Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA EN LA MUERTE DE LEOPOLDO CALVO- SOTELO DESPEDIDA EN MADRID MARTES 6 s 5 s 2008 ABC El último adiós de las Cortes HONORES DE ESTADO Formación de la comitiva fúnebre Personalidades Presidentes T. S. y T. C. Estado Mayor del Ejército Gobierno Presidente del Congreso Presidente del Senado Presidente del Gobierno Familiares Militares del Ejército de Tierra Féretro cubierto por la bandera de España Plaza de Cibeles BLANCA TORQUEMADA MADRID. Se hizo el silencio en el corazón de Madrid, bajo luz blanca de mayo, como si sólo el peso de la historia pudiera aplacar el ruido furioso de la ciudad en la rutina laborable de un lunes. El hecho de que el fallecimiento de Leopoldo Calvo- Sotelo pillara a España en un primer momento a contrapié, de puente y sin un protocolo definido, no restó un ápice de emoción a los solemnes honores de Estado que en la mañana de ayer se rindieron al ex presidente del Gobierno con motivo de la partida de sus restos mortales desde el salón de los Pasos Perdidos del Congreso de los Diputados hasta la plaza de Neptuno, desde donde fueron trasladados al aeropuerto de Torrejón de Ardoz, antes de emprender su último viaje con destino a la localidad lucense de Ribadeo, en la que por la tarde tuvo lugar el entierro. En las manos de sus nietos, pequeños ramos de flores, y, sobre el féretro, la corona enviada por Sus Majestades los Reyes. La familia y el Estado como fundamentos de una trayectoria ejemplar en la que, con pulso firme al frente del Ejecutivo, Leopoldo Calvo- Sotelo supo atajar cualquier tentación involucionista tras la conmoción del 23- F. Hombres y mujeres de los tres Ejércitos y de la Guardia Civil, unidos ayer en un batallón mixto, le volvieron a rendir tributo, en una demostración más de refrendo institucional de la España democrática a sus legítimos representantes. El día anterior, el féretro había entrado, a hombros de militares, por la Puerta de los Leones del Congreso de los Diputados, y de la misma forma salió ayer del recinto. A primera hora se cerró la capilla ardiente que a lo largo del domingo y en la madrugada del lunes había permanecido abierta al público en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo, para dar paso al ceremonial de despedida. En la escalinata de las Cortes encabezaba El féretro con los restos mortales del ex presidente de Gobierno Leopoldo CalvoSotelo, fue sacado a hombros del Congreso de los Diputados por la puerta de los Leones y colocado sobre un armón de artillería Honores militares, toque de oración y salva de honor. El Congreso despidió el féretro de Leopoldo Calvo- Sotelo con la interpretación del Himno Nacional y selló un protocolo a la vez solemne y austero Armón de artillería Congreso de los Diputados Flores de sus nietos Salida del féretro por la Puerta de los Leones Plaza de Neptuno Salvas de honor y toque de oración la comitiva institucional el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, acompañado por los presidentes del Congreso y del Senado y por representantes de las altas instituciones del Estado (la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas y el del Consejo General del Poder Judicial, Francisco Hernando) además de por el jefe del Estado Mayor de la Defensa Félix Sanz Roldán. Asistieron también otros representantes institucionales como el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, y un nutrido grupo de diputados entre los que la abrumadora mayoría absoluta correspondió a los miembros del Partido Popular. De hecho, llamó la atención la ausencia clamorosa de socialistas, y sobre todo, la del portavoz de su grupo en el Congreso, José Antonio Alonso. Del Gobierno sólo se vio, además de al propio Zapatero, a la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega y a la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, que ha estado presente en todas las honras fúnebres en calidad de sobrina del fallecido. En contrapartida, del PP se retrataron sus figuras más relevantes: con Mariano Rajoy al frente, tampoco faltaron a la cita la portavoz del Grupo Popular, Soraya Sáenz de Santamaría, la vicepresidenta segunda del Congreso, Ana Pastor, el secretario general del grupo parlamentario José Luis Ayllón, la portavoz adjunta Cayetana Álvarez de Toledo, Miguel Ángel Cortés, Baudilio Tomé, Alfonso Alonso y Fátima Báñez, entre otros. Tras la interpretación de una marcha fúnebre, los sones del himno nacional acompañaron la salida del féretro, envuelto en la bandera rojigualda, que fue depositado sobre un armón tirado por cuatro caballos. Un ritual escudriñado en todo momento por el secretario de Estado de la Presidencia del Gobierno, Bernardino Gobierno Armón tirado por cuatro caballos Batallón mixto formado por los tres Ejércitos y Guardia Civil Recorrido en el armón Recorrido en coche a Torrejón ABC Familiares Plaza de Neptuno Llamó la atención la ausencia de parlamentarios socialistas (sobre todo la de José Antonio Alonso) mientras la plana mayor del Grupo Popular se retrataba casi al completo