Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA La amenaza etarra s Décimo aniversario del asesinato de Tomás Caballero MARTES 6 s 5 s 2008 ABC Cuando Navarra se conmocionó Hoy se cumplen diez años del asesinato etarra del edil de UPN en Pamplona Tomás Caballero s Significó un punto de inflexión en la sociedad navarra s Su recuerdo sigue muy vivo gracias a que dos de sus hijos han seguido sus pasos en la política POR ALBERTO LARDIÉS PAMPLONA. El 6 de mayo de 1998 fue uno de los días más negros de la historia reciente de Navarra. En esa fecha de obligado recuerdo, ETA asesinó a tiros al portavoz de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona, Tomás Caballero, lo que supuso una conmoción enorme en la Comunidad foral. Caballero era un luchador por las libertades tanto en el franquismo como en la democracia y tanto en el mundo sindical como en el político. Además, era un hombre honesto y dialogante al que los etarras mataron, pero cuyo recuerdo sigue muy presente, ya que su vocación de servicio a la sociedad fue heredada por dos de sus cinco hijos: Javier, que es el consejero de Justicia e Interior del Gobierno navarro, y María, que acaba de ser elegida senadora por Navarra y que puede convertirse en la voz de las víctimas del terrorismo en la Cámara Alta. El asesinato de Caballero fue para Navarra lo que el asesinato de Miguel Ángel Blanco fue para toda España. Amén de la vileza del crimen, tan grande como en todas las tropelías perpetradas por ETA durante 40 años. Así, se produjo entre los navarros un estallido de rabia, de gran repulsa hacia los verdugos que levantó a la gente de sus cómodos sillones para salir a la calle a gritar sin temor contra los bárbaros. A su vez, un sentimiento que no siempre fue compartido por todos, fuera por aquella infamia tan extendida del algo habrá hecho o fuera por miedo a los violentos. El caso es que toda Navarra inundó las plazas y calles en manifestaciones y concentraciones durante los días 6 y 7. Mi padre era una persona muy popular y la gente se paralizó, la respuesta fue impresionante relata María. El entonces portavoz de UPN en el Parlamento foral y hoy consejero del Gobierno de Navarra y secretario general del partido regionalista, Alberto Catalán, recuerda dos emotivos momentos de respuesta ciudadana: El funeral y una manifestación multitudinaria en Pamplona que culminó en la Plaza del Castillo, una de las que más gente ha sacado a la calle en Navarra Hay un antes y un después del asesinato de Tomás, que fue un punto de inflexión para la concienciación y la participación de la gente, que se aventuró a salir a la calle. Hay un mayor compromiso de la gente desde entonces añade Catalán. Sólo unos meses antes del brutal crimen, los concejales batasunos de entonces en Pamplona se querellaron contra Caballero porque en un pleno extraordinario para condenar otro asesinato miró de frente a los ediles proetarras y les dijo que al menos pidieran a ETA que dejara de matar. Sin embargo, decir las cosas claras fue su sentencia de muerte. Así, unos lo pusieron en el disparadero y otros le dispararon. De aquel asesinato surgieron un par de frases antológicas para todas las víctimas del terrorismo etarra. En la homilía del funeral de Caballero, el arzobispo Fernando Sebastián dijo aquello tan obvio como dejado de lado por muchos: No se puede matar ni se puede apoyar a los que matan, ni se puede apoyar a los que apoyan a los que matan Años después, en el juicio contra los asesinos, Javier Caballero- -que más que un alegato de tipo penal quiso hacer una defensa de la vida de su padre, según cuenta su hermana- -se refirió de forma contundente a esa tradicional queja de los familiares de los presos etarras por tener que ir a visitarles a la cárcel: Ni mi madre ni mis hermanos ni yo podemos ir a visitar a nuestro padre a otro sitio distinto del cementerio Actos de recuerdo Una rosa en el sillón que ocupaba Caballero en el primer pleno tras su asesinato, hace diez años ABC Respuesta impresionante Teresa JiménezBecerril A PLANTARLES CARA ecía Tomás Caballero, antes de que lo callaran del único modo que los valientes de ETA saben callar, lo siguiente: Hay que plantarles cara no sólo a los asesinos, sino a quienes les apoyan Y no sólo lo dijo, sino que lo hizo y pagó un alto precio por ello, pero hay quien cree que la libertad es D más importante que la vida misma. Y eso nos enseñó este hombre de bien, al que no tuve la suerte de conocer, pero del que sé que atravesó toda España una lluviosa noche de enero de 1998 para venir a Sevilla a llorar a mi hermano, Alberto Jiménez- Becerril, asesinado junto a su mujer por ser español y por ser libre. No sabía Tomás que pocos meses más tarde correría la misma suerte que Alberto y que Pamplona, como antes Sevilla, quedaría huérfana no sólo de un buen político, sino de un gran hombre. Por eso, hoy estaré en Navarra y no tendría otro sitio mejor donde estar que allí, con las víctimas del terrorismo y con los defensores de la libertad, para luchar contra ETA. Y estaré celebrando, sí celebrando, han oído bien, porque este décimo aniversario será una celebración; la de la libertad, la de la memoria, la de la dignidad y la de la única paz que conozco, la que nace de la justicia. Y celebraremos nosotros, no De Juana Chaos, quien no va a brindar con champán por la muerte de Tomás Caballero ni se va a reír a carcajadas por la de mi hermano Alberto; no señor, porque después de diez años, el espíritu de ellos sigue tan vivo como cuando estaban entre nosotros. Se ve que los tiros y las bombas de la banda terrorista ETA no han logrado acabar con el amor por la libertad y por España que ellos nos enseñaron y que nosotros enseñaremos a nuestros hijos en su nombre. Hoy, día de la triste efeméride, la Fundación Tomás Caballero ha organizado un acto en la sala de armas de la Ciudadela de Pamplona en el que se presentará la exposición 40 días rojos. Asesinatos de ETA en Navarra. Tres décadas de terrorismo en imágenes que estará abierta hasta el 20 de mayo. Junto a la presentación de la exposición, que será a las 19.30 horas, también habrá una conferencia, denominada La voz de las víctimas, la mejor arma contra el terrorismo que correrá a cargo de María Teresa Jiménez- Becerril, hermana de Alberto Jiménez- Becerril. Éste, asesinado junto a su esposa por ETA en Sevilla en enero de 1998, sólo unos meses antes del criminal atentado contra el político navarro. La citada exposición recoge una selección de fotografías que reflejan el dolor y el daño causados por ETA. Las imágenes pertenecen, en su gran mayoría, al archivo de Diario de Navarra Además, han sido seleccionadas por el fotógrafo del citado medio Jorge Nagore y los pies de foto explicativos corren a cargo del también periodista Javier Madorrán, autor del estremecedor libro Regreso a Etxarri- Aranatz En dicho libro se cuenta el calvario que pasaron los miembros de la familia Ulayar ante el acoso de ETA y su entorno. La muestra es dura, pero es así porque dura es la realidad afirma María. Está previsto que la exposición sea itinerante, para que en otras partes de Navarra se visualice que esto ha pasado y que aún está pasando sostiene la senadora. Como es habitual desde que Tomás Caballero fue asesinado por ETA aquel infausto 6 de mayo, el Ayuntamiento de Pamplona realizará una ofrenda floral en su tumba en el cementerio de la capital navarra a las 12.00 horas de la mañana. Quienes asistan podrán leer ese epitafio desgarrador y valiente que sintetiza quién fue y cómo murió Caballero: Murió por lo que había vivido: la libertad, la justicia y la paz. Sigues vivo en nosotros El Consistorio organiza también una misa en memoria del edil asesinado a las 18.30 horas en la iglesia de San Saturnino.