Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA Ante el Congreso del PP s Semblanza de Acebes MARTES 6 s 5 s 2008 ABC REACCIONES POLÍTICAS Manuel Fraga Presidente fundador del PP Soraya S. Santamaría Portavoz PP en el Congreso Pío García- Escudero Portavoz PP en el Senado Francisco Camps Pte. Comunidad Valenciana Javier Arenas Presidente del PP andaluz Ha dado un buen servicio al partido. Entiendo su anuncio. Ahora toca renovación Siempre va a ser un referente en el partido, donde tendrá una posición privilegiada Ha sabido desempeñar el cargo como nadie lo podría haber hecho en una etapa dificilísima Durante los últimos cuatro años Acebes ha demostrado que es uno de los grandes políticos españoles del PP Ha sido un extraordinario compañero y un ejemplo de entrega y de lealtad al PP Esencia de PP, penúltimo de Aznar Acebes se quemó en la oposición como leal y buen número dos del PP, pero contaba con el respeto de todo el partido por haber mantenido la unidad de la organización durante la pasada legislatura ÁNGEL COLLADO MADRID. Ángel Acebes ha hecho honor hasta el último momento a las dos leyendas del escudo de su ciudad natal- Ávila de los Caballeros Ávila de los leales -capital de la que fue alcalde, en la que empezó su carrera política y donde se cruzan los caminos, por mentor común, con José María Aznar, en su día diputado cunero por la provincia. Con Acebes, esencia del PP como recordaba Cristóbal Montoro, se va de la dirección del PP el penúltimo dirigente de la etapa de Aznar- -queda Rajoy- -y el que presentaba un historial más brillante. Empezó en las juventudes de UCD, montó un bufete de abogados en Ávila, fue concejal ya con Alianza Popular y, después de alcalde, senador y portavoz del Grupo Popular en la Cámara Alta cuando su partido estaba en la oposición. Después, Aznar le puso como coordinador del partido para que Francisco Álvarez- Cascos pudiera ocuparse de la vicepresidencia del Gobierno. Y luego fue ministro de Administraciones Públicas, Justicia e Interior. En las dos últimas carteras, las principales reformas legales y operaciones policiales que pusieron contra las cuerdas a ETA llevan su firma. Antes del 11 de marzo de 2004 era el ministro del Interior que estaba a punto de acabar con la banda terrorista. ETA llevaba un año sin ser capaz de cometer atentados- -ni siquiera de baja intensidad se había quedado sin representantes en los ayuntamientos y en la Cámara autonómica su grupo estaba disuelto. La mañana de ese 11- M, con los trenes y las vidas de las 192 víctimas de los atentados, también voló la más brillante carrera política de los miembros de aquel equipo de José María Aznar. Ángel Acebes dio la cara como siempre, retransmitió lo que sabía, detuvo a los responsables de la matanza y se afanó en que Interior funcionara a pleno rendimiento mientras en otros departamentos se limitaban a preparar la salida de los despachos. Sobre todo trabajador, leal, gran organizador y capaz de conciliar y formar equipos, a Acebes le reconocen todos en el PP que entonces puso la cara aunque se la iban a partir y así siguió hasta ayer desde que Mariano Rajoy le encargó meses después la tarea de ocuparse del partido como secretario general y número dos destino con olor chamusquina desde el primer día. Simplemente corrió el escalafón. Aznar había dejado como sucesor y candidato al vicepresidente político del Gobierno en detrimento del económico- -Rodrigo Rato- -y Acebes, con la experiencia previa de haberse ocupado del partido en 1996- -era el secretario general lógico continuador de la etapa de Aznar igual que lo era el propio Rajoy. Acebes es el penúltimo de aquella generación que con Aznar se hizo cargo del PP sobre todo al mismo Partido Popular. El secretario general saliente, que ha sabido aguantar durante semanas el hecho de estar en funciones y con la decisión ya tomada de irse, como si nada ocurriera- -frialdad y discreción también muy abulenses- -deja el cargo tan quemado por fuera como respetado y querido por la militancia y los cuadros del partido. Además de los elogios públicos y privados de Rajoy, cientos de correos electrónicos, SMS y llamadas personales- -de Aznar a afiliados de base- -lo atestiguan. En el PP atribuyen a Acebes el mérito de haber logrado que el partido siguiera unido en estos últimos cuatro años. Sólo su mujer antes que Rajoy sabía que había decidido dejar la secretaría general. Entre las elec- IGNACIO GIL Antes del 11 de marzo de 2004, Acebes era el ministro del Interior que estaba a punto de acabar con la banda terrorista ETA Además de los elogios públicos y privados de Rajoy, cientos de correos electrónicos, SMS y llamadas personales- -de Aznar a afiliados de base- -atestiguan el apoyo con que contaba el secretario general del Partido Popular La proa del PSOE Entre la marca del 11- M, la proa puesta por el aparato mediático del PSOE y la responsabilidad de decir y hacer todo lo que a Rajoy no convenía o en el tono que no debía hacerlo el jefe de la oposición, Acebes se achicharró en el cargo por pura disciplina y lealtad al hoy presidente y a su predecesor, y ciones y el comunicado de ayer ha seguido preparando el congreso del partido y asistido a la crisis de su formación como observador privilegiado y sin participar en movimiento alguno, aunque pudiera discrepar de los cambios de línea o tono en la oposición y los nombramientos que hacía su jefe. Sí le molestaba que se dijera que estaba pendiente de una llamada de Rajoy porque con el presidente del partido hablaba todos los días y él ya tenía tomada su decisión. Acebes, diputado por Ávila con el 59 por ciento de los votos de sus paisanos- -el segundo más votado- da un paso atrás en su partido a los 49 años y se queda, de momento, en el escaño a defender los principios del PP. No es funcionario de partido y tiene una vida profesional previa como abogado.