Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 7- -5- -2008 El lago Baikal, la mayor reserva de agua dulce, se calienta con inusitada rapidez 85 DISEASOME DE VIDAL Y BARABASI Cáncer Hueso Esqueleto Tejido conectivo Muscular Dermatológico Cardiovascular Hematológico Renal Endocrino Inmunológico Gastrointestinal Nutricional Matabólico Boca, nariz y oído Oftalmológico Respiratorio De desarrollo Neurológico Psiquiátrico Múltiples tipos Sin clasificar El diseasome o enfermedoma de Vidal y Barabasi Marc Vidal y Albert- Laszlo Barabasi idearon su diseasome o enfermedoma el atlas genético de la enfermedad, como una red de esferas o nodos interconectados por líneas, a la manera de una estructura cristalográfica- -si el mapa es tridimensional- o la representación pictográfica de la red global de internet- -si el mapa es plano- Cada nodo representa una enfermedad, y su tamaño o volumen guarda una escala relativa al número de genes que intervienen en la misma. Las líneas representan los genes o mutaciones que tienen en común las enfermedades (nodos) de forma que aparecen interrelacionadas de acuerdo con un patrón o base genética común. La actualización del atlas es permanente, a medida que se descubren nuevas asociaciones entre genes y enfermedades. Número de genes 15 5 1 30 Cada círculo representa una enfermedad, y su tamaño el número de genes asociados a la misma Zona ampliada, en la que no se respeta la escala de tamaños El atlas genético de la enfermedad Se abre paso entre la comunidad científica y médica una manera nueva y revolucionaria de clasificar las enfermedades, a partir de su base genética reflejada en el diseasome o atlas de mutaciones genéticas diseñado por Vidal y Barabasi POR S. BASCO MADRID. El próximo día 27 hará un año que la comunidad científica celebraba el tricentenario del nacimiento de Carlos Linneo, naturalista sueco y orgulloso padre del sistema de nomenclatura que usamos todavía, hoy en día, para clasificar a los seres vivos. Supo resolver las dificultades que suponía para el avance de la Ciencia la inexistencia de una clasificación coherente y universal para nombrar una planta o un animal. Y fue un paso más allá, al aplicar al campo de la medicina su sistema de nomenclatura binomial y realizar la primera taxonomía conocida de las enfermedades. Constaba de once clases- -dolorosas, motoras, reumáticas... y abrió la puerta a posteriores clasificaciones (nosotaxias) más lógicas y ajustadas a su propósito. Así, en 1853, la primera clasificación internacional de enfermedades realizada con criterios médicos recogía 140 categorías. Actualmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) revisa y publica periódicamente su Clasificación Internacional de Enfermedades. La 10 edición, en 1993, reflejaba 12.000 categorías. La próxima, la 11 edición, será publicada en 2015. Al menos eso es lo que propone, desde Estados Unidos, un creciente número de médicos y genetistas, según refleja The New York Times Creen que, desde la secuenciación del genoma humano y a medida que la capacidad de cálculo de nuestros ordenadores es capaz de asociar cada mutación o disfunción genética con una determinada enfermedad, la perfección nosológica, es decir, el summum de la clasificación de las enfermedades, será el atlas genético de la enfermedad. Sus descubridores, Marc Vidal, biólogo de Harvard, y AlbertLaszlo Barabasi, físico de la Northeastern University, lo bautizaron como Diseasome el enfermedoma -híbrido entre enfermedad (disease) y genoma (genome) Publicaron su idea el año pasado en la revista PNAS de la Academia de Ciencias Americana, y desde entonces cada vez más científicos de los campos de la genética y la salud se declaran conversos del nuevo sistema clasificatorio. Alegan como ventaja que, al asociar genes con enfermedades, descifra las claves de las instrucciones para la producción de las proteínas que, de forma compleja pero inequívoca, causan cada enfermedad de manera biunívoca: una mutación o disfunción, una enfermedad singular. Algo así como desvelar la conexión directa de la genética con la etiología, la causa, de cada enfermedad. Este prometedor campo está completamente vivo, porque casi cada día se descubren nuevos genes asociados a enfermedades, con lo que el atlas, el enfermedoma puede actualizarse casi on- line. En directo. El estudio del atlas genético de la enfermedad ha revelado ya singulares coincidencias, como que males tan dispares como la distrofia muscular de Duchenne y las cardiomiopatías, el infarto de miocardio y el alzhéimer, o el cáncer gástrico y la epilepsia, por citar algunos ejemplos, se desencadenan a partir de conjunciones genéticas muy similares, incluso difíciles de discernir. Cada uno de los mencionados pares de enfermedades presentan bases genéticas casi comunes. Entre otras posibles ventajas que sus valedores argumentan está la posibilidad de hallar vías farmacológicas comunes: hay medio centenar de drogas para tratar las cardiomiopatías, pero no se conoce ninguna para la enfermedad de Duchenne. ¿Y si sirviesen las mismas? Otro logro pudiera ser distinguir enfermedades casi indistinguibles, como la esquizofrenia y el trastorno bipolar. Entre los detractores de esta nueva taxonomía, sin embargo, están quienes dudan de que, efectivamente, se pueda asociar en relación biunívoca una mutación genética con una enfermedad. Actualización continua ¿El fin de una era? Pero todo este afán nosológico por describir, explicar, diferenciar y clasificar las enfermedades y procesos patológicos conforme a los esquemas clásicos basados en los síntomas, la etiología (causas) o la medición de constantes anatómicas... puede tocar a su fin. La nueva taxonomía describiría en relación biunívoca la asociación entre una mutación y una enfermedad ABC Fuente: The New York Times Más información sobre el diseasome www. eurekalert. org jrnls pnas