Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 7- -5- -2008 Medvédev se estrena como presidente de Rusia con el reto de distanciarse de Putin 35 extremadamente inaceptable celebrar dicho referéndum tras el ciclón. No hemos visto asistencia efectiva a las víctimas. Están dando prioridad al proceso constitucional sin respetar las dificultades sociales a las que se enfrenta la gente por este desastre criticó ayer la Liga Nacional de la Democracia (LND) la formación liderada por la Premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, quien se ha pasado 12 de los últimos 18 años confinada bajo arresto domiciliario tras ganar las elecciones de 1990, invalidadas luego por los militares. A la vista del infierno en que se ha convertido Birmania, la oposición podría capitalizar el descontento de la ciudadanía para intentar una nueva revuelta contra el régimen por su falta de previsión. Además, y del mismo modo que hizo oídos sordos a los avisos de la India, la Junta militar se muestra reticente a permitir la entrada en Birmania de grupos extranjeros con ayuda humanitaria. A pesar de haber solicitado la colaboración exterior, el Gobierno birmano está ralentizando la concesión de visados hasta tal punto que el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ha instado a que acepten su asistencia. La Junta militar debe permitir a nuestros equipos de emergencia entrar en el país animó Bush. Sin embargo, las palabras del presidente estadounidense pueden tener un efecto contraproducente por pronunciarlas, precisamente, en un acto en el que firmó la concesión de la Medalla de Oro al Congreso norteamericano a la máxima rival del régimen birmano, la líder opositora Aung San Suu Kyi. Cadáveres entre los arrozales Cuerpos arrastrados por vientos de 200 kilómetros y olas de tres metros y medio, gigantescos árboles arrancados de cuajo y, desde los satélites de la NASA, la costa de Birmania anegada bajo las aguas. Es el devastador rostro del ciclón Nargis POR P. M. DÍEZ BANGKOK. Birmania se hunde en el caos a medida que transcurren las horas y afloran los devastadores efectos del ciclón Nargis que asoló esta paupérrima y aislada nación del Sureste Asiático el fin de semana. Las cifras de víctimas no dejan de aumentar y ya se han contabilizado 22.464 muertos y 41.000 desaparecidos, así como un millón de personas que se han quedado sin hogar al haber resultado arrasadas sus humildes viviendas. Pueblos enteros han sido borrados del mapa y se han perdido las vitales cosechas de arroz por los vientos huracanados de hasta 200 kilómetros que soplaron el viernes por la noche y el sábado en el delta del mítico río Irrawaddy y en Yangón (Rangún) la principal ciudad del país. Las impactantes imágenes que llegan desde Birmania revelan las dimensiones bíblicas de esta catástrofe natural, la más grave desde el tsunami que barrió las costas del Índico y mató a 230.000 personas en diciembre de 2004 y, en su categoría, el peor ciclón desde el que se cobró 143.000 vidas en Bangladesh en 1991. Desde el espacio, fotografías tomadas por los satélites de la NASA muestran la costa de Birmania anegada bajo las aguas. Más cerca del desastre, un ayudante de la ONG cristiana World Vision aseguró a France Presse que desde los helicópteros, se ven arrozales enteros plagados de cadáveres Y lo peor, seguramente, está por venir, ya que va ser muy difícil repartir la escasa ayuda humanitaria que ha entrado en el país por los escasos medios disponibles. Es el caso de 800 toneladas de víveres enviadas por el Programa Mundial de Alimentos de la ONU y de unas partidas de arroz que, según presenció un cámara de Reuters, fueron descargadas a mano por la falta de maquinaria. Para colmo, han quedado inundadas o están impracticables buena parte de las carreteras de las zonas afectadas. En