Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 TVyCOMUNICACIÓN www. abc. es comunicacion JUEVES 8- -5- -2008 ABC Prisa, pendiente de Telefónica para completar la opa sobre Sogecable La operación está condicionada por la posterior venta de la plataforma Digital F. ÁLVAREZ MADRID. Mañana, a medianoche, expira el plazo de aceptación previsto para la oferta pública de adquisición de acciones (opa) de Prisa sobre su filial Sogecable. La operación supone un importe total para la compañía de 3.870 millones de euros- -27,98 euros por acción, muy sobrevalorada a día de hoy, atendiendo a la evolución del mercado bursátil en los últimos meses, según los analistas- -y se interpreta como el primer paso de una actuación destinada a desprenderse del negocio menos rentable: la plataforma de TV por satélite Digital y aligerar así deuda del balance. En esa estrategia de marcar una línea fronteriza entre la TV de pago (Digital y la TV en abierto (Cuatro) juega un papel clave Telefónica. La primera empresa española controla directamente un 16,76 por ciento del capital de Sogecable, lo que supone en términos absolutos el equivalente a 650 millones de euros que la operadora ingresaría en caja si acudiera a la oferta pública de Prisa. Si, por el contrario, Telefónica deja pasar el tren perderá una oportunidad única de capitalizar su inversión en un momento difícil del mercado bursátil. Relaciones globales ABC Cuatro, para Prisa Sin embargo, para Telefónica la jugada se inscribe en un plano superior de relaciones globales con el Grupo Prisa, lo que a sólo cuarenta y ocho horas para el vencimiento de la opa parece decantar la balanza en favor de la continuidad de la operadora en el accionariado de Sogecable. Este escenario, además, se interpretaría como un gesto de buena voluntad con vistas a la posición negociadora sobre el futuro de Digital cuando se complete la opa. La plataforma de TV por satélite tiene tres áreas principales bien diferenciadas: infraestructuras (elementos técnicos y explotación del sistema satelital) contenidos y base de clientes. De lejos, la parte más atractiva es la última. Con 2.080.000 abonados a 31 de marzo de este año y un ingreso medio por cliente de 48,7 euros en el primer trimestre, este activo es el único reclamo para la cobertura de Telefónica. Juan Luis Cebrián, consejero delegado del Grupo Prisa ANGEL DE ANTONIO ACCIONARIADO SOGECABLE En porcentaje Grupo Telefónica 16,736 Vivendi 5,50 PRISA, Promotora de Informaciones S. A. 50,067 Otros accionistas en Bolsa 27,697 de Digital Sin embargo, el suculento precio que se ha fijado para Sogecable, sumado a las dificultades que atraviesan los mercados financieros, parecen haber cambiado radicalmente el rumbo de la estrategia. Además, la pasada semana, Vivendi abandonó el Consejo de Administración de Sogecable, ya que tras la finalización de la oferta de bonos convertibles su participación en la compañía audiovisual cayó del 5,5 al 0,64 Las dudas de Telefónica sobre su futuro en Sogecable mantienen la tensión hasta el final en el seno del Grupo Prisa. Hasta que se conozca el resultado de la oferta, y en función del mismo, la compañía cuyo consejero delegado es Juan Luis Cebrián no podrá reestructurar su posición financiera definitiva. Las entidades HSBC, La Caixa, Caja Madrid, Banesto, BNP y Natixis firmaron la sindicación del préstamo puente para financiar la oferta pública de adquisición (OPA) formulada por Prisa sobre el cien por cien de las acciones de Sogecable. Telefónica tiene previsto adoptar una decisión definitiva sobre su posición ante la opa de Sogecable hoy mismo, durante la celebración de su comisión delegada del Consejo de Administración, aunque César Alierta ya ha dejado entrever en las últimas semanas su disposición a mantener las buenas relaciones con la familia Polanco. Luego, habrá que ver cómo se encaja Digital en los planes de negocio. Pero, claro está, ese ya será otro tema. La comisión delegada de Telefónica decide hoy la estrategia de la operadora en Sogecable PARRILLADA MIXTA Jesús Lillo GENERALISMOS C omienza a emitir esta noche Canal Mad Men comedia que a través de una soberbia producción recrea la Nueva York de los primeros sesenta del siglo pasado y que, a partir de las oficinas de una agencia de publicidad, documenta con crudeza las relaciones entre hombres y mujeres en una época anterior a la liberación sexual de mediados de aquella década. El estreno responde al progresivo cambio de modelo que viene sufriendo una emisora obligada a satisfacer a sus abonados, de pago, con productos alternativos- -algunas de las mejores series norteamericanas del momento- -a sus ofertas tradicionales, fútbol y cine. En ésas está. Mientras Canal redefine su programa, asistimos el pasado lunes al pase, en La 1, del primer episodio de una serie española y del montón, una de esas comedias que desafían al espectador por su llevadera inconsistencia y cuyo núcleo duro es un vacío en el que meter, como el que rellena un pavo abierto de patas, una tontería detrás de otra. Como emisora generalista y al igual que sus pares, TVE todavía se dirige a un presunto gran público que quizá no exista a estas alturas y que, sin embargo, sirve para legitimar la más absoluta falta de talento. Por debajo ya del 17 por ciento de cuota de pantalla, los responsables de La 1 deberían dejarse de generalismos y plantearse la necesidad de configurar un modelo de ocio que responda a la demanda real de un público minoritario y que en su caso también es de pago, pero, por lo visto el pasado lunes, parecen haber elegido un 17 por ciento tan inconsistente, hueco y generalista como sus series. El músculo financiero de la compañía que preside César Alierta y su presencia internacional, además, jugarían en favor de la compra de contenidos. Telefónica ya cerró en junio del pasado año un acuerdo con Sogecable para ofrecer servicios de telecomunicaciones y de televisión digital por satélite, así como para colaborar en la compra de contenidos de televisión de pago en el mercado español. Esto es, el gran peso de la operadora en el mercado internacional podría aquilatar los costes derivados de los contratos firmados con las grandes productoras de Hollywood, peaje que la plataforma de TV tuvo que pagar en el fragor de la guerra digital para asegurarse contenidos cinematográficos exclusivos y que, paulatinamente, hay que renovar. El otro grupo de comunicación en juego es Vivendi. La compañía de capital francés posee un 5,50 por ciento de Sogecable y hace sólo unos meses se perfilaba como candidato para el pase Dudas hasta el final Vivendi, fuera del Consejo