Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 MADRID MARTES 6 s 5 s 2008 ABC Piden cárcel para una policía que mató al delincuente al que perseguía GUILLERMO D. OLMO EFE MADRID. Ayer comenzó el juicio a la agente de la Policía Nacional M. A. Q. R. para la que la Fiscalía solicita dos años y medio de prisión por un delito de homicidio imprudente. La agente disparó sobre un vehículo que no obedeció un control policial, causando la muerte de uno de sus ocupantes. Los hechos se produjeron el 28 de enero de 2006, en el curso de la persecución del coche huido, que se desarrolló por las calles de Coslada y finalmente por la M- 45, y en la que participaron hasta seis dotaciones policiales. Según la versión del fiscal, la funcionaria acusada disparó al aire primero y contra las ruedas después, impactando un proyectil en la espalda de la víctima. El abogado de la agente relató a los periodistas, a la salida de la vista celebrada ayer en la Audiencia Provincial, que, tras interceptarse finalmente el vehículo, sus dos ocupantes fueron detenidos y trasladados a comisaría, donde el que había sido alcanzado por las balas murió sin que los agentes se hubieran percatado siquiera de que había sufrido ninguna herida. Los agentes sí comprobaron más tarde que los detenidos acumulaban un largo historial de antecedentes penales. De acuerdo con la reconstrucción de los hechos del Ministerio Público, la furgoneta circulaba temerariamente, en dirección prohíbida e ignorando los semáforos en rojo. Uno de los agentes que participó en el operativo confirmó que la conducción de los sospechosos ponía en peligro a las personas. Los familiares del fallecido, que también estuvieron presentes en la sala, no han ejercido la acusación particular, según dijeron, por carecer de medios económicos. TENDENCIAS Rafael Puyol Fundación Instituto de Empresa COLORES L os colores definen el aspecto o la tonalidad que adoptan las personas o los objetos. Pero también empleamos sus variedades o el conjunto de ellas para definir situaciones o condiciones de nuestra existencia. Ponerse de mil colores es el cambio brusco del rostro por vergüenza o cólera reprimida. Sacarle a alguien los colores es avergonzarle por algún motivo Y ver como a una persona un color se le va y otro se le viene es comprobar la turbación de ánimo del mutante. El verde denota inmadurez de las ideas. Pero ser un perro verde es mostrarse poco sociable y ser un viejo verde es exhibir una afición desmedida hacia aquello para lo que no se tiene edad. El amarillismo es ofrecer información sensacionalista y no contrastada suficientemente. La vida puede ser maravillosa y entonces es de color de rosa pero a veces se complica y provoca un panorama muy negro Este color denota obscurantismo, falta de trasparencia, cuando no marginalidad y hasta depravación... Negros pueden ser trabajo o el dinero, pero también el cine, las novelas y hasta las penas. El blanco refleja claridad, inocencia o restablecimiento de la legalidad perdida. Las marcas fiables son blancas, las manos que piden justicia también y se blanquea el dinero para devolverle su honestidad. El rojo es de izquierdas y el azul de derechas. Los nobles tienen la sangre azul, aunque los hay con ideas progresistas como la duquesa roja a la que nadie ponía colorada. Una persona gris es la que no destaca por nada, resulta anodina, tiene un carácter taciturno y es propensa a tragarse un marrón inevitable, a veces impuesto y casi siempre injusto. Las personas grises son austeras, todo lo contrario de aquellas desbordantes y excesivas que se ponen moradas de casi todo. Ya lo ven. Sean floridos o austeros, positivos o negativos, cálidos o fríos, simples o compuestos, los colores definen los sentimientos, las actitudes, los comportamientos, el carácter y hasta la ideología. La vida es de colores.