total, ocupan 30.000 kilómetros cuadrados a lo largo del Mar de Andaman y del Golfo de Martaba. Aunque dichas regiones suponen menos de un 5 por ciento de la superficie, en ellas viven casi un cuarto de los 57 millones de habitantes de Birmania. Debido a esta elevada densidad de población, se calcula que el número de víctimas mortales podría seguir creciendo. El 95 por ciento de las casas de Bogalay, en la división de Ayeyawaddy, han quedado destruidas en esta ciudad, donde han perecido unas 10.000 personas explicó el ministro de Bienestar, Maung Maung Swe. Además, este miembro de la Junta militar reveló que mucha gente murió engullida por olas de hasta tres metros y medio A medida que se van conociendo más detalles sobre el infierno que sufrió Birmania el fin de semana, más espeluznante resulta la tragedia, ya que el fuerte viento levantó una incontenible marea en la Bahía de Bengala que se coló en el delta del río Irrawaddy tragándose a su paso las embarcaciones de los pescadores y las rudimentarias casas de los campesinos, con ellos dentro. Una especie de tsunami fluvial que ha sembrado la ría de cuerpos humanos, que suponen una nueva amenaza para los supervivientes porque el húmedo calor reinante en la zona acelerará su descomposición y agravará el riesgo de enfermedades por falta de agua potable. En Rangún, cuyas calles están bloqueadas por gigantescos árboles arrancados de raíz y postes eléctricos o telefónicos caídos, la gente se queja de que el Ejército sólo limpia los barrios donde vive la élite de la ciudad, mientras que los ciudadanos de a pie intentan recobrar una normalidad que tardará mucho tiempo en volver. Además, el Coordinador de Emergencias de la ONG Save The Children, Boris González, manifestó ayer su desconfianza en las cifras oficiales que ha facilitado la Junta Militar birmana sobre las víctimas mortales (22.464) a causa del ciclón Nargis Según afirmó la organización, que tiene 35 oficinas sobre el terreno, calcula que las muertes podrían ser más de 50. 000 y más de dos millones de personas las que han perdido su hogar. En los cinco distritos en los que la Junta Militar ha declarado la emergencia están viviendo 24 millones de personas dijo, por lo que es muy posible que las cifras se disparen en los próximos días. Un tsunami fluvial Oídos sordos al exterior El calor húmedo puede acelerar la descomposición de las víctimas y agravar el riesgo de enfermedades DESASTRES NATURALES EN EL MUNDO Desastres naturales desde enero de 2007 (por número de muertos) 500 1.317 535 610 Hungría Jul 2007 Ola de calor Afganistán Ene 2008 Ola de frio China Jun- Jul 2007 Inundación Corea del Norte Ago 2007 Inundación Denuncia de una ONG 519 242 Perú Ago 2007 Terremoto Pakistán Jun 2007 Ciclón 1.103 +22.000 do y en el que, paradójicamente, la Junta militar controla los negocios más rentables, como el gas, la madera y las piedras preciosas. Mientras tanto, el pueblo debe conformarse con la reducción de cultivos en beneficio de la jatrofa, que necesita terrenos áridos para crecer y no los arrozales de Birmania. Este año, se esperaba que la cosecha de arroz alcanzaría las 500.000 toneladas, pero el ciclón Nargis reducirá la producción, afectando además a las exportaciones a Sri Lanka y Bangladesh. India Jul- Sep 2007 Inundación 1.110 Birmania May 2008 Ciclón 4.234 Bangladesh Nov 2007 Ciclón Bangladesh Jul- Aug 2007 Inundación Tormenta EE. UU. Katrina, Rita y Wilma 166.000 Inundación China 37.000 Pérdidas económicas anuales por desastres naturales En millones de dólares 200 150 100 50 Terremoto Terremoto Desastres con Italia, Provincia de Nápoles Japón, Kobe impacto económico 49.000 132.000 1975 1980 1990 Muertes a 6 de mayo de 2008 1995 1998 2000 2005 2007 ABC. es ABC Reuters Fuente: CRED, UNISDR Vídeo y galería de fotos del ciclón en abc. es internacional