Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 8- -5- -2008 Los alcaldes del PP se movilizarán en toda España para exigir agua como a Barcelona 15 PENÚLTIMO CRUCE DE DECLARACIONES MARIANO RAJOY JAIME MAYOR OREJA Lo único que tengo que decir a todas las personas que han votado al PP es que es un momento difícil, pero las cosas las haremos con sentido común y sensatez LUISA FERNANDA RUDI El PP vive el momento más crítico y difícil desde su refundación. Hay que escuchar a los que han sido historia y hoy son referentes GUSTAVO DE ARÍSTEGUI Rajoy mantendrá el congreso de 2011 aunque sea su reválida Diputados fieles a Zaplana le pidieron que aguantara en segunda fila en el Congreso como referente de un posible recambio C. DE LA HOZ A. COLLADO MADRID. La dirección del PP considera que ha pasado lo peor de la crisis interna del partido, que el próximo congreso servirá para poner las cosas en su sitio y será un aval sólido para la continuidad de Rajoy con plenos poderes al frente del partido, pero no retrasará la convocatoria de la siguiente asamblea, que tocará en 2011. En fuentes del PP aseguran que se celebrará a su tiempo. Pero es el momento que pueden esperar los ahora dispersos grupos de oposición interna para presentar una alternativa si para entonces Rajoy está más débil que ahora y con menos respaldos de los principales dirigentes regionales del partido. Ese congreso de 2011 podría convertirse en una nueva reválida para el presidente del PP y sus aspiraciones a ser candidato en las elecciones generales que, si no se adelantan, se celebrarán en marzo de 2012. La actual dirección del Partido Popular salió elegida en el congreso de 2004, siete meses después de la derrota electoral del 14- M, y debía haber rendido cuentas de su gestión a los tres años. Pero a finales de 2007 a toda la organización le pareció que se debía aplazar porque las elecciones se podían adelantar al otoño y después no hubo tiempo ni convenía ya convocarlo en plena precampaña. La dirección tiene manga ancha para fijar la fecha de la asamblea, y nadie protestó. Mientras, siguen las presiones desde el PP de Madrid y de algunos diputados discrepantes con la renovación de cargos en el Grupo Popular para que Rajoy adelante los nombres de su futuro equipo de dirección en el partido- -por miedo a que Alberto Ruiz- Gallardón esté entre los elegidos en el primero caso o por temor a perder protagonismo, en el segundo- -en la dirección del PP mantienen todas las incógnitas abiertas y prosiguen con los preparativos del congreso a la espera de los cambios. Se mantiene de momento la tregua con Esperanza Aguirre, aunque sus fieles Ignacio González y Francisco Granados han hecho alguna incursión preventiva en el debate interno y en la sede de la calle Génova dan por hecho que la presidente de la Comunidad de Madrid no se presentará en el congreso como alternativa a Mariano Rajoy. En el grupo parlamentario el descontento también ha amainado con los nombramientos de portavoces de comisión y la salida de Eduardo Zaplana ha dejado sin referente a los más críticos. Ahora se ha sabido que algunos de los parlamentarios más fieles al ex portavoz le pidieron después del nombramiento de Soraya Sáenz de Santamaría como sucesora en el cargo que aguantara en la segunda fila al menos hasta después de los comicios autonómicos vascos y gallegos, que se tienen que celebrar en el próximo año y medio. La teoría de los díscolos era que si los resultados eran malos para el equipo de Rajoy y Sáenz de Santamaría no se asentaba al frente del grupo y como ariete de la oposición contra Zapatero, Zaplana, desde la reserva, tendría argumentos y apoyos para darle la vuelta a la situación. El ex portavoz hizo caso omiso y prefirió aceptar la oferta de Telefónica para irse a la empresa privada. Ese calendario, ante lo inevitable de tener que esperar los acontecimientos electorales del próximo año, es la teoría que manejan todos los críticos con Rajoy. Si ahora no es posible plantarle cara porque una mayoría del partido apoyará su reelección en junio, a mitad de la legislatura y un año antes del siguiente congreso será el momento para intentar articular una alternativa. Incluso para los pocos incondicionales de Rodrigo Rato que todavía no están alineados con el presidente del partido ni con la presidenta de la Comunidad de Madrid sería también el momento de intentar convencer al ex vicepresidente del Gobierno para que volviera a la política para ser el sucesor del sucesor. Rajoy tomará la decisión que considere más adecuada Mariano Rajoy no obtendría ningún apoyo si tuviese de número dos a Chikilicuatre mo Manuel Fraga, Luisa Fernanda Rudi, Federico Trillo o Jesús Posada, que asistieron al acto. Junto a ellos, la nueva generación del PP, liderada por Soraya Sáenz de Santamaría o José Luis Ayllón. A pesar de que Rajoy sólo respondió a una parte de las amplias declaraciones de Jaime Mayor Oreja, éste, desde Bruselas, reclamó que se escuche y se tenga en cuenta el papel de quienes han sido historia y que hoy son referentes apostando por una renovación por adición y por suma El eurodiputado popular apostó por que lo realmente importante no sean los nombres, sino que se acierte en el diagnóstico de la situación por la que atraviesa España. El PP no debe estar en un momento de ombliguismo, ni debatir sobre nombres, listas o etiquetas. Hay que arrancar de la situación que está sucediendo en España y acertar en la oposición que tiene que hacer el PP frente a lo que yo he denominado la segunda transición afirmó. Quién apenas se quiso pronunciar ayer sobre la situación del partido fue la presidenta de la Comisión de RTVE en el Congreso, Luisa Fernanda Rudi, aunque sus breves palabras sirvieron para respaldar a Rajoy y la elección que haga sobre el número dos del partido. Creo- -dijo- -que tomará la decisión cuando considere más adecuado, como se ha hecho siempre en los congresos del PP La situación interna del PP parece que comienza a crispar a algunos, como es el caso de Federico Trillo, que despachó las preguntas de los medios de comunicación pidiéndoles un poco de seriedad Precisamente esa seriedad es la que el PP debería reclamarle a Gustavo de Arístegui, que se descolgó con unas irónicas declaraciones sobre el posible número dos de Rajoy, en su intento de presionarle para que lo dé a conocer. Aunque lo calificó como una persona extraordinariamente sólida puntualizó que no obtendría ningún apoyo si tuviese de número dos a Chikilicuatre En su línea de dar una de cal y otra de arena contra Rajoy, recalcó que necesita un número dos, tres y cuatro porque él sólo no puede Incursiones de los segundos Arístegui y Chikilicuatre La tregua con Aguirre y la salida de Zaplana rebajan el malestar en el partido y en el grupo parlamentario ABC. es Vídeos con declaraciones de los dirigentes del PP en abc. es