Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA EN LA MUERTE DE LEOPOLDO CALVO- SOTELO ENTIERRO EN RIBADEO MARTES 6 s 5 s 2008 ABC Por expreso deseo de la familia, los coches fúnebres pasaron delante de su segunda residencia y atravesaron la avenida que recibe su nombre El enorme aplauso de los ribadenses en el último adiós se fundió con una interpretación de La flauta mágica Los restos mortales de Leopoldo Calvo- Sotelo descansan ya en el cementerio municipal de Ribadeo EFE Descansa en paz en Ribadeo Centenares de personas despidieron al ex presidente del Gobierno, cuyos restos mortales fueron enterrados en la localidad gallega donde se crió y a la que regresaba cada verano con su esposa e hijos SUSANA NEIRA RIBADEO. Su última voluntad se ha cumplido. Leopoldo Calvo- Sotelo y Bustelo reposa desde ayer al lado de la tumba de sus padres, Leopoldo y Mercedes, en el cementerio de Ribadeo (Lugo) En la tierra natal de su madre pasó su niñez y regresó cada verano con su esposa, Pilar Ibañez- Martín, sus ocho hijos y sus nietos. Toda la familia acompañó ayer al ex presidente del Gobierno en su último viaje a la localidad gallega, de la que es hijo adoptivo y alcalde honorífico. Su yerno Carlos quería que pasara el puente de Mayo en Ribadeo, pero se sentía cansado y optó por quedarse en Madrid recordó ayer. Dos días después de su muerte, el féretro del marqués de la Ría de Ribadeo salió de Madrid y llegó al aeropuerto de Avilés (Asturias) sobre la una y media de la tarde. Antes de entrar en su segunda capilla ardiente, instalada en el Ayuntamiento de Ribadeo, cruzó por última vez el Puente de Todos los Santos, paso de unión del Principado con Galicia y obra que él mismo impulsó. Por expreso deseo de la familia, los coches fúnebres pasaron por su segunda residencia, un enorme caserón de piedra con vistas al mar, atravesaron la avenida que lleva su nombre y llegaron a la Casa Consistorial. El enorme aplauso de los centenares de ribadenses que le dieron el último adiós se fundió con La flauta mágica interpretada por la Banda Sinfónica Municipal de Ribadeo. El presidente del Ejecutivo gallego, Emilio Pérez Touriño, presidió la recepción para despedir a un gallego de sentimiento y de vocación Recordó a Calvo- Sotelo como un presidente que supo defender España en términos de libertad, de democracia, que jugó su papel decisivo para consolidar esa convivencia en paz que en unos momentos difíciles estaba en peligro en referencia al 23- F. Centenares de ribadenses hicieron cola para dar el pésame a su viuda y sus hijos, acom- pañados en todo momento por Adolfo Suárez Illana, en el salón de plenos, donde permaneció el féretro hasta las seis de la tarde. Hacía media hora que las campanas de la iglesia de Santa María del Campo empezaban a repicar cuando ocho agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado cruzaron las puertas de la Casa Consistorial, bajaron la escalinata y portaron a pie el féretro por los 200 metros que separan el Ayuntamiento de la parroquia. El arzobispo de Mondoñedo y Lugo, Manuel Sánchez Monje, ofició una misa de una hora de duración donde recordó a una persona que ha dado ejemplo desde el Gobierno de España, que propició la reconciliación para llegar a pactos y que siempre se esforzó por dotar a estas tierras de mejoras Dos de sus hijos, Leopoldo y José María, participaron en la eucaristía. En el entierro del ex presidente estuvo también su sobrina, la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, y numerosas autoridades. Formaron parte del cortejo fúnebre la presidenta del Parlamento gallego, Dolores Villariño, la delegada de Gobierno en Galicia, Manuela Meixeiras, y el que fuera ministro en el Gobierno de Calvo- Sotelo, Rodolfo Martín Villa. También se acercaron hasta Ribadeo varios políticos asturianos, como la presidenta de la Junta General del Principado, María Jesús Álvarez. He tenido la suerte de compartir ocho años en el Jurado de Cooperación Internacional de los Premios Príncipe de Asturias y me han permitido conocer a una persona con una gran cultura, una gran personalidad y un sentido del humor muy fino, que falicitaba el diálaogo dijo. Asimismo, su amigo y ex presidente del Principado Pedro de Silva ensalzó su estilo de la política insólito, elegante, contenido, sin insultos y sin renunciar a la ironía, muchas veces mordaz Despedida de su sobrina Centenares de vecinos aguardaron para despedir al ex presidente EFE