Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 EDITORIALES MIÉRCOLES 7 s 5 s 2008 ABC DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA Director Adjunto: Eduardo San Martín. Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas. Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado. Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro. PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área de Publicidad: Adolfo Pastor Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera EL PARO P QUE NO CESA OR primera vez desde 1996, en el mes de abril pasado se produjo un saldo neto en los registros de paro de 37.000 nuevos parados, que ya elevan a 2,34 millones la cifra de personas apuntadas al desempleo y a la búsqueda de trabajo. Estos malos datos, que acentúan una negativa tendencia- -en los últimos nueve meses el paro ha perjudicado a casi 370.000 personas- continúan configurando un panorama verdaderamente desalentador. Una economía que incrementa la tasa del desempleo a este ritmo es una economía en crisis, aunque el Gobierno se empeñe en disimular la situación con eufemismos como desaceleración o enfriamiento temporal. El empleo es el termómetro más elocuente del éxito económico, de manera que cuando crece el paro la economía va mal. El Gobierno sólo va aceptando a regañadientes esa situación y, como se resiste a aceptar la realidad incómoda de su fracaso en el estímulo del mercado laboral, intenta retrasar la toma de conciencia que es previa a la adopción de medidas paliativas. Desde esta perspectiva, el lacónico mensaje enviado ayer a la sociedad por el vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, es al menos un avance. Cuando Solbes admite públicamente que el paro se está acelerando más rápido de lo previsto, se acerca a la realidad mucho más de lo que el Ejecutivo ha venido reconociendo desde el principio de la crisis. Sin embargo, aun siendo por fin un planteamiento sincero, la respuesta es insuficiente. Eso es lo preocupante. OPORTUNISMO POLÍTICO CON ANV L ingreso en prisión de la alcaldesa de Mondragón y el cierre de su sede en Portugalete (Vizcaya) han elevado la presión judicial contra ANV después de que sus actividades fueran suspendidas cautelarmente por el juez Garzón, no así por la sala Especial del Tribunal Supremo, que consideró innecesaria esta medida porque la actividad de ese partido había sido consentida pacíficamente por el Gobierno y la Fiscalía. Es evidente que el fin de la tregua de ETA ha reactivado las acciones legales contra la izquierda proetarra y que siempre debe ser bien valorada cualquier iniciativa que tienda a asegurar el imperio de la ley y el respeto a los valores democráticos, vulnerados sistemáticamente por la red de cómplices y testaferros que ETA ha lanzado sobre la sociedad vasca y sus instituciones. Los resultados que se están obteniendo no deberían, sin embargo, anular la valoración política del oportunismo con el que se está guiando el Gobierno y el Ministerio Fiscal y las facilidades que el juez Garzón está dando ahora para hacer eficaz esta nueva estrategia política. El estigma de la deslealtad cayó sobre todo aquel que osó en su momento pedir la aplicación de la ley penal y de Partidos Políticos a Batasuna, a ANV y al Partido Comunista de las Tierras Vascas. No sólo el PP fue acusado de boicotear la tregua por pedir lo que ahora- -tarde y no siempre bien- -se está haciendo. Las víctimas del terrorismo etarra fueron tratadas como una molesta herencia aznarista. Y hasta los jueces y fiscales que decidieron mantener la dignidad del Estado de Derecho recibieron la correspondiente ración de acusaciones y represalias, como las que sufrió el juez Grande- Marlaska, diana preferida de los portavoces socialistas cada vez que pretendió hacer valer la ley frente a Batasuna. Bienvenida sean las rectificaciones del Gobierno, pero con humildad y reconocimiento de responsabilidades. Lamentablemente no está habiendo ni una ni otro y todavía E es hoy moneda de uso corriente hablar de la deslealtad del PP y del uso partidista que hizo del terrorismo, cortina de humo que busca la desmemoria, por ejemplo, sobre los insólitos criterios empleados por el Ministerio Fiscal durante la tregua para proteger a ANV al PCTV y a los dirigentes de Batasuna de las acción legales de las víctimas del terrorismo y de las iniciativas del juez Grande- Marlaska. O para no recordar que hace poco más un año, el 28 de abril, el juez Garzón decía que ANV no ha estado ni está bajo la disciplina de ETA después de 2001 pese a que la Sala del 61 anulara, pocos días después, la mitad de las candidaturas de este partido por estar colonizadas por ETA Batasuna y declarara que el Gobierno debió instar su ilegalización y no sólo una parte de sus listas electorales. Claro que era el tiempo en el que el Fiscal General acuñó aquella desafortunada descripción de la Ley de Partidos como un Guantánamo electoral Ahora, ANV está suspendida en un proceso penal por colaboración e integración en banda armada porque, de pronto, han aparecido los elementos de prueba que demuestran su relación con Batasuna y, por tanto, con ETA. Elementos de prueba que estaban a disposición de quien tuviera voluntad de utilizarlos conforme a derecho. Tampoco existe aquella virginal izquierda abertzale que definió Garzón en un extravagante auto que rompía la definición judicial de ETA acumulada durante años de investigación y con el que se pretendió blindar judicialmente la negociación política del Gobierno con los dirigentes batasunos. La idea recta de la justicia no admite coyunturas oportunistas. Los resultados no lo justifican todo y el Gobierno ha relativizado tanto los valores del Derecho que, con toda seguridad, si la tregua de ETA siguiera vigente ni la alcaldesa de Mondragón estaría en prisión, aunque fuera colaboradora de banda terrorista, ni la sede de ANV en Portugalete estaría clausurada. MORALES DEBE RECTIFICAR A crisis institucional de Bolivia no tiene- -como dice Evo Morales- -ningún origen en conspiraciones imperialistas. La principal razón por la que la provincia de Santa Cruz ha celebrado un referéndum para proclamar su autonomía y de que otras regiones estén preparándose para hacer lo mismo, es que se oponen al modelo de socialismo indigenista que impone Morales y que no ha contribuido a la cohesión del país sino, todo lo contrario, ha ensanchado la brecha social. El caudillo venezolano Hugo Chávez, que ha inspirado y financiado este modelo, ya tuvo su referéndum y también fracasó. La única solución, tanto en el caso de Morales como de Chávez, es que rectifiquen esa política suicida, que divide a la sociedad y que no produce más que miseria. El presidente boloviano tiene que reconsiderar sus objetivos, antes de que sea tarde, porque la solución de los problemas de Bolivia pasa por un gran acuerdo entre todos los sectores, con el espíritu incluyente que Morales no ha sabido encontrar. L