficientes energías llamadas limpias: hidroeléctrica, eólica, fotovoltaica, geotérmica... Pero el problema económico, pivotando sobre un petróleo importado, nos está mostrando la cara más patética de una nación abocada al empobrecimiento galopante a través de una inflación que soportan los más desheredados, esa cantera que el progresismo de izquierdas cuida que no salga de la indigencia total, en la seguridad de que su discurso trasnochado seguirá calando en esa parte de la ciudadanía masoquista que le aúpa al poder. El reto de todos los gobiernos debió ser el de aminorar nuestra dependencia del petróleo y de otros combustibles fósiles, en las aplicaciones en que sea posible generar electricidad de origen nuclear. Si eso era acuciante hace un año, cuando el barril de petróleo valía la sexta parte que hoy, ¿cuánto más urgente no será ahora? Pero nuestro Gobierno, hipertrofiado de ecologismo mal entendido y embobado de partidismo antirrepublicano norteamericano, se ha asido al catastrofismo de Al Gore y está dispuesto a sacrificarlo todo por ese discutible cambio climático Mientras no se toman las decisiones oportunas, se prosigue con políticas erróneas, cuando no perfectamente calculadas. A pesar de haber creado un Ministerio de Vivienda que pateó, en zapatillas, todo el sector inmobiliario, no se adoptaron medidas para alertar a la ciudadanía de los riesgos cier- tos de la vivienditis Se fomentó el desarrollo de los poceros de turno y ahora se pretende empobrecer más a los indefensos pensionistas echando mano al fondo de reserva de sus pensiones para canalizarlo hacia los especuladores que no emigraron al sector industrial español o al campo financiero internacional. Si no, ¿a qué viene la presencia de Taguas al frente de la patronal de las grandes constructoras? ¿No le da vergüenza a Zapatero gobernar para los especuladores millonarios con los votos de los pobres y de quienes olvidaron sus falacias? Antonio Fernández de Córdoba Madrid Huelga de enseñanza Los verdaderos motivos que han originado la huelga del profesorado de la escuela pública, el pasado miércoles, no es la reivindicación salarial. El fundamento de esta protesta es la reivindicación de una escuela pública de calidad, a la que todo escolar, todo estudiante, sea de la condición que sea, pueda ser admitido y pueda recibir una educación integral, cuya meta sea la excelencia. Parece un hecho que, para obtener un cierto grado de calidad en la enseñanza, algunos estamentos gubernamentales se dedican a privatizar escuelas públicas, que hacen que el acceso a la educación sea sólo privilegio de unos pocos, cuyos recursos económicos se lo pueden permitir. Es ciertamente retórico tener que recordar que la enseñanza, como la Sanidad públicas, han de estar dotadas de los mayores y mejores recursos por parte del Estado. No hay que olvidar que estamos hablando de la formación integral de seres humanos, que un día constituirán el futuro de nuestro país. También innecesario es recordar el hecho de que la educación no se puede, ni se debe limitar a la adquisición de conocimiento, tratando a los alumnos como meros autómatas, que acumulan información a destajo; la educación es mucho más que llegar a ocupar un puesto de trabajo que nos provea de riqueza y poder: es aprender a ser y comportarnos como seres humanos, con valores intangibles que aporten algo más que materialidad a la vida. M Manuela Gallo Alcántara Correo electrónico El regreso de José Tomás a Las Ventas Ni que decir tiene que las próximas actuaciones del diestro José Tomás en Las Ventas son y serán el acontecimiento taurino del año. La feria de San Isidro y la del Aniversario prometen tardes de éxito, sin duda. Hay mucho interés por ver a Manzanares, Ponce, El Juli, Morante o Cayetano, pero lo del maestro de Galapagar es distinto por la sencilla razón de que el toreo de Tomás es muy diferente al de todos los demás toreros del escalafón. La diferencia a la que me refiero no es otra que el enorme afán de José Tomás por hacer un toreo muy clásico y ortodoxo, pero desde unos terrenos en el ruedo que sólo él se atreve a pisar, con un valor descomunal. La diferencia de José Tomás con otros toreros es que no espera a realizar su toreo únicamente cuando está ante un toro que le dé facilidades, sino que quiere hacerlo con casi todos: el bueno, el regular y el malo. La tauromaquia de José Tomás se ajusta a las más estrictas normas del clasicismo más puro de todos los tiempos, tratando siempre de alcanzar en cada pase la absoluta perfección, y todo ello a base de quietud, estética natural y temple, para así transmitir la máxima emoción posible al tendido. A la gran afición de Madrid, a los integristas y esteticistas, a todos, nos encanta José Tomás. Es el toreo puro por excelencia. J. L. Cuenca Aladro Madrid