Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 6 s 5 s 2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 83 Martínez Laínez: Las guerrillas de 1808 fueron un levantamiento nacional MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Cuando las hogueras heroicas del Dos de Mayo fueron cenizas, otra llama prendió en las cuatro esquinas de España: el levantamiento popular de las partidas guerrilleras, que durante seis años se enfrentaron al ejército napoleónico, la maquinaria militar más perfecta de su época. El escritor, periodista y crítico literario Fernando Martínez Laínez ha seguido su pista de coraje y patriotismo que hoy resumirá en la conferencia Los guerrilleros españoles en la Guerra de Independencia que pronunciará en el Centro Cultural del Círculo de Lectores (O Donnell, 10. A las 20.00 h. dentro del Aula de Cultura de ABC, que organiza la Fundación Vocento. Quiero demostrar- -explica Martínez Laínez- -que la guerrilla durante la Guerra de la Independencia nace como consecuencia inmediata y directa del levantamiento popular, y debido también a las derrotas del Ejército Regular, que precisamente por eso se vio obligado a usar otro tipo de táctica Los españoles no inventamos la lucha guerrillera (aunque a los iberos no se les daba nada mal) pero nadie antes la había llevado a sus extremos tácticos y militares: Nuestra guerrilla se distingue por su extraordinaria dimensión y alcance estratégico. Fue un esfuerzo colectivo, de la Nación en armas ¿Eran unas partidas de paisanos que actuaban a salto de mata, como quien caza conejos? Eso es inexacto- -corrige Fernando Martínez Laínez- La guerrilla surge de las derrotas del propio ejército. Desde el principio existió una estrecha interacción entre las partidas y los militares. De hecho, a finales de 1808, el gobierno patriota fijó un reglamento de partidas, que en muchas ocasiones estuvieron al mando de oficiales del Ejército, del que recibían armas y ayuda logística Parece claro que la mitificación de aquellos guerrilleros no fue gratuita, ni un exceso de patriotismo mal entendido. Los franceses no estaban preparados- -subraya Martínez Laínez- -y se vieron forzados a ejercer terribles represalias, lo que alimentaba aún más el odio. En Europa sólo tuvieron que enfrentarse a ejércitos regulares, tras cuya derrota los Gobiernos respectivos pedían la rendición. Pero en España no fue así, porque se encontraron con un auténtico levantamiento nacional Las cubiertas se perciben desde lejos como pájaros o nubes ESTUDIO MONEO- BROCK Repostajes de diseño El estudio de arquitectos Moneo- Brock firma el proyecto de la primera gasolinera de autor que se construye en España por iniciativa de un particular, instalada en San Agustín de Guadalix N. PULIDO MADRID. Museos, aeropuertos, hoteles, rascacielos, catedrales... La arquitectura se ha impuesto en la sociedad contemporánea con tal fuerza que se ha convertido en una de sus señas de identidad. Las ciudades se disputan a los principales arquitectos, aupados como auténticas estrellas mediáticas. Todas quieren tener un edificio firmado por Foster, Nouvel, Moneo, Hadid, Herzog y De Meuron, Calatrava, Perrault... Lo que no es tan común es que la arquitectura puntera llegue a una gasolinera. Belén Moneo y Jeff Brock, del estudio madrileño MoneoBrock, son los arquitectos responsables de la primera gasolinera de autor que se construye en España por iniciativa de un particular, el empresario José Antonio Núñez. Instalada en la localidad madrileña de San Agustín de Guadalix, esta estación de servicio se ha concebido como un Una imagen de la gasolinera en San Agustín de Guadalix elemento paisajístico más: el objetivo era integrarse en el entorno y embellecer el paisaje. Para ello se han levantado unas cubiertas de aspecto ligero y flotante, como si estuvieran en movimiento. Nuestro proyecto es llamativo, pero también responsable y respetuoso con el entorno- -apunta Belén Moneo- Las cubiertas se perciben desde lejos como pájaros o nubes en el horizonte, entre el cielo y la tierra. Es un proyecto bastante escultórico Jeff Brock añade que en los años 40 y 50 se construían gasolineras impregnadas de una especie de optimismo y modernismo. Las estructuras jugaban con voladizos que daban al conjunto un poco de magia. La diferencia con esas gasolineras y la que hemos diseñado es que ésta tiene un carácter más lúdico, gracias a las curvas de las cubiertas La idea del propietario, José Antonio Núñez Gómez, era hacer una gasolinera que sea un referente en España Las cubiertas son de chapa de acero cortén y el edificio está realizado con un muro cortina de cristal que permite observar el paisaje de la Sierra Norte de Madrid. Moneo- Brock Studio se creó en 1993 en Nueva York, cuando ambos arquitectos colaboraron profesionalmente por primera vez en la realización de un loft en Tribeca. Paralelamente han trabajado para el estudio de Rafael Moneo, padre ESTUDIO MONEO- BROCK de Belén: dirigieron el proyecto para el nuevo Museo de Arte Moderno y Arquitectura en Estocolmo y trabajaron en el proyecto de la nueva Residencia para la Embajada de España en Washington D. C. A finales de 2001 la oficina se desplazó a Madrid para comenzar a trabajar en el proyecto del Palacio Termal en el Balneario de Panticosa en el Pirineo Aragonés, recientemente finalizado, y trabajan en colaboración con Rafael Moneo y el estudio Davis Brody Architects en un nuevo edificio de laboratorios para la Universidad de Columbia. Más información sobre el proyecto: http: www. moneobrock. com