Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 8 s 5 s 2008 INTERNACIONAL 37 Fuente diplomáticas estadounidenses aseguran que la cifra de muertos puede superar los cien mil arrasadas, la mayoría de las zonas costeras continúan sin recibir ayuda, al margen de los pocos víveres lanzados desde helicópteros militares. En Rangún, mientras tanto, sus 6,5 millones de habitantes se afanan por retirar los restos de árboles derribados y postes caídos, intentando recuperar una normalidad que sigue rota por la falta de agua y electricidad en gran parte de la ciudad. Las imágenes que proceden de allí muestran a grupos de vecinos llenando sus bidones de agua de camiones cisterna. En un país tan pobre como Birmania, donde el 90 por ciento de sus 57 millones de habitantes subsiste con un euro al día, el desabastecimento ha provocado que se doblen los precios del arroz, el carbón y el agua embotellada. Así, el Reino Unido destinará casi 10 millones de dólares (6,4 millones de euros) Estados Unidos, la Unión Europea y Australia han anunciado una partida de fondos de tres millones de dólares (1,9 millones de euros) China e Indonesia aportarán otro millón de dólares (647.000 euros) y España 775.000 dólares (500.000 euros) A pesar de estas promesas, aumentadas por la colaboración de otros países y ONG, el ministro de Exteriores francés, Bernard Kouchner, ha dudado del reparto que haga la Junta militar, demasiado acostumbrada a expoliar las riquezas de Birmania. Retirando escombro Afectados por el ciclón tratan de sacar de las aguas a un animal muerto para impedir que se propaguen enfermedades AP Las restricciones de la Junta militar retrasan la ayuda a Birmania El régimen del general Than Shwe acepta, cinco días después de la tragedia, el primer avión fletado por las Naciones Unidas PABLO M. DÍEZ ENVIADO ESPECIAL BANGKOK. En cualquier país normal un Gobierno abriría sus fronteras a la ayuda internacional tras sufrir una catástrofe como el paso del ciclón Nargis por Birmania, que ha dejado más de 22.000 muertos, 40.000 desaparecidos y a un millón de personas sin hogar. Pero esta depauperada nación del Sureste Asiático no está regida por unos gobernantes normales, sino por una Junta militar que mantiene a la población aislada del mundo para perpetuarse en el poder. Hasta ayer, el Gobierno de Myanmar, nombre con que el régimen del general Than Shwe ha rebautizado al país, no autorizó el primer avión de ayuda humanitaria de la ONU, aunque previamente había recibido otros envíos de Tailandia, la India y Bangladesh. Algunos cooperantes están esperando para entrar en el país se quejó una portavoz de Naciones Unidas, que ha decretado zona catastrófica al delta del río Irrawaddy, la región más afectada por la catástrofe natural. A la vista de los cadáveres sobre los arrozales inundados y de la destrucción causada por el ciclón, el portavoz en Bangkok de la Oficina para la Coordinación de Ayuda Humanitaria de la ONU, Richard Horsey, explicó que casi toda la parte inferior del delta, que tiene 5.000 kilómetros cuadrados, está bajo las aguas A medida que mengüen las aguas aflorando los efectos del ciclón, la cifra de víctimas se incrementará dramáticamente casi con seguridad hasta superar los 50.000 muertos. Fuentes diplomáticas estadounidenses elevan la cifra hasta 100.000. Al margen de dichas previsiones, el Nargis ya es uno de los peores desastres naturales que ha asolado Asia en los últimos años, tras el tsunami que barrió las costas del Océano Índico y se cobró 230.000 vidas en la Navidad de 2004 y el ciclón que mató a 143.000 personas en Bangladesh en 1991. La poca ayuda humanitaria disponible se reparte en Yangón (Rangún) la principal ciudad del país, y sus alrededores, al tiempo que un convoy había partido hacia Labutta, una de las localidades más castigadas por el ciclón y donde habrían perecido al menos un millar de personas. Más dramático aún era el balance provisional de bajas en Bogalay, otra ciudad cercana enclavada también en el delta del río Irrawaddy y donde podrían haber fallecido 10.000 de sus habitantes. Debido al precario estado de las carreteras, muchas de las cuales están anegadas o intransitables tras haber sido ABC. es Vídeos e imágenes de la tragedia de Birmania en abc. es internacional Las epidemias por el agua estancada y los cadáveres amenazan a los supervivientes BANGKOK. Agua estancada, un calor asfixiante, cadáveres en descomposición y falta de medicinas e higiene. En Birmania se dan los factores para que se desaten epidemias que podrían seguir diezmando a los supervivientes del ciclón Nargis Así lo ha advertido la Organización Mundial de la Salud, que teme que los mosquitos y las aguas cenagosas que han inundado el delta del río Irrawaddy, la zona más afectada, propaguen enfermedades como malaria o diarrea. El Nargis ha agravado la situación de Myanmar, uno de los países más pobres del mundo y donde el 90 por ciento de sus 57 millones de habitantes subsisten con un euro al día. Para colmo, la mitad de la población vive en las cinco zonas más castigadas: las divisiones de Yangón (Rangún) Ayeyawaddy y Bago y los estados Mon y Kayin. En un ranking de la OMS del año 2000, Birmania tenía el segundo peor sistema sanitario del mundo, después de Sierra Leona. Además de epidemias, el ciclón podría causar una hambruna entre los próximos 18 y 24 meses, ya que las cinco zonas afectadas aportan el 65 por ciento del arroz nacional, el 80 por ciento de su acuicultura, la mitad de sus aves y el 40 por ciento de su ganado porcino. Así lo ha advertido la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y los Alimentación (FAO) que recordó que Birmania ha pasado de producir cuatro millones de toneladas de arroz a las 600.000 previstas para este año, mermadas además por el ciclón. Dicha reducción ha tenido lugar durante las últimas cuatro décadas, el tiempo que el régimen militar lleva en el poder